Skip to content

El embajador de EE.UU. se comprometió con Felipe Solá a ayudar a desbloquear los procedimientos para que la vacuna de Pfizer entre en Argentina.

Además, Edward Prado dijo que el gobierno de Trump evaluará la apertura del biodiesel argentino al mercado norteamericano. También se mostró dispuesto a apoyar al país en las negociaciones de la deuda con el FMI. La preocupación por la crisis venezolana

El embajador de EE.UU. se comprometió con Felipe Solá a ayudar a desbloquear los procedimientos para que la vacuna de Pfizer entre en Argentina.

El embajador de EE.UU. se comprometió con Felipe Solá a ayudar a desbloquear los procedimientos para que la vacuna de Pfizer entre en Argentina.

Fue un almuerzo relajado. Se discutió todo y se abordaron todas las cuestiones de las relaciones bilaterales. Pero lo más destacado fue el compromiso de Estados Unidos de evaluar la apertura del biodiesel argentino al mercado norteamericano, el renovado apoyo de Washington a las negociaciones de Alberto Fernández en el FMI sobre la deuda, la posible inclusión de la vacuna COVID-19 en Argentina y la cooperación en la lucha contra la pandemia.

Todo esto estaba en la agenda del almuerzo que el Secretario de Estado, Felipe Solá, y el Embajador de los Estados Unidos, Edward Prado, asistieron en el Palacio del Bosque de la Residencia de los Estados Unidos en el corazón de Palermo al mediodía de hoy durante más de dos horas, con una revisión exhaustiva de la agenda bilateral.

El embajador Prado se mostró optimista sobre la posibilidad de acelerar los trámites legales que permitirán que la vacuna Pfizer desarrollada en los Estados Unidos entre en la Argentina. Según este diario del Departamento de Estado, también estaba dispuesto a renovar las demandas de la Argentina en Washington, ya que los Estados Unidos ponían obstáculos al biodiésel argentino. Al mismo tiempo, había una voluntad de apoyar a la Argentina en las negociaciones con el FMI.

En la evaluación del tema de la vacuna COVID-19 se analizaron las posibles demoras burocráticas en la importación, motivo principal de la reunión, ya que el Ministro de Salud de la nación, Ginés González García, presentó un panorama de la situación al Presidente Alberto Fernández en relación con las negociaciones con todos los laboratorios que producen la vacuna, incluyendo a Pfizer.

“Estamos comprometidos a mantener un vínculo maduro con los Estados Unidos basado en el respeto mutuo y la comunidad de valores que tradicionalmente caracterizan las relaciones entre los dos países”, dijo Solá después del almuerzo de trabajo con el Embajador Prado.

El Ministro de Relaciones Exteriores agradeció al Embajador Prado su compromiso de apoyar a la Argentina en sus negociaciones con el Fondo Monetario Internacional. De hecho, el gobierno de Donald Trump ya ha dado claras señales de que está marchando en esta dirección.

El Ministro de Relaciones Exteriores y el Embajador también hablaron del reciente lanzamiento del satélite SAOCOM 1B desde Cabo Cañaveral.

Solá abordó la necesidad de profundizar el trabajo conjunto, el intercambio y la cooperación ante la pandemia COVID-19. Señaló que esta profundización sería una continuación de las iniciativas ya desarrolladas por ambos países en los ámbitos de la salud, la educación y la ciencia y la tecnología, como indicó más tarde en un comunicado del Ministerio de Relaciones Exteriores.

Con respecto a Sacocom1B, el Ministro de Relaciones Exteriores subrayó que proporcionaría información útil, entre otras cosas, para la agricultura y la gestión de los desastres naturales.

Al mismo tiempo, Solá agradeció a la Argentina por haber sido seleccionada como uno de los lugares para los ensayos clínicos de la fase III de la vacuna desarrollada por Pfizer y BioNTech, que comenzó el estudio local con voluntarios argentinos en el Hospital Militar Central en agosto, coordinado por la Fundación Infante.

El Ministerio de Relaciones Exteriores informó de que se abordaban las oportunidades de promover la inversión y desarrollar los canales de diálogo existentes para facilitar el comercio. Solá expresó la intención de reactivar el mercado estadounidense de exportaciones de biodiésel, que representaba el 25% del valor total de las exportaciones de la Argentina a los Estados Unidos.

En este punto, los empleados de Solá afirman que Prado ha prometido al Secretario de Comercio norteamericano Wilbur Ross insistir en liberar el acceso del biodiésel argentino al mercado norteamericano, el cual ha estado parado por lo menos cuatro años. Solá dijo que los aranceles impuestos por Estados Unidos eran “muy altos e injustos” y que esto tenía un impacto muy negativo en el mercado local, que tiene un valor de más de 1.500 millones de dólares al año.

Por otra parte, el funcionario argentino, en un gesto de gratitud frente al Prado, destacó las donaciones de equipos de protección (barbijos N95, protección ocular, equipos para trabajadores de la salud) y la financiación de los equipos de pruebas por parte de los Estados Unidos.

La reunión, que tuvo lugar en la residencia de la Embajada de los Estados Unidos, contó con la participación, entre otros, del Jefe de Gabinete del Departamento de Estado, Guillermo Chávez, el Ministro de Relaciones Económicas, Jorge Neme, y el Secretario Político de la Embajada, Chris Andino, así como la Asesora Ministerial, Mary Kay Carlson.

De la Embajada de los Estados Unidos, dijeron en una breve declaración que el Embajador Prado expresó durante la reunión de trabajo el deseo de los Estados Unidos de apoyar la recuperación económica del país. En este sentido, se interesó por “conocer mejor los planes del gobierno argentino para promover el clima de negocios” y expresó la intención de coordinar, a través del programa América Crece, un programa de trabajo con el sector privado que apoyará a numerosos sectores productivos.

Al mismo tiempo, Prado y Solá plantearon cuestiones de cooperación a nivel bilateral y regional, como la preocupación por la situación humanitaria en Venezuela. Aunque este tema no fue comentado por la delegación argentina, el Embajador de los Estados Unidos destacó en una declaración que los Estados Unidos reflejaban la posición del Grupo de Contacto al que pertenece la Argentina con respecto al hecho de que las condiciones para la celebración de elecciones libres, transparentes y creíbles en Venezuela no se cumplen debido a la imposición del régimen de Nicolás Maduro.

Prado también compartió con Solá su preocupación por las violaciones de los derechos humanos y la importancia de apoyar la misión de las Naciones Unidas encabezada por Michelle Bachelet.

El tema de la crisis de Venezuela no quedó fuera de las conversaciones entre Prado y Solá, ya que el lunes se discutió en Ginebra el informe del Comité de Derechos Humanos de la ONU que denuncia las graves violaciones a los derechos humanos por parte del régimen de Nicolás Maduro, y todos los países deberían apoyar este informe.

En este contexto, es bien sabido que las relaciones entre Argentina y los Estados Unidos están bajo cierta tensión. En las últimas horas, Kevin O’Reilly, Subsecretario Adjunto para Asuntos del Hemisferio Occidental del Ministerio de Relaciones Exteriores, en , ha expresado las declaraciones del representante de Argentina, Carlos Raimundi, ante la Organización de Estados Americanos (OEA) en relación con Venezuela .

Ayer mismo, Kevin O’Reilly, Secretario Adjunto de Asuntos del Hemisferio Occidental del Departamento de Estado de los Estados Unidos, habló sobre las declaraciones de Raimundi.

En una reunión con periodistas y empresarios, el diplomático se refirió, entre otras cosas, a la crítica situación de Venezuela. Y fue allí donde calificó de “tristes” los comentarios del delegado del gobierno de Alberto Fernández, , quien había expresado que hay “una evaluación sesgada de lo que son las violaciones de los derechos humanos en ciertos países”.

El Ministerio de Asuntos Exteriores no quiso comentar esto después de la reunión con el Prado, pero se sabe que Alberto Fernández está muy enfadado por las declaraciones de Raimundi.