Skip to content

Alarma por la posible compra de armaduras chinas de baja calidad para equipar al Ejército

Después del anuncio presidencial sobre la implementación del Fondo de Defensa, las Fuerzas Armadas dispondrán de miles de millones de pesos para adquirir equipos. Sin embargo, algunos proyectos generan dudas y cuestionamientos dentro de los cuarteles

Alarma por la posible compra de armaduras chinas de baja calidad para equipar al Ejército

Alarma por la posible compra de armaduras chinas de baja calidad para equipar al Ejército

Si las autoridades políticas del Ministerio de Defensa han coincidido en algo en los pasos dados por Cristina Kirchner, Mauricio Macri y Alberto Fernández, es en la necesidad de proceder lo más rápidamente posible al reequipamiento de gran parte del material bélico terrestre, marítimo y aéreo de las Fuerzas Armadas. Aunque el tema ha estado en la agenda durante varios años, la tragedia del submarino ARA San Juan se considera un punto de inflexión, tanto dentro como fuera de los cuarteles.

“En un país donde siempre existen limitaciones presupuestarias que hacen de la defensa una de las últimas prioridades, la puesta en marcha del Fondo de Defensa (FONDEF) permitirá a las autoridades políticas y militares del sector poner en marcha un plan de reequipamiento, renovación y mantenimiento de los diferentes sistemas de armas de manera más o menos programada; el FONDEF tiene futuro porque cuenta con el apoyo de todas las fuerzas políticas del país”, afirmaron extraoficialmente las autoridades al referirse al nuevo instrumento presupuestario.

Los planes del Ejército Argentino

Dado que la autoridad competente para asesorar al poder político en todo lo relativo a la adquisición de equipo militar es el Estado Mayor de las Fuerzas Armadas -actualmente encabezado por el General de Brigada Martín Paleo- una comisión especial está examinando actualmente diversas propuestas para la adquisición de helicópteros de mediana y alta montaña, Modernización del TAM (Tanque Argentino Mediano), renovación de los vehículos de campo, renovación de los sistemas de comunicación, equipos antiaéreos, equipos de radar y vigilancia terrestre, equipos personales y, en el centro de la controversia, la instalación de vehículos blindados de ruedas (VCBR 8×8) de origen chino, de calidad dudosa y con poca historia de uso.

La complejidad y especificidad de la cuestión llevó a este diario a celebrar consultas entre oficiales superiores del ejército y especialistas locales, que encendieron algunas luces de advertencia al respecto. “La elección de un vehículo tan especial como éste merece un estudio que va mucho más allá de la relación entre calidad y precio. En 2008, la Argentina estaba a punto de adquirir vehículos de 6 ruedas, que fueron puestos a disposición por Norinco (la misma empresa que ahora ofrece el 8×8) bajo el nombre de WMZ-551B1. Los vehículos tuvieron algunas sorpresas desagradables, como el hecho de que aunque fueron nominados para 10 miembros de la tripulación, esta referencia era para la masa corporal equivalente a un soldado chino, lo que significaba que su capacidad real se reducía a 6 soldados argentinos. Otro problema que surgió fue que las ametralladoras cumplían con los estándares chinos y no con los de la OTAN, que nosotros usamos. Lo mismo ocurrió con los montajes para los rifles que responden al diseño del AK 47 y no a nuestras FAL.

La misma fuente también aclara: “Es muy probable que la necesidad de aclarar más detalladamente algunas especificaciones técnicas no se hubiera tenido en cuenta en esta parte del proceso al redactar los documentos de contratación”.

En la actualidad, el ejército argentino mantiene 4 unidades 6×6 de origen chino en el 12 Regimiento de Infantería Mecanizada de la provincia de La Pampa. Aunque tres unidades están funcionando satisfactoriamente, la institución militar señala que, en sentido estricto, no han sido objeto de ninguna operación exigente, y si lo hubieran hecho, algunos de estos vehículos habrían quedado varados en una laguna durante los ejercicios militares sin una respuesta eficiente.

El nuevo 8 x 8

Con el fin de consolidar la llamada Fuerza de Reacción Rápida, se identificó la necesidad de equipar a la Brigada Mecanizada X con al menos 100 a 200 – dependiendo del proveedor finalmente elegido – vehículos de combate de 8 ruedas en varias configuraciones posibles, para realizar diversas tareas como el transporte de tropas de infantería, el ataque a vehículos blindados enemigos, el cierre de brechas en el terreno, la recuperación de tropas y algunas otras tareas tácticas.

“La especial atracción que el mercado bélico chino ejerce sobre la actual dirección política del país puede llevarnos a cometer el mismo error que en 2008. Si volvemos a comprar el material proporcionado por Norinco, adquiriremos una réplica casi perfecta del 8×8 canadiense, fabricado por General Dynamics, aunque sólo sea en términos estéticos, ya que la calidad de la construcción, el blindaje, el sistema de propulsión y los componentes secundarios es francamente regular”, advirtió un experto que tuvo la oportunidad de presenciar las pruebas de un modelo traído al país por una delegación de empresarios chinos.

Después de varias ventas a diversos ejércitos en África -donde fueron destruidos por la precaria artillería de las milicias insurgentes o los grupos revolucionarios- actualmente sólo son utilizados por el ejército venezolano para cooperar en tareas de control y represión de disturbios o protestas civiles que no tienen lugar en combate; el propio ejército chino ya no los utiliza. “Aunque no tengo toda la información necesaria para recomendar su liberación total, no puedo negar que no hay suficiente historial de desempeño en el campo específico y en las operaciones reales. Los sistemas de armas similares de otras marcas que se van a evaluar tienen ventajas comparativas que deben tenerse en cuenta al tomar una decisión”, dijo uno de los generales entrevistados, que prefirió mantener su identidad.

Mientras tanto, en el seno del EMCO (Joint Chiefs of Staff), todo lo relacionado con la evaluación antes de la decisión final está siendo examinado por el equipo dirigido por el General de Brigada Guillermo Pereda – jefe de planificación de operaciones del máximo órgano militar nacional – además de la oferta china, una propuesta oficializada hace unas semanas a través de una videoconferencia por una filial brasileña de la empresa IVECO, mediante el cual se ofreció el vehículo blindado “Guaraní” como una versión accesible a las arcas nacionales y que podía satisfacer las expectativas locales en cuanto al suministro de piezas de repuesto y la capacitación del personal, de modo que no se dependiera entonces del proveedor para llevar a cabo el mantenimiento preventivo y correctivo según las horas y la intensidad de uso de los vehículos.

El costo promedio de estas unidades es de 500.000 pesos, pero tenga en cuenta que las unidades que se ofrecen son de 6×6. “Actualmente se están investigando tres modelos, pero no estamos en absoluto cerrados a estas opciones por sí solas, cualquier oferta que sea adecuada, factible y aceptable en términos de rendimiento, precio y calidad será considerada”, dice el EMCO.

Otra opción que se está estudiando es el vehículo blindado “Stryker”, que tiene ventajas inmejorables en sus sistemas hidráulicos, de transmisión y electrónicos, así como un innovador sistema de mecanismos de acoplamiento rápido que permiten incluso cambiar el motor en minutos si es necesario. La principal desventaja de este sistema de armas es su precio, ya que los militares lo consideran un producto “de primera línea”, tanto en términos de calidad como de coste, que oscila entre 2 y 3 millones de dólares, dependiendo de las configuraciones posibles.

Desde el Ministerio de Defensa, los portavoces de Agustín Rossi confirmaron a este diario que aún no se ha decidido nada al respecto y que las opciones analizadas son, en efecto, las enumeradas anteriormente. Al mismo tiempo, se está avanzando en varios proyectos relacionados con el equipamiento de la marina y la fuerza aérea. “Debemos poner en servicio los Super Etendardos de la Aviación Naval, restaurar la capacidad de la flota naval y hacer una enorme inversión en equipos de vuelo para la Fuerza Aérea. Los buques patrulleros que se están construyendo en Francia no implican ningún gasto atribuible al FONDEF, ya que se contrataron por adelantado a una tasa de financiación muy favorable”, dijeron los funcionarios regionales.

MÁS SOBRE ESTE ESTABLECIMIENTO:

¿Qué es Norinco, la empresa del régimen chino que está detrás de los vehículos blindados de baja calidad que el gobierno argentino quiere comprar?