Skip to content

Alberto Fernández: “Los resultados de la pobreza serían infinitamente más negativos si el Estado no hubiera ayudado

El Presidente dirigió una reunión virtual con las autoridades de la Pastoral Social de Buenos Aires. Allí expresó: "La pandemia demostró que esta lógica de individualismo no nos hace funcionar bien como sociedad".

Alberto Fernández:

Alberto Fernández: "Los resultados de la pobreza serían infinitamente más negativos si el Estado no hubiera ayudado

Esta tarde, el presidente Alberto Fernández dio el discurso de apertura de un encuentro virtual con autoridades de la pastoral social de la ciudad de Buenos Aires, en el que se presentó el documento “Hacia una cultura del encuentro, un país para todos”.

“Aquellos que nos sucederán no tendrán que experimentar esto. La pandemia nos presenta desafíos que no esperábamos. Si alguien me preguntara si, cuando pensaba en ser presidente, anoté los 1.000 problemas que enfrentaba, estoy seguro de que no anoté la pandemia como un problema. Fue algo inesperado que nos expuso a un nivel de exigencias con el que nadie, ni una generación anterior a la nuestra, tuvo que vivir”, dijo Fernández al principio.

Y continuó: “Es la lucha por cuidar de los demás, por sobrevivir, por proteger a los que están peor. Cuando nos hicimos cargo del gobierno, la situación era extremadamente difícil. Era una Argentina económicamente decadente. Una Argentina endeudada con poca perspectiva de futuro. Sin embargo, la pandemia, con todas sus consecuencias negativas, es una oportunidad. Nos permitió exponer la debilidad del sistema económico mundial. Un virus puede derribar la economía mundial tal como lo ha hecho.

“Este desarrollo y el uso de derivados financieros, que comenzaron a mostrar su debilidad con el estallido de la burbuja hipotecaria en 2008, ha expresado su total debilidad en esta pandemia, que fue incapaz de mantener el valor de los bonos y acciones del mundo. Hoy en Argentina nos enteramos de que 4 de cada 10 argentinos son pobres; y eso tuvo mucho que ver con la pandemia”, dijo el Presidente.

“Usamos muchos instrumentos para llegar a los más débiles, así que empezamos con un eslogan del Papa Francisco: primero el último. Y esta batalla, que comenzamos el 10 de diciembre para conseguir el primero más descuidado, se complicó definitivamente por la pandemia. No se puede saber, pero siempre le doy información para que pueda ver el alcance de la crisis: Cuando iniciamos el IFE, pensamos que el IFE llegaría a 600.000 contribuyentes individuales y a dos millones que el estado no registró. Y ese número creció hasta que descubrimos que nueve millones de argentinos no estaban registrados. Uno de cada cuatro argentinos no sabía que existían.

Y señaló: “Las consecuencias de la pobreza serían infinitamente más negativas si el Estado no hubiera ayudado”.

“La pandemia ha demostrado que esta lógica de individualismo no nos hace funcionar bien como sociedad. La idea de que nadie se salva solo nunca ha sido tan expuesta, la certeza de esta afirmación nunca ha sido tan expuesta como lo fue en la pandemia. Los más desatendidos han sufrido mucho más por la pandemia”, añadió.

Antes de la reunión, se explicó en detalle que se trata de “un llamado abierto, múltiple y plural para construir una nación que sea verdaderamente un hogar para todos, dada la dramática situación social y económica por la que atraviesa el país.

El evento virtual contó con la participación de representantes de los movimientos agrícolas, laborales, económicos y sociales. En este contexto, la Pastoral Social de la Ciudad de Buenos Aires, bajo la dirección del Padre Carlos Accaputo, trató de llamar a los dirigentes a la “urgente tarea de construir una nación que sea verdaderamente un hogar para todos”.

“Si pierden, todos han perdido. Fue una situación muy trágica. Y es una situación muy trágica que la pandemia trae consigo. Pero tal vez sirva para diluir la idea de solidaridad que se ha perdido en los últimos años. Donde la idea de que el mérito propio es suficiente para sobrevivir el presente y el futuro ha sido expuesta como falsa. La idea de que no todos tenemos las mismas oportunidades”, dijo el Presidente.

“A pesar de todo, diría que estoy seguro de que los argentinos hemos sido capaces de desarrollar un proceso de enorme solidaridad. Hemos visto cómo las organizaciones sociales tratan de contener a los más débiles. Los esfuerzos del Estado han sido acompañados por organizaciones sociales, la Iglesia y otras religiones. Y ojalá que esta solidaridad se convierta en algo común en la Argentina del futuro. La solidaridad en el futuro significa básicamente poner las condiciones de desarrollo al frente de todo”, dijo Fernández.

Otros oradores son Diego Santilli, viceprimer ministro de Buenos Aires; Héctor Daer, secretario general de la CGT; Miguel Acevedo, presidente de la Unión Industrial Argentina (UIA); Esteban Castro, secretario general de la Unión de Economía Nacional; y Carlos Iannizzotto, jefe de Coninagro.

La reunión fue transmitida en el canal de YouTube de la Pastoral Social de Buenos Aires. “Este llamamiento de la Pastoral Social de la Ciudad de Buenos Aires no es nuevo: basta revisar los documentos de las sucesivas reuniones para reconocer la repetida y persistente insistencia en esta cuestión”, dice el comunicado firmado por el P.

“Nuestro país ha estado en una situación social y económica dramática durante mucho tiempo. Además, falta la definición estratégica de un modelo de desarrollo integral, mantenido durante un largo período de tiempo y acordado socialmente dentro del marco democrático. La pandemia COVID-19 se ha desatado sobre esta situación, agravando muchas de las presiones anteriores y abriendo un debate sobre las perspectivas que se derivan de esta experiencia traumática”, concluye el texto.