Skip to content

Alberto Fernández y el Gobernador de Mendoza resolvieron sus diferencias después de la tensión por el regreso a la Fase 1

La reunión duró más de una hora y media, y en ella participaron Cafiero, Guzmán, de Pedro y Todesca. ¿Por qué la desconfianza mutua

Alberto Fernández y el Gobernador de Mendoza resolvieron sus diferencias después de la tensión por el regreso a la Fase 1

Alberto Fernández y el Gobernador de Mendoza resolvieron sus diferencias después de la tensión por el regreso a la Fase 1

“Las diferencias con el presidente se han resuelto”, dijo Rodolfo Suárez después de la larga reunión que tuvo en la Casa Rosada con el Jefe de Gabinete Alberto Fernández, el Jefe de Gabinete Santiago Cafiero, el Ministro del Interior Eduardo “Wado” de Pedro y con la participación de la Subjefa de Gabinete Cecilia Todesca. “Lo resolvimos sobre la base del diálogo, los acuerdos y la buena fe”, añadió, casi como una especie de reconocimiento de la desconfianza entre las dos administraciones.

El hecho de que el Gobernador de Mendoza fuera recibido por los más destacados funcionarios con los que se reunieron durante más de una hora muestra la importancia que Casa Rosada le dio a este encuentro que Suárez inició con Cafiero y de Pedro. Cuando el presidente llegó, pidieron a los compañeros del gobernador que salieran de la sala, lo que sugiere que la reunión pasó por algunas fases difíciles.

El gobierno estaba enojado con él porque “fue el único que interpretó el DNU 729/2020 como una exigencia para volver a la fase 1, ni el gobernador (Juan) Schiaretti, ni (Gerardo) Morales, ni (Gustavo) Valdés lo hicieron, ni se entendió en la ciudad de Buenos Aires, ni en Entre Ríos, ni en Santa Fe, sólo fue el caso de Suárez”. “Nadie habla de la Fase 1 en Argentina, sólo de aislamiento preventivo (ASPO) y distancia preventiva (DISPO), a nadie se le pidió que volviera a la situación del 20 de marzo, se están rebelando contra algo que no existe”, decía la denuncia.

El gobernador de Mendoza, consultado por periodistas acreditados sobre este tema, “culpó a las redes sociales, que entendieron que debíamos pasar a la fase 1, y declaramos que no era así”. Suárez dio ayer una conferencia de prensa que hizo tanto ruido en el equipo presidencial que se pensó que esta reunión, programada para hoy, podría no llevarse a cabo. De hecho, el gobernador estaba preparando su viaje a Buenos Aires sin saber si el presidente lo recibiría, lo que finalmente confirmó antes de abordar el avión que había alquilado.

Como parte del equipo de Mendoza, se quejaron desde el principio de ser una provincia discriminada por varios mecanismos, incluyendo el dinero recibido. “Todesca puso los papeles sobre la mesa para demostrar que Mendoza recibe un 30 por ciento más per cápita que durante el gobierno anterior”, dijeron en la presidencia. No querían reconstruir en la provincia, y a su partida sólo comentaron que Suárez trajo 72 carpetas con los estudios técnico-ecológicos del proyecto de la represa de Portezuelo del Viento, que fue fuertemente cuestionado por la provincia de La Pampa.

El Gobernador aseguró que “la reunión fue provechosa, y lo más importante es que firmamos un acuerdo para ayudar a la provincia, un préstamo de 3.000 millones de pesos, en tres desembolsos, por lo que agradecemos al gobierno nacional por esta ayuda, este préstamo”. Y supone que aún no ha solicitado formalmente que se permita a Mendoza acoger reuniones familiares de más de 10 personas, celebraciones religiosas y clubes. “Veremos cómo se desarrollan las cosas en los próximos días, estamos en una meseta de contagio, pero aún con más casos de los que nos gustaría”, dijo. Suárez también dijo que los índices de ocupación de camas en las unidades de cuidados intensivos son superiores al 90 por ciento en el área del Gran Mendoza y al 80 por ciento en la provincia.

El trasfondo de la conexión entre la Casa Rosada y Mendoza tiene un hilo rojo llamado Anabel Fernández Sagasti, la senadora del Frente de Todos, que es la mano derecha de Cristina Kirchner y fue la candidata peronista en las últimas elecciones El gobierno de Mendoza ve su influencia en cada decisión que se toma en relación con la provincia, así como ve en la Casa Rosada la mano “negra” de Alfredo Cornejo, un halcón de Juntos por el Cambio, que es presidente de la UCR y que – en el pasado – tenía muchas conexiones con el actual presidente.

Por lo menos hoy, tanto Fernández como Suárez han tratado de acercar sus posiciones y llegar a un acuerdo que tendremos que esperar y ver cómo progresan las cosas.

Leer más:

Mendoza se opone al decreto de Alberto Fernández y no acatará el regreso a la Fase 1

El día después de que se izara la bandera y de la entrevista de Macri, Larreta se perdió la reunión semanal de la oposición

Alberto Fernández recibió a Hugo Moyano en la Casa Rosada para hablar sobre el evento del 17º aniversario de la caída del Muro de Berlín. 17 de octubre