Skip to content

Alicia Castro dijo que Alberto Fernández le pidió que revisara la decisión de renunciar como embajador en Rusia

El ex representante diplomático del Reino Unido dijo que el Presidente trató de convencerla de que no se fuera, pero confirmó su posición de no continuar

Alicia Castro dijo que Alberto Fernández le pidió que revisara la decisión de renunciar como embajador en Rusia

Alicia Castro dijo que Alberto Fernández le pidió que revisara la decisión de renunciar como embajador en Rusia

La embajadora saliente de Argentina en Rusia, Alicia Castro, dijo esta mañana que el presidente Alberto Fernández había tratado de persuadirla de que no renunciara, pero que había ratificado su retirada de la oficina diplomática.

“Teníamos una centralita telefónica donde me pidió que revisara la decisión. Le respondí que si leía mi carta con atención, entendería las razones. Le dije que no estaba de acuerdo con la política exterior y que por lo tanto no era apropiado que ella asumiera el rol de embajadora”, dijo el ex funcionario nacional en un discurso radial a la AM 530.

En la misma entrevista, Castro se refirió críticamente al apoyo del gobierno argentino en el Consejo de Derechos Humanos de las Naciones Unidas, que condenó las violaciones a los derechos humanos en Venezuela.

“No es cuestión de si te gusta o no, Maduro. Estoy consciente de que estamos en un frente amplio, en el cual hay personas y líderes conocidos que han estado haciendo declaraciones contra Venezuela durante muchos años, que no han entendido el proceso de la revolución bolivariana, y que están hablando a través de los medios de comunicación”, reflexionó.

Para Castro, los que cuestionan el régimen de Maduro hablan por ignorancia: “Viví en Venezuela durante casi seis años, no saben de qué hablan. Repiten todo como si no supieran cómo se hacen los informes falsos”.

“Es imperdonable y por eso esta resolución es mi límite. (en la ONU) con el Reino Unido y no con Venezuela, que siempre ha sido un bastión de la defensa de nuestros derechos soberanos sobre las Malvinas…” comentó con un tono que mezclaba cuotas de incredulidad y rabia.

En la misma entrevista, Castro reveló que se estaba comunicando con la Vicepresidenta Cristina Kirchner: “Sí, hablé con ella e impulsé mi decisión, con todo el amor y el respeto que siento por ella. Me siento muy honrado por su amistad y confianza, porque el mensaje en Rusia es de importancia estratégica y tenía entre mis planes un viejo proyecto suyo (a través de CFK), a saber, que Argentina se uniera a los BRICS”.

La dirigente peronista también confirmó lo que ya había expresado en su carta de renuncia: “El voto de Argentina que acompaña a la resolución del Grupo de Lima representa un cambio dramático en nuestra política exterior y no difiere en nada de lo que hubiera votado el gobierno de Macri”.

La revelación por parte del ex embajador en el Reino Unido de la petición de Alberto Fernández de revisar su decisión fue sorprendente, sobre todo porque el gobierno había trivializado inicialmente su dimisión: “Ya habíamos dimitido cuando nunca procesamos la carta”, resumió un importante funcionario de la administración nacional cuando fue interrogado por este diario sobre la salida de Castro. Horas más tarde la apariencia cambió.

Una charla revolucionaria

Antes de que la propia ex embajadora informara al público de que el Presidente estaba tratando de convencerla de que no fuera, este diario se enteró de que el tema de su dimisión había encendido el debate en el grupo Whatsapp, que compartían unas 100 mujeres del Frente de Todos.

“La verdad es que no puedo permanecer en silencio en este momento”, abrió el juego Natalia Cabral, Subsecretaria de Gestión Operativa de los Medios Públicos, con un duro mensaje dirigido puntualmente a Castro: “Creo que son momentos complicados. Su actitud, que respeto y no comparto, funciona con los sectores de poder más desestabilizadores. En particular, creo que deberías dejar de participar en este grupo”.

El texto provocó la intervención de Elizabeth Gómez Alcorta, Ministra de la Mujer, Género y Diversidad “Compañera, no comparto el contenido de tu mensaje. No creo que Alicia se lo mereciera. Muchos de nosotros en este grupo la admiramos y respetamos por su coherencia, y no creo que ninguna crítica implique desestabilización”.

En la ida y vuelta de las charlas le tocó a Alicia Castro escribir: “Buenos días, como vieja colega feminista que ha servido durante varias décadas en el Frente Nacional y Popular, puedo asegurarle que la coherencia construye la política, no se dirige contra nadie”.

“No voy a dejar el frente de Todos y Todas, que el kirchnerismo ha confirmado con lucha, resistencia y voces, pero no sería decente representar una política exterior que no comparto. Tal vez lo entienda mejor si lee mi carta”, concluyó.