Skip to content

El ex secretario de Macri rechazó las acusaciones de espionaje, disoció al ex presidente y afirmó: “Estoy comiendo un garrón enorme”.

Darío Nieto ha dado una entrevista esta mañana, a través de Zoom, con críticas a la investigación y a las pruebas en su contra. Habló sobre la manipulación de su teléfono celular...

El ex secretario de Macri rechazó las acusaciones de espionaje, disoció al ex presidente y afirmó:

El ex secretario de Macri rechazó las acusaciones de espionaje, disoció al ex presidente y afirmó: "Estoy comiendo un garrón enorme".

Darío Nieto, el secretario privado del ex presidente Mauricio Macri, rechazó este martes la acusación de espionaje ilegal que se le imputaba en Lomas de Zamora, cuestionó las pruebas y pistas en su contra y se negó a responder a las preguntas. “Quiero deciros que Susana Martinengo nunca me dio ningún informe de inteligencia. Mauricio Macri nunca me pidió un informe de inteligencia. No conozco a ninguno de los espías en este caso y no sabía de los encuentros entre Susana Martinengo y los espías.

Nieto aprovechó la oportunidad para criticar a sus acusadores: Puso en duda la buena fe de los fiscales Cecilia Incardona y Santiago Eyherabide, a quienes ya había desafiado; cuestionó las filtraciones de sus datos que llegaron a ciertos medios de comunicación; negó que se encerrara en su coche para borrar los datos de su teléfono móvil y habló de la manipulación de su teléfono. “Obviamente alguien ha manipulado el teléfono móvil y está tratando de fabricar pruebas contra mí”, dijo.

Al final de la declaración, Nieto dijo: “Les pido a ustedes, que son la justicia, que sean justos e imparciales. Quiero que sepas que lo estoy pasando muy mal. Y que me coma un gran trozo porque no tengo nada que ver con ello.

Antes de la audiencia, el juez de Lomas de Zamora Juan Pablo Augé rechazó la demanda que había presentado en su contra. Lo que se le concedió fue la liberación de la prisión.

El caso abierto en Lomas de Zamora investiga si el AFI de Mauricio Macri espió a varias figuras públicas. La lista de demandantes fue abierta por Cristina Kirchner, pero también incluía a políticos del propio espacio político de Cambiemo como Horacio Rodríguez Larreta, María Eugenia Vidal, Emilio Monzó, Nicolás Massot, Diego Santilli y Waldo Wolff. Además, la causa indicaba que Hugo Moyano, Martín Irurzun y el periodista Hugo Alconada Mon también estaban bajo vigilancia.

En el mismo caso hay otras dos investigaciones activas: el espionaje a los prisioneros kirchneristas y la vigilancia de Cristina Kirchner en el Instituto Patria, que fue denunciada por la actual auditora de la AFI Cristina Caamaño y que procesó a los ex directores de la AFI, a un jefe de contrainteligencia y a un agente especial, Alan Ruiz.

La sospecha de Nieto en este caso provenía de la figura de Susana Martinengo, quien durante el gobierno de Mauricio Macri era responsable del área de documentación presidencial y tenía trato diario con tres espías de la AFI. Fue Cristina Kirchner quien reveló en el expediente que la visitarían en la Casa Rosada.

Cuando le tocó a Martinengo testificar, negó haber dado información sobre los espías a Nieto o a Macri. Ahora Nieto comenzó su primera investigación del caso. Por esta misma razón, a diferencia de los otros acusados, tuvo que dar sus datos personales primero. “Trabajo con el ex presidente Mauricio Macri”, confirmó tras dejar claro que actualmente no recibe ningún ingreso.

Después de que la declaración ya había comenzado y tras subir una carta en la que indicaba que no respondería a ninguna pregunta, Nieto dijo primero cuáles eran sus deberes mientras Macri gobernaba el país: su función como secretario privado y su nombramiento en febrero de 2017 como Subsecretario de Asuntos Presidenciales de la Presidencia de la Nación. En ese momento, dijo, Martinengo ya trabajaba como empleado en el departamento de documentación presidencial.

“Mi relación con Martinengo fue absolutamente profesional”, dijo. No se podía confiar en él, hablaba cada dos meses. Era uno de los 125 empleados. No sólo había una distancia jerárquica, sino también física, ya que su oficina estaba en otro piso de la Casa Rosada, añadió. En este sentido, la secretaria de Macri dijo que Martinengo nunca le dio un informe de inteligencia y que desconocía sus conexiones con los espías Leandro Araque, Facundo Melo y Jorge Saez, señaló Nieto por las pruebas de la destrucción de los mensajes de su teléfono celular.

“Siempre tuve buena fe en el juicio, pero no creo que lo mismo haya sucedido en el otro lado”, comenzó. Aunque solicité la ley, hubo dos pruebas con el celular, y no me dijeron nada. Se filtraron mensajes de mi celular a los medios oficiales. En ese caso, también hay un informe pericial que dice que el teléfono móvil fue manipulado”, se quejó.

El hecho es que, según él, el tercer informe pericial, cuando su experto estuvo en la escena, muestra que la policía federal extrajo información de un disco duro que no es el mismo que apareció más tarde. También destacó el mensaje de Silvia Majdalani, la ex número dos de la AFI, que apareció dos días después del secuestro de su teléfono móvil, cuando éste ya estaba en el tribunal. “¿Qué tan fortuita es esta manipulación con la acusada Silvia Majdalani Obviamente alguien manipuló el teléfono móvil e intentó fabricar pruebas contra mí. Admite un teléfono móvil manipulado como prueba válida”, protestó.

Nieto también rechazó los términos del veredicto del fiscal, que consideró un mensaje de despedida tras el fin del gobierno de Macrista como prueba de su relación con Martinengo y un mensaje pidiendo el nombre del abogado defensor de la mujer como prueba de su relación con Martinengo. Este mensaje”, explicó a los fiscales, “fue enviado mucho antes del asalto a su casa, porque el horario es universal.

Ella también leyó la transcripción de la declaración del oficial de policía de que él llevó a cabo su búsqueda, que, según ella, nunca dijo que se encerró en el coche o se negó a entregar su teléfono móvil, o utilizó el tiempo para borrar información, como se afirmó. “Lo siento si no puedo confiar en el sistema de justicia después de ver estas descaradas mentiras en papel”, dijo.

En conclusión, Nieto dijo que no consideraba este juicio como “imparcial y justo” y pidió permiso para subir su testimonio a las redes sociales. Dijo que esperaba “deshacerse pronto de estas mentiras de las que se me acusa”.

El miércoles y el jueves los pedidos de zoom de Gustavo Arribas y Silvia Majdalani están en la agenda. Esto concluye la ronda de investigación, que involucró a unos veinte espías. El juez podrá decidir si ordena un procesamiento penal. La fiscalía entendió que era una asociación ilegal que realizaba espionaje político desde la AFI.