Skip to content

Cristina Kirchner convocó una sesión en el Senado para debatir la eliminación de la asociación CABA y la Ley de Economía del Conocimiento

Será el próximo viernes. Además, el Vicepresidente aceptó una petición de Juntos por el Cambio para tener dos senadores más en el piso, tanto de la oposición como del gobierno.

Cristina Kirchner convocó una sesión en el Senado para debatir la eliminación de la asociación CABA y la Ley de Economía del Conocimiento

Cristina Kirchner convocó una sesión en el Senado para debatir la eliminación de la asociación CABA y la Ley de Economía del Conocimiento

Cristina Kirchner convocó dos sesiones en el Senado: la primera para el viernes a las 2 pm y la segunda para el miércoles 7, pero antes de eso firmó la Resolución Parlamentaria No. 16 para calmar las tensiones con Juntos por el Cambio, quien hizo un llamado al Poder Judicial por la falta de consenso en la renovación del protocolo de operación remota. El Vicepresidente aceptó la demanda de una mayor presencia, pero la limitó a dos senadores más que representan el bloque mayoritario y dos más que representan la primera minoría.

La semana pasada, Luis Naidenoff, Presidente del Bloque Juntos por el Cambio, viajó desde Formosa y se instaló en la ciudad de Buenos Aires para buscar una solución política. Actuó como mediador entre los senadores más duros de su bloque y José Mayans, su interlocutor al frente del Frente de Todos. En la lista de mociones, después de una semana de diálogo acortado y varias semanas de profundización de las rispideces debido a la reforma judicial, los opositores exigieron, entre otras cosas, reuniones de la Obra Parlamentaria para acordar un orden del día, más tiempo para presentaciones y un poco más de presencia.

Según fuentes del Senado “las palomas de ambos nidos han trabajado duro estos días para lograr un punto medio”. Entre estos “pichones” hay varios senadores como Julio Cobos (UCR) y Anabel Fernández Sagasti (Frente de Todos) de Mendoza. Aunque por un lado existe desconfianza e inquietud en cuanto a la administración pública, hay muchos que creen que el contexto requiere que se eviten nuevas tensiones y se impulsen algunas leyes. Un amplio acuerdo político alivió la relación e hizo posible avanzar en comisiones y consensos para los proyectos que se traerán al lugar. La semana que viene, por ejemplo, se votará una importante legislación como la Convención 190 de la OIT y la Ley de Cítricos.

Desde hace varias semanas, la principal oposición pide más diálogo en la cámara alta y se queja de que no hay sesiones de trabajo parlamentario en las que se puedan acordar los temas. Varios, como Naidenoff, Martin Lousteau y Esteban Bullrich, insistieron en cada sesión y en cada comisión en cuestionar el orden del día de los asuntos en juego. “Sólo se están tratando los asuntos de Oscar-Parrilli”, dijo Bullrich en una sesión, refiriéndose a “la venganza” del kirchnerismo contra los que investigaban al vicepresidente cuando se trataba del traslado de los jueces Leopoldo Bruglia, Pablo Bertuzzi y los Castelli alemanes. El martes se sintieron confirmados por el tribunal, que accedió a tratar rápidamente con el per saltum.

Esta tarde, como se esperaba por este diario, salieron tres mensajes firmados por Cristina Kirchner. Sólo uno puede abrir un camino de relajación: El Decreto Nº 16 amplía el voto en el distrito que tenía el Nº 14. Establece que el bloque que forma la mayoría y el que forma la primera minoría “están autorizados a añadir dos de sus miembros a las reuniones, de forma virtual o a distancia”.

También firmó las convocatorias para la reunión del viernes 2 de febrero a las 14.00. El primer punto del orden del día fue la votación de esta nueva condición, que se había incluido en el Reglamento de las reuniones a distancia. Mañana, Juntos por el Cambio celebrará una reunión de adjuntos para analizar si se aprueba y, en caso afirmativo, si se votará al principio del debate. Para la oposición principal, el Acta sólo puede ser adoptada por una mayoría de dos tercios, mientras que el Frente de Todos insiste en que fue legalmente adoptada por mayoría de votos en la última sesión.

Los temas a discutir y votar no estarán libres de controversia. El primero, que se produjo en una semana, aunque con tres reuniones a las que asistieron más de una docena de expositores, es el acuerdo sobre la transferencia gradual de las facultades y funciones de seguridad en todos los asuntos no federales que se ejercen en la Ciudad Autónoma de Buenos Aires , que establece las partidas presupuestarias y supone una nueva supresión para la ciudad, complementando el Decreto Presidencial, que rebaja en un punto las partidas asignadas por Mauricio Macri, también de la misma manera.

La otra cuestión es el nuevo régimen de promoción de la economía del conocimiento, una ley que contiene una larga lista de beneficios para el sector y que está “congelada” desde junio, tras su aprobación y consenso por la Cámara de Diputados. Juntos por el Cambio había estado pidiendo su tratamiento durante varios meses, y varios de sus senadores expresaron en privado su malestar por no poder votar el proyecto de ley mientras cuestionaban el protocolo remoto. El recurso de esta fuerza política avanza en los tribunales: esta semana el juez escuchó al fiscal, en paralelo a la paralización del traslado por parte del tribunal de los jueces Bruglia, Bertuzzi y Castelli. Aunque la Corte Suprema no se ha pronunciado sobre la cuestión fundamental, esto no fue una buena señal para el gobierno.

La economía basada en el conocimiento no se convertirá en ley esta semana Se han producido cambios en la multa media, por lo que tendrá que volver a presentarse a la Cámara de Representantes, la Cámara de Origen, que tendrá que ratificar o corregir los cambios introducidos por los senadores, en particular la adición de los servicios de exportación y la reducción gradual de los beneficios según el tamaño de las empresas individuales.

En cuanto al acuerdo entre la ciudad y el gobierno nacional sobre el traslado de la policía, la administración ha garantizado el número de votos, como es costumbre en el Senado, especialmente cuando los gobernadores peronistas y las fuerzas aliadas han expresado su apoyo. El texto fija las transferencias en 24.500 millones de pesos al año, que se actualizarán cada tres meses.

De acuerdo con la ley en discusión, esta actualización se basará en un índice compuesto por el 80% del índice nominal del salario promedio de la Policía Federal y el 20% del Índice de Precios al Consumidor (IPC) elaborado por la Dirección General de Estadística y Censos de la Ciudad de Buenos Aires.

Aunque el nuevo protocolo no le da a Cristina ningún voto, si se adopta eliminará el fantasma de una nueva legalización y la posibilidad de que las leyes adoptadas sean impugnadas en el futuro.

El otro decreto firmado por Cristina Kirchner prevé una sesión informativa para presentar un nuevo informe del Jefe de Gabinete, Santiago Cafiero. Tendrá lugar el miércoles 7 de febrero a las 14:00.