Skip to content

El embajador argentino ante la OEA cambió su posición y ahora dice que las violaciones de los derechos humanos en Venezuela no pueden ser ignoradas

Carlos Raimundi había rechazado el martes el informe de la ONU que prueba la represión ilegal del régimen de Nicolás Maduro

El embajador argentino ante la OEA cambió su posición y ahora dice que las violaciones de los derechos humanos en Venezuela no pueden ser ignoradas

El embajador argentino ante la OEA cambió su posición y ahora dice que las violaciones de los derechos humanos en Venezuela no pueden ser ignoradas

El embajador de Argentina ante la Organización de Estados Americanos (OEA), Carlos Raimundi, cambió la posición de tras un polémico análisis del informe presentado por la Organización de las Naciones Unidas (ONU), en el que se afirma que “Venezuela ha sufrido un fuerte asedio del intervencionismo”, por lo que “hay una valoración sesgada de lo que son las violaciones de los derechos humanos en determinados países”.

Sus declaraciones fueron rechazadas por la oposición y provocaron la ira del presidente Alberto Fernández. Esta mañana Raimundi declaró: “Dijeron que rechacé el informe de (Michelle) Bachelet. Este informe no ha sido tratado. Se estaba elaborando otro informe. No tuve que rechazarlo, no tuve que hacerlo.

En referencia a sus observaciones, el embajador argentino dijo que ayer se reunió con la cancillería nacional “para que no haya dudas sobre la forma en que se expresó y así sucesivamente”. Ojalá tuviéramos un instrumento como la UNASUR hoy en día, tendríamos un contexto diferente. Pero tenemos el contexto que tenemos, por lo que la Argentina, además de todos los esfuerzos bilaterales que puede hacer para resolver la situación en Venezuela, acaba de unirse al Grupo de Contacto Internacional, porque nosotros tampoco podemos estar solos.

Sobre la situación en Venezuela, dijo: “Debemos confiar en otros espacios políticos que estén dispuestos a ayudar. Ahora hay un informe de Michelle Bachelet, que es un informe serio, un informe que incluso se ha producido en el territorio, y en el que se expresan importantes violaciones de los derechos humanos. Y Argentina no puede ignorar los hechos. Tampoco puede evitar estar extremadamente preocupado por ellos.

En una entrevista radiofónica realizada en Navarro 2023 (El Destape), añadió: “Debemos encontrar formas de salir de esta situación. Tenemos que encontrar soluciones negociadas que el gobierno venezolano ayudará a relajar la situación, superarla, resolverla a su manera. No a través de asedios, amenazas o el uso de la fuerza. Debemos crear más problemas con los cuellos de botella, con los bloqueos, con las sanciones contra su pueblo. Estoy tratando de encontrar maneras de salir. Y aquí es exactamente donde Argentina está tratando de encontrar maneras de salir de esta situación en el Grupo de Contacto – junto con otros países de América y la Unión Europea”.

“Creo que esta es la síntesis de la posición argentina. He discutido esto esta mañana con el Presidente a través de Eduardo Valdés. Y esto es lo que disuelve completamente cualquier proceso de presión”, concluye Raimundi.

Las declaraciones del ex diputado nacional se enmarcaron en el último informe del Alto Comisionado de las Naciones Unidas para los Derechos Humanos sobre las violaciones de los derechos humanos en Venezuela , sobre el cual cada país dará su opinión la próxima semana en Ginebra. Sus declaraciones representaron la posición de la Argentina sobre estas directrices, ya que Raimundi representa al país en la organización americana.

En las 21 páginas, el dictador Nicolás Maduro y sus ministros de defensa, Vladimir Padrino López, y el ministro del interior, Néstor Reverol, se destacan como figuras destacadas en los graves crímenes cometidos por las fuerzas de seguridad del país. El informe contiene amplia información “que demuestra que las autoridades estatales -tanto a nivel presidencial como ministerial- ejercieron el poder y la supervisión de las fuerzas de seguridad civiles y militares y las autoridades identificadas como los autores de las violaciones y los delitos documentados”.

“Hay que ver las dos caras de la moneda (en Venezuela) Lo que ha sufrido el bloqueo y las sanciones, así como las declaraciones que han sufrido los funcionarios por presuntas o probadas violaciones de los derechos humanos, depende del caso en cuestión”, dijo Raimundi el martes pasado en su discurso ante el Consejo Permanente de la OEA.

“Deberíamos mirar las condiciones de este contexto: Se crean las condiciones para que exista una situación de emergencia y sólo se culpa al gobierno, como si fuera el único responsable de esta situación de emergencia”, dijo.

Esta mañana, sin embargo, cambió esa posición: “La realidad es una cosa, y las operaciones de prensa son otra. Dicen cosas que no corresponden a la realidad.

El informe de la ONU identificó las nueve técnicas utilizadas por las fuerzas de Chávez para herir y humillar a los prisioneros políticos: golpizas severas, asfixia con sustancias tóxicas y agua, posturas estresantes, detención prolongada en condiciones duras, violencia sexual y de género (incluyendo desnudos forzados y violaciones), cortes y mutilaciones, choques eléctricos, uso de drogas para inducir confesiones y tortura psicológica.