Skip to content

Argentina permanecerá en el Grupo de Lima pero rechazará una declaración contra Venezuela

La Cancillería dio instrucciones de no aprobar un documento que cuestionara el régimen de Nicolás Maduro con el consiguiente aval de Juan Guaidó. El kirchnerismo había pedido retirarse de ese foro

Argentina permanecerá en el Grupo de Lima pero rechazará una declaración contra Venezuela

Argentina permanecerá en el Grupo de Lima pero rechazará una declaración contra Venezuela

Hoy el gobierno hará un gesto de distensión con el régimen de Nicolás Maduro, que también servirá como signo de la pax romana contra el kirchnerismo duro: En la reunión ministerial del Grupo de Lima, rechazará una declaración contra Venezuela y la posibilidad de apoyar al presidente interino Juan Guaidó en su intento de participar en unas elecciones libres y transparentes.

El Grupo de Lima tendrá una reunión virtual con los ministros de relaciones exteriores y hará una declaración en la que criticará duramente al régimen de Maduro, respaldado por la mayoría del foro creado en 2017, que incluye a Estados Unidos, Brasil, Chile, Bolivia, Panamá, Colombia, Canadá, Perú y Uruguay.

Anoche anunciaron en el Palacio San Martín que el Canciller Felipe Solá ya había instruido al Subsecretario de Estado para Asuntos Latinoamericanos, Juan Valle Raleigh, para que asistiera a la reunión virtual de los Cancilleres del Grupo de Lima, con la firme intención de no sumarse a ninguna declaración de este núcleo de países vinculados a Estados Unidos y claramente críticos con el régimen de Maduro. El hecho de que el Ministro de Relaciones Exteriores no asista y envíe un Subsecretario de Estado es un gesto diplomático con el que la Argentina intenta mostrar su desprecio por este foro. Sin embargo, Alberto Fernández no abandonará por el momento el Grupo de Lima y no responderá a las demandas de los sectores eclesiásticos de base que le han pedido que lo haga.

El gesto de Argentina planeado para hoy es evitar un nuevo interrogatorio a Venezuela, tal como lo realizó argentina-la-resolucion-que-condena-las-violaciones-de-los-derechos-humanos-en-venezuela/”> Argentina la semana pasada en la ONU en el Consejo de Derechos Humanos en Ginebra, lo que desencadenó un fuerte debate interno en la coalición gobernante.

“No aceptaremos ningún informe del Grupo de Lima”, dijo un amigo cercano del Ministro de Relaciones Exteriores Solá a este diario. Sin embargo, al mismo tiempo ratificó la decisión del presidente de mantener a la Argentina en el grupo, como lo había hecho desde que asumió el cargo en la Casa Rosada, sin compartir sus declaraciones.

Con esto en mente, Alberto Fernández dijo durante el fin de semana: “Está claro que tenemos muchas diferencias con ellos. Tantos que nunca hemos asistido a una reunión del Grupo de Lima y nunca hemos firmado un documento”.

En efecto, el pasado mes de febrero el vicecanciller, Pablo Tettamanti, asistió a una reunión del Grupo de Lima, retirándose en medio de una conferencia de prensa de los cancilleres, donde reafirmaron su apoyo a Guaidó, a quien el gobierno de Alberto Fernández no reconoce como presidente interino, a diferencia de Mauricio Macri, que lo reconoció como jefe de la Casa Rosada.

En la reunión de cancilleres convocada por el Perú hoy, el Grupo de Lima se propone hacer una declaración en la que pide que el informe de la Alta Comisionada de las Naciones Unidas para los Derechos Humanos, Michele Bachelet, en el que se denuncian las graves violaciones del régimen de Maduro, se plantee con un enfoque en la Corte Penal Internacional.

También está previsto un pasaje del documento del Grupo de Lima sobre un llamado a elecciones presidenciales libres y transparentes en Venezuela, con la inclusión de Guaidó como parte de la oposición. Estas son posiciones que la Argentina no apoyará.

Por el momento, sin embargo, el gobierno, al igual que Macri, seguirá estando representado en el Grupo de Lima, aunque en este caso ha actuado más activamente y en coordinación con los demás países.

La decisión de Alberto Fernández de mantener el estatus de “presencia administrativa” y no romper con el Grupo de Lima contradice las recientes afirmaciones de la línea dura del eclesiástico, que descartan permanecer en este grupo.

Alicia Castro, la ex embajadora en Venezuela y ahora depuesta para ir a la embajada argentina en Rusia por mantener diferencias con el gobierno en la votación de la ONU, dijo ayer que “Argentina debe retirarse del Grupo de Lima”, cuyo propósito explícito es debilitar la integración regional de América Latina y el Caribe, desmantelar la UNASUR y reunir a los aliados regionales de los Estados Unidos, con el fin de socavar el gobierno de Venezuela y provocar el cambio

En un diálogo con este diario, Castro dijo que “el gobierno había prometido retirarse del Grupo de Lima, que había sido fundado por Macri, Temer y otros gobiernos de derecha de la región, y luego relativizó su incomprensible permanencia prometiendo que nunca acompañaría los votos y decisiones del Grupo de Lima.

Pero el ex embajador argentino durante el gobierno de Hugo Chávez no es el único kirchnerista que cree que Argentina debe abandonar el Grupo de Lima lo antes posible.

Ariel Basteiro, ex embajador en Bolivia y jefe de la oficina ejecutiva del Frente Grande, dijo categóricamente: “Argentina debe abandonar el Grupo Lima porque este espacio no refleja la posición argentina.

Basteiro es un asesor del Instituto Patria, dirigido por Cristina Kirchner, y en diálogo con este diario ayer destacó que estaba convencido de que “el Grupo de Lima no tiene una estructura orgánica que sea difusa al entrar o salir”, pero argumentó que la Argentina debería abandonar este espacio inmediatamente debido a la fuerte influencia que Washington ejerce allí.

Eduardo Sigal, un prominente orador de política exterior del Frente Grande, que está abiertamente de acuerdo con el Vicepresidente. También cree que Argentina debería finalmente dejar el Grupo Lima. “Las relaciones internacionales y la participación en sus órganos no pueden ser objeto de bromas temporales, sino de una estrategia de integración en el mundo de acuerdo con los objetivos de desarrollo que se establezcan para su país en cada etapa”, dijo a este diario.

En este contexto, el Presidente del Frente Grande subrayó que “si el Grupo de Lima tiene la intención de interferir en los asuntos de terceros países como Venezuela, la Argentina debe mantener una firme posición de oposición y defensa de la libre determinación y no interferir en los asuntos internos de otros países”. Esta doctrina nos ha acompañado durante más de 100 años. Si no se respeta este principio, deberíamos retirarnos sin dudarlo”.

Más de 500 representantes de la izquierda latinoamericana entregaron una carta abierta al Presidente argentino, en la que rechazaban el voto de Argentina en el Consejo de Derechos Humanos de las Naciones Unidas y acompañaban la posición de los gobiernos del Grupo de Lima como Brasil, Chile, Colombia, Perú y Bolivia. La carta fue firmada por el ex presidente de Paraguay, Fernando Lugo, Adolfo Pérez Esquivel, Manuel Zelaya de Ecuador, Atilio Borón y Pablo Allende de Chile, entre otros.