Skip to content

Alejandro Vanoli fue pasado por alto en la causa de las colas de jubilados en los bancos durante la cuarentena

El antiguo jefe de los Anses había facultado a millones de personas para acudir a los bancos a cobrar los activos de la seguridad social o las pensiones en medio de la fase más estricta de aislamiento social preventivo y obligatorio. La imprudencia le costó su trabajo

Alejandro Vanoli fue pasado por alto en la causa de las colas de jubilados en los bancos durante la cuarentena

Alejandro Vanoli fue pasado por alto en la causa de las colas de jubilados en los bancos durante la cuarentena

Alejandro Vanoli, ex jefe de la Administración Nacional de la Seguridad Social (Anses), fue destituido por el juez Sebastián Casanello en el caso de la investigación sobre el presunto incumplimiento del deber de un funcionario, después de que permitiera que millones de pensionistas fueran a los bancos a cobrar las prestaciones de jubilación el 3 de abril, cuando todavía estaba en curso la fase más estricta de la cuarentena por coronavirus.

El caso fue iniciado por una denuncia de la representante nacional de la Coalición Ciudadana, Mónica Frade, contra Vanoli y Miguel Ángel Pesce, jefe del Banco Central de la República Argentina (BCRA), por permitir la apertura de bancos en todo el país en ese momento. La medida se adoptó para que las personas pudieran cobrar sus bienes, ya que muchos lo hacían en efectivo y los bancos estaban cerrados desde que comenzó la cuarentena.

El juez federal Sebastián Casanello, encargado temporalmente del Tribunal Federal Nº 12 donde se encuentra el caso, sin embargo, ordenó el sobreseimiento. En la orden judicial, que fue revisada por la agencia Télam, el juez Casanello declaró ahora que “a la luz de las pruebas objetivas del expediente, no hay pruebas de actividad delictiva por parte del ex director ejecutivo de Anses”.

En este sentido, el magistrado que asumió el cargo en el Tribunal Federal, encabezado por el ex juez Rodolfo Canicoba Corral, destacó que “el examen exhaustivo de las pruebas en relación con el presente expediente nos permitirá aclarar finalmente la situación procesal”, dijo el ex funcionario. En este sentido, declaró que “la versión discriminatoria presentada por Vanoli” debe ser “dada credibilidad” ante la hipótesis acusadora, para que sea necesario adoptar la solución liberadora.

El 3 de abril, la presencia de seres humanos en los bancos fue masiva, planteando un riesgo epidemiológico por el Coronavirus. Había colas de bloque en muchas entidades, y los ancianos habían estado esperando desde la noche anterior a la apertura de las puertas. Para entonces, la temperatura ya había bajado significativamente. Fue sólo a principios de otoño. El uso de una barbijo no era todavía obligatorio. Pero ninguna autoridad tomó medidas para asegurar que se mantuviera la distancia social recomendada.

En vista de las grandes multitudes y colas en las que no se respetaba la distancia social prevista como medida preventiva contra la pandemia de coronavirus, el Banco Central dio instrucciones a las instituciones para que abrieran sus puertas para el fin de semana siguiente.

El fiscal de la causa, Guillermo Marijuan, en un informe que se entregó a tiempo al Corral de Canicoba, había solicitado la citación de Vanoli para que se presentara por el supuesto “incumplimiento de los deberes de un funcionario público”, ya que no había tomado ninguna medida para evitar la multitud masiva de ese día en que se reabrieron los bancos.

“Las acciones del entonces director de la ANSES provocaron que millones de personas (y muchos de estos ancianos y grupos de riesgo) se movilizaran desde sus hogares sin tomar las precauciones adecuadas, y más tarde ofreció una disculpa por su gestión”, explicó Marijuan en su declaración.

Marijuan entendió que Vanoli había cometido una serie de irregularidades por las que debía ser investigado, ya que se podía prever una mejor organización. En primer lugar, señaló que el Grupo era consciente de que 5.625.725 personas habían podido acudir a los bancos el 3 de abril, ya que sus activos se habían acreditado en sus cuentas entre el 20 de marzo y el 2 de abril.

A juicio del Fiscal, “se ha demostrado que el Director de la ANSES tenía suficiente información para poder suponer que antes de la apertura de los bancos y después de su cierre por un período de más de una semana, el número de personas que se movilizarían para recibir sus beneficios sería muy elevado, y que entre este número de personas había muchos pensionistas que se sabía que utilizaban el método de confiscación personal”.

Casanello, en la exposición de motivos de su resolución, señaló que “se hace plausible lo que Vanoli ha afirmado en relación con qué estudios del Banco Central” y concluyó que muchas de las personas que acudieron a los bancos ese día “realizaron operaciones no autorizadas (retirada de dólares, vencimientos fijos, inversiones, etc.)”.

Sin embargo, el gobierno no creyó que hubiera circunstancias atenuantes: el 29 de abril, Vanoli pidió su renuncia.