Skip to content

Argentina votará a favor de la resolución de la ONU que condena las violaciones de los derechos humanos en Venezuela

El Gobierno se anticipó a ello mediante un comunicado del Ministerio de Relaciones Exteriores en el que dejó clara su posición

Argentina votará a favor de la resolución de la ONU que condena las violaciones de los derechos humanos en Venezuela

Argentina votará a favor de la resolución de la ONU que condena las violaciones de los derechos humanos en Venezuela

Esta mañana el gobierno argentino esperaba formalmente votar por la resolución que condena las violaciones de los derechos humanos en Venezuela.

Esto se hizo mediante un comunicado que dice: “El Presidente Alberto Fernández dio instrucciones al Ministerio de Relaciones Exteriores sobre la posición que debe tomar la representación argentina en Ginebra sobre los proyectos de resolución sobre la situación en Venezuela que se discutirán en la reunión del Consejo de Derechos Humanos de las Naciones Unidas.

“Nuestro país mantendrá su papel protagónico en la defensa global de los derechos humanos y apoyará los principios de paz y solución política de la crisis venezolana”, comienza el siguiente texto.

“También valorará y apoyará firmemente la labor de la Alta Comisionada de las Naciones Unidas para los Derechos Humanos, Michelle Bachelet. En este contexto, instamos al Gobierno de la República Bolivariana de Venezuela a que coopere plenamente con el Consejo y con todos sus mecanismos y a que aplique plenamente las recomendaciones formuladas por la Alta Comisionada en sus informes. Además, en el documento se hace un llamamiento para que se lleve a cabo una investigación inmediata, exhaustiva, independiente, imparcial y transparente de las denuncias de violaciones de los derechos humanos, se lleve a los autores ante la justicia y se conceda una reparación adecuada a las víctimas”.

En otro párrafo del comunicado, el gobierno de Alberto Fernández “destaca la necesidad de fortalecer el establecimiento de una misión permanente del Alto Comisionado en Caracas, dotada de los recursos humanos y elementos que le permitan remediar tales circunstancias y contribuir a la orientación de soluciones adecuadas, adoptando las medidas complementarias que estime convenientes a tal efecto”.

La Cancillería argentina considera que “el diálogo y la cooperación con las autoridades, las respuestas efectivas a las advertencias expresadas en los diversos informes y las salvaguardias esenciales son fundamentales para revertir la actual situación de los derechos humanos en Venezuela”.

En este contexto, se afirma que “las autoridades venezolanas son responsables de cumplir con sus obligaciones internacionales en materia de derechos humanos y de asegurar la paz social y la estabilidad política, lo cual es aún más necesario en vista de un proceso electoral”. Como miembro del Grupo de Contacto Internacional para Venezuela, la República Argentina votará a favor de su propuesta y mantendrá la posición aquí expresada.

Al final del documento, el gobierno argentino expresa una reserva, señalando algo que ya había expresado anteriormente: “El presidente Fernández reitera que los bloqueos y sanciones que, en un intento de ejercer presión sobre las autoridades, atacan al pueblo venezolano en particular y contribuyen a un sufrimiento aún mayor del pueblo venezolano, deben ser condenados en vista de la grave situación económica y social en la que se encuentra”.

Una propuesta con amplio rechazo

En la primera ronda, la mayoría de los países del Consejo de Derechos Humanos de las Naciones Unidas se abstuvieron o votaron en contra de una resolución presentada por Irán, Siria, Turquía y el régimen de Nicolás Maduro, que señalaba que había habido “progreso” en Venezuela.

La Argentina se abstuvo en esta cuestión, junto con otros 25 países, incluidos los miembros de la Unión Europea, la India, el Japón, Libia, Nigeria y el Togo. Mientras tanto, Australia, el Brasil, Chile, las Islas Marshall, el Perú, Ucrania y el Uruguay votaron en contra.

El documento fue apoyado por países africanos y asiáticos, varios de los cuales tienen regímenes autoritarios y han sido seriamente cuestionados por violaciones de los derechos humanos.

El embajador de Argentina, Federico Villegas, consideró que “las autoridades venezolanas no reconocen suficientemente su responsabilidad en la situación de los derechos humanos en su territorio”.