Skip to content

Deliberaciones del Consejo del Salario Mínimo: Los Centros de Trabajadores pedirán un aumento de 16.875 pesos a 45.000 pesos, el costo de la canasta básica

Presidido por el Ministro Moroni, funcionarios, empresarios y sindicalistas se reunirán esta tarde virtualmente para acordar el aumento. Se espera que las negociaciones duren dos días. La última mejora fue acordada en septiembre de 2019

Deliberaciones del Consejo del Salario Mínimo: Los Centros de Trabajadores pedirán un aumento de 16.875 pesos a 45.000 pesos, el costo de la canasta básica

Deliberaciones del Consejo del Salario Mínimo: Los Centros de Trabajadores pedirán un aumento de 16.875 pesos a 45.000 pesos, el costo de la canasta básica

El Gobierno, los empleadores y los sindicalistas acordaron aumentar el salario mínimo en un 28% en tres tramos, el 12% en octubre, el 10% en diciembre y el 6% en marzo, con lo que se elevará a 21.600 pesos para 2021 (actualmente 16.875 pesos).

La propuesta de aumento fue discutida por el sector empresarial, dos de los centros de trabajadores y el Ministerio de Trabajo durante el Consejo Nacional de Empleo, Productividad y Salarios Mínimos, Vitales y Móviles, que realizó consultas virtuales durante casi cuatro horas.

Inicialmente, la Unión Industrial Argentina (UIA) propuso un aumento del 23%, mientras que la CGT y la CTA oficial exigieron un aumento del 30%. Tras la intervención del Ministro de Trabajo Claudio Moroni, se alcanzó la cifra acordada del 28% en tres etapas. El acuerdo incluye el compromiso de reunirse en abril para examinar el aumento acordado.

La reunión comenzó con una controversia: El copropietario de la CGT, Héctor Daer, cuestionó la presencia de los dos CTA porque tradicionalmente sólo uno de los grupos de la planta asistía a los debates, siendo la versión oficial dirigida por el diputado Hugo Yasky.

La posición fue rechazada por el Presidente de la CTA Autónoma, Ricardo Peidró, quien advirtió que en estas condiciones no podían participar como organismo sustituto y advirtió a los presentes en el zoom: “Tienen miedo de una voz disonante en medio de la crisis económica.

Peidró no pudo participar en la discusión de las partes sobre el monto del aumento y asistió a la sesión plenaria donde escuchó la propuesta del 28% y la rechazó por “insuficiente”. La CTA Autónoma pedirá a la Organización Internacional del Trabajo (OIT) que intervenga por “discriminación”, ya que cree que debería haber participado en todos los debates.

Antes de la reunión, la CGT y la CTA Autónoma habían acordado que el aumento del salario mínimo debía permitir equiparar este ingreso con el costo de la canasta familiar, que, según estimaciones del INDEC, alcanzó las 45.000 pesos en agosto.

“La CGT no tiene un número para este nuevo salario. Esto se está discutiendo en este momento, pero debemos recordar que hemos estado apoyando el valor de la cesta básica durante cuatro años, pero incluso en los últimos años lo que se ha hecho para perder, incluso en términos de inflación, se ha hecho e incluso este salario ha caído”, dijo el copropietario ciego Héctor Daer, que asistió a la reunión de esta tarde.

La Unión Industrial Argentina (UIA), la Cámara Argentina de Comercio (CAC), la Cámara de la Construcción (CAMARCO) y las principales instituciones agrícolas estuvieron presentes en representación de la comunidad empresarial. El Ministro Claudio Moroni presidió la reunión.

Según el Observatorio de Derecho Social de la CTA Autónoma, “es urgente la actualización del salario mínimo”, aunque “en realidad, muy pocos trabajadores registrados perciben este salario, ya que los convenios colectivos prevén salarios básicos por encima de esta cantidad”.

“Sin embargo”, añadió, “el salario mínimo tiene un impacto directo en el salario mínimo de los maestros (debe ser al menos un 20% más alto), en el salario social complementario y en la pensión mínima (aquí se aplica el 82%). Este año hemos añadido el programa ATP, que utiliza el salario mínimo como base de cálculo”.

Indirectamente, según el informe del Observatorio, “el salario mínimo puede constituir la base de la negociación colectiva para las actividades de bajos salarios y también puede tener algún impacto en los sectores excluidos de su ámbito, como el sector público a nivel provincial y municipal y los hogares privados”.

Como se establece en la Ley de contratos de trabajo, el salario mínimo, el salario mínimo vital y el salario móvil deben “garantizar una alimentación adecuada, una vivienda digna, la educación, el vestido, la atención de la salud, el transporte y el esparcimiento, las vacaciones y el bienestar”, un objetivo que se ha ido desdibujando a lo largo de los años porque es sólo un punto de referencia.

Para Peidró, el presidente de la CTA Autónoma, “el salario mínimo ha perdido un 35,7% en los últimos cinco años, y desde 2018 ha entrado más del 29,5%” y estimó que “si se incrementara del nivel actual a 26.247 pesos, el nuevo salario mínimo cubriría el 56% de la canasta básica”. Sin embargo, advirtió que el centro de trabajadores que dirige “sólo podría aceptar este aumento si el gobierno y los empleadores se pusieran de acuerdo para discutir las mejoras trimestrales o

El último aumento del salario mínimo fue ordenado el 3 de septiembre de 2019 por el entonces Ministro de Producción y Trabajo, Dante Sica, quien, ante la falta de acuerdo entre los empleadores y los sindicalistas, decidió aumentar el salario mínimo en tres plazos (agosto, septiembre y octubre) para los trabajadores de los sectores público y privado de 12.500 a 16.875 pesos.