Skip to content

Antes del comienzo de las negociaciones, el gobierno trata de mostrar al FMI que no está aislado y que tiene el apoyo de los empresarios y los sindicalistas

Alberto Fernández se reunió con Luis Pérez Companc, mientras que Santiago Cafiero coordinó una reunión con la UIA, la Cámara de Comercio y el Consejo Agroindustrial, un primer paso hacia la realización de un acuerdo económico y social con los sindicalistas y las organizaciones sociales

Antes del comienzo de las negociaciones, el gobierno trata de mostrar al FMI que no está aislado y que tiene el apoyo de los empresarios y los sindicalistas

Antes del comienzo de las negociaciones, el gobierno trata de mostrar al FMI que no está aislado y que tiene el apoyo de los empresarios y los sindicalistas

Alberto Fernández se reunió con Luis Pérez Companc en la Casa Rosada. Fue una reunión cara a cara que sólo pudo tener lugar porque cuando el Presidente llamó a otros empresarios a la Residencia de Olivos, había regresado de Europa y tenía que permanecer en cuarentena. De esta manera pudo continuar un diálogo que se ha mantenido desde el inicio de la pandemia, cuando el operador del negocio de alimentos contribuyó a la distribución de alimentos a los sectores más necesitados. Martín Guzmán participó en la reunión, que duró más de una hora.

Durante este diálogo, un grupo de empresarios esperó a Guzmán en el salón de las mujeres de la Sede de Gobierno, así como el Jefe de Gabinete, Santiago Cafiero, los ministros Matías Kulfas y Claudio Moroni, el Presidente del Banco Central, Miguel Angel Pesce, y el Presidente del Banco Nación, Eduardo Hecker, y la jefa de la AFIP, Mercedes Marcó del Pont. Por parte del gobierno, también estuvo presente Sergio Chodos, representante de Argentina ante el FMI.

El gobierno quiso revivir el impulso del Consejo de Acuerdos Económicos y Sociales, un pacto social del siglo XXI, un ámbito en el que discutir a dónde ir y cómo moverse para salir del aislamiento en el que parecía haberse metido el equipo del Presidente cuando se dio cuenta de que no podía obtener el acuerdo de los tenedores de bonos para crear la confianza que se esperaba de ellos. Miguel Angel Acevedo y Cecilia Castro de la UIA, Iván Szczech de la Cámara de la Construcción, José Martins del Consejo Agroindustrial, y Javier Bolzico y Claudio Cesario de la ADEBA y la ABA respectivamente fueron a la Casa Rosada.

Pero en estos últimos días el Presidente también se reunió por separado con Luis Betnaza de Techint y Roberto Murchinson de Murschison, otro de los dos empresarios que no pudo estar presente en su almuerzo en Olivos con Roberto Urquia, Javier Madanes Quintanilla y el mencionado Acevedo.

también prometió abrir el coloquio de IDEA el 14 de octubre, que se celebrará en forma virtual este año, un evento definitivamente sin precedentes en la historia del Kirchnerismo en el poder, ya que ni Néstor ni Cristina Kirchner asistieron a estas reuniones. Sin embargo, antes de eso, hablará en una reunión organizada por la Asociación de Cámaras de Comercio Americanas en América Latina y el Caribe y la Cámara de Comercio de los Estados Unidos, el jueves 8 de octubre a las 11:00 a.m., un evento al que asistirán 24 cámaras de comercio de la región con 20.000 empresas asociadas.

Actualmente nadie en el gobierno desconoce los problemas de confianza y liquidez de las reservas. Por lo tanto, se centran en enviar una señal positiva para la inversión, crear un sistema de incentivos para los sectores que pueden aportar más dinero a corto plazo y elaborar una hoja de ruta de los problemas que deben resolverse para la llamada “reconstrucción” del país. “Si es necesario, reaccionaremos de forma exagerada”, dijo un funcionario en un diálogo continuo con el presidente. El momento es urgente, no sólo por los límites que marca la foto diaria del dólar, sino también porque mañana llegará la delegación técnica del Fondo Monetario.

Fue precisamente con este hecho en mente que Cafiero abrió la sesión de hoy. “Como al principio de las negociaciones con los poseedores de bonos, hemos llamado a todas las fuerzas vivas a defender los intereses de la nación. Esto era muy valioso. Este es el segundo tiempo, ganamos el primero. Ahora debemos volver a unirnos y defender los intereses de los argentinos y argentinas”, dijo. Sólo más tarde abrió la puerta al segundo punto de la reunión, “reanudar la agenda sectorial con una visión integral”.

Con esto en mente, la Presidencia distribuyó un comunicado de la Cámara Argentina de Comercio, que fue publicado en la tarde para apoyar estas negociaciones. “Para completar el proceso iniciado y asegurar la sostenibilidad de la deuda pública argentina, es fundamental llegar a un acuerdo satisfactorio con el FMI que permita al país cumplir con sus obligaciones con la institución sin imponer una carga insoportable a una economía que ya ha sido muy afectada”, dijo la entidad.

Como Moroni reconoció antes de dejar la Casa Rosada, el gobierno espera ahora que cada entidad haga lo mismo, mostrando cohesión y apoyo.