Skip to content

Después de la visita del “azul” y “verde” al Congreso, cómo continúa el debate sobre el aborto, que aún no tiene fecha de inicio

En tres semanas terminan las sesiones ordinarias, pero el gobierno no descarta enviar el proyecto de ley antes. "El Presidente es un hombre de palabra", dijo Massa, quien pidió a varias diputadas que organizaran el diálogo y el debate

Después de la visita del

Después de la visita del "azul" y "verde" al Congreso, cómo continúa el debate sobre el aborto, que aún no tiene fecha de inicio

Los representantes de la Campaña por el Aborto Legal, Seguro y Gratuito Sergio Massa les pidió que confiaran en el Presidente de la Nación. A los representantes de la Unidad Pro-Vida, sector identificado con el color azul en el debate sobre el aborto, destacó que “por mucho que el Presidente o mi esposa estén a favor cuando se debate el tema, esta es su casa y tienen todas las garantías”. También señaló que preside la Cámara de Diputados pero no decide: La fecha será fijada por Alberto Fernández y los miembros determinarán el resultado por su voto.

Massa aceptó las sesiones con el fin de mostrar neutralidad y ofreció la sala como un espacio donde todas las voces son escuchadas. A cambio, puso una condición: respeto de un lado a otro y viceversa.

“No queremos imponer tiempos en medio de una pandemia”, dijo a instancias de los representantes de la Campaña por el Aborto Legal, Seguro y Gratuito, que el año pasado presentaron por octava vez un proyecto de ley que aún tiene estatus parlamentario pero que no ha sido implementado. La legislatura se ocupará del proyecto de ley enviado por el ejecutivo, no del proyecto que está esperando en el Congreso. Las mujeres que representaban la campaña querían saber la fecha exacta en el Salón Delia Parodi, pero se fueron sin saberlo.

Como Presidente de la Cámara que será la fuente del nuevo debate que fracasó en el Senado hace dos años, el tigre pidió paciencia y confianza en la gestión del tiempo de Alberto Fernández. Insistió en que se trataba de una promesa electoral, que repitió en la Asamblea Legislativa en marzo y que reiteró cada vez que se le consultó sobre el tema. Y para aquellos que creen que el año parlamentario termina como el calendario indica el 30 de noviembre, confirmó un hecho publicado por este diario durante el fin de semana: habrá sesiones extraordinarias y no habrá interrupción del trabajo de los diputados.

Por parte de la Campaña, en la primera ronda participaron, entre otros, Julia Martino (una de las autoras del proyecto de ley que se volverá a presentar en 2019), Pamela Martín García, Yamila Picasso, Jenny Durán y la diputada Jimena López.

A las 3 de la tarde fue el turno de los representantes de las organizaciones que se oponen al proyecto de ley, el grupo Unidad Pro Vida, formado por hombres y mujeres de unas 150 organizaciones, en la misma sala que Delia Parodi.

En el primer caso, Massa estuvo acompañado por las diputadas “verdes” Mónica Macha (Nuevo Encuentro-Frente de Todos) y Silvia Lospennato (PRO), mientras que su propia esposa, la presidenta de AySA, Malena Galmarini, que se fue como activista feminista, estaba entre los invitados. Las tres mujeres llevaban bufandas verdes. A Macha y Lospennato se les confió la organización de una agenda “sororiana”.

A la cabeza de la mesa de la segunda sesión se encontraban dos parlamentarios con pañuelos azules en sus muñecas, Carmen Polledo (PRO) y Vanesa Massetini (Frente de Todos).

En ambas reuniones Massa repitió más o menos las mismas palabras: el proyecto de ley de aborto será llevado al Parlamento cuando el Presidente lo envíe. En una entrevista con el canal de noticias IP, el jefe de gabinete, Santiago Cafiero, explicó que el estado, los diputados y los senadores se han enfrentado a diversos problemas derivados de la pandemia en los últimos siete meses. “Siempre fue nuestra idea presentar el proyecto este año, pero hubo un acontecimiento extraordinario como la pandemia que causó estrés en el sector de la salud, y por lo tanto todo se frenó”, respondió.

Cafiero también reconoció que “la pandemia “requirió todo el esfuerzo de la administración pública”, aunque señaló que “todavía existe la posibilidad de enviarlos este año”, y señaló que el fin de las reuniones ordinarias es inminente. Sin embargo, no dio ninguna certeza ni fechas.

Por la tarde, Massa había pedido a los “Verdes” “confianza” y garantizó la continuidad de las reuniones. Incluso podría haber un escenario en el que el debate comience este año y continúe el próximo, aunque sea un año de elecciones. Así lo entendieron los que instaron a la ley. “El presidente es un hombre de palabra”, dijo varias veces el jefe del panel en nombre de Alberto Fernández.

Debido a la disociación social forzosa, el sector “celestial” omitió varias organizaciones del grupo Unidad Pro Vida, por lo que los diputados presentes acordaron llamar a los que no pudieron asistir para informarles de la reunión. Polledo, que es Vicepresidente de la Comisión de Salud en 2018, estaba más que satisfecho. “Se escuchó a todos los participantes y se habló de garantizar la serenidad”, dijo, aunque también señaló que Massa fue sincero y les dijo que “no hay sorpresas”, ya que el presidente había hablado del aborto voluntario “en la campaña y en marzo”. Macha, el presidente del Comité de la Mujer y la Diversidad, describió la primera reunión como “muy buena” y dijo: “Estamos trabajando en una estrategia común y tenemos el compromiso del Presidente. Nuestro objetivo no es el tratamiento en sí, sino ganarlo y convertirlo en ley.

Los cuatro diputados, dos “Azules” y dos “Verdes”, tenían la tarea de coordinar e informar a sus respectivos sectores. Aunque el proyecto no está en el Congreso, se preparó el terreno para el debate, en particular las condiciones para reducir el decibelio a la confrontación y acordar algunas reglas para futuros debates. Massa también sugirió que los dos sectores, que están profundamente separados y diferenciados, deberían formar un grupo de trabajo.

Cuatro comisiones se reunirán en sesión plenaria: Salud, Legislación Penal, Legislación General y Mujer y Diversidad. Los cuatro estarán presididos por representantes del Frente de Todos que ya han expresado su apoyo a la IVE. Son Pablo Yedlin, Cecilia Moreau, Carolina Gaillard y Mónica Macha. Las vicepresidencias se distribuyen: Yedlin es secundado por Carmen Polledo (PRO) y Gaillard por Marcela Campagnoli (Coalición Cívica), ambos están en contra del aborto. La vicepresidenta de Macha, por otro lado, es Silvia Lospennato (PRO), que hace dos años pertenecía al grupo de las “Sororas” que lograron media sanción en el Parlamento. La diputada de Moreau es Carla Carrizo de Evolución-UCR, una defensora de la extensión de los derechos.