Skip to content

El fiscal Stornelli apeló el rechazo judicial de su solicitud de suspender la creación del observatorio kirchnerista NODIO

En su opinión, comparó la decisión del Defensor del Pueblo con la dictadura militar que comenzó en 1976, en la que se aplicó una censura previa para evitar la publicación de notas contra el régimen autoritario

El fiscal Stornelli apeló el rechazo judicial de su solicitud de suspender la creación del observatorio kirchnerista NODIO

El fiscal Stornelli apeló el rechazo judicial de su solicitud de suspender la creación del observatorio kirchnerista NODIO

El fiscal Carlos Stornelli apeló la decisión de la jueza federal María Eugenia Capuchetti, quien la semana pasada rechazó una solicitud de medida cautelar para impedir el funcionamiento de “NODIO, el Observatorio de Desinformación y Violencia Simbólica” fundado por Miriam Lewin, jefa de la Defensoría Pública.

El juicio iniciado por Stornelli, en el que solicitó que se investigara a Lewin, comenzó con una denuncia de los diputados Juntos por el Cambio Waldo Wolff, Fernando Iglesias, Graciela Ocaña y otros, quienes entendieron que NODIO violaba el derecho a la libertad de expresión consagrado en la Constitución Nacional.

Stornelli había solicitado la medida cautelar y la investigación de Lewin cuando promovió la investigación porque creía que al fundar NODIO, el funcionario eclesiástico había cometido los delitos de atentado a la libertad de prensa y abuso de autoridad o incumplimiento de los deberes de un funcionario público. En la presentación de NODIO se dijo: “Trabajaremos en la detección, verificación, identificación y desmantelamiento de las estrategias argumentales de los mensajes maliciosos y en la identificación de sus operaciones de difusión”. Se explicó que esta estrategia se basará en directrices internacionales que se aplicarán para identificar los mensajes falsos que afectan al público.

Cuando rechazó la solicitud de los Capuchinos Precautorios, había dicho: “El Informe del Fiscal, aparte de la redacción general y de apelar a normas de diferente jerarquía, no verifica de qué manera concreta la creación del organismo interferiría con el derecho a la libertad de expresión protegido por la Constitución Nacional, ni ha tratado de probar la ilegalidad o la arbitrariedad manifiesta en la creación del mencionado Observatorio”.

El fiscal Stornelli, en el informe que aceptó Infoboa, citó sentencias de la Corte Suprema de la Nación y de la Cámara Federal sobre la libertad de expresión para apoyar su moción. Y también analizó la ley puesta en vigor por la oficina del defensor público. Y a partir de ahí, insistió con sus argumentos

El fiscal dijo: “Repito, Juez, hay una seria y posible amenaza a las libertades individuales. Estamos discutiendo temas tan obvios como la naturaleza de los derechos fundamentales, los mismos temas que inspiraron a los fundadores de este país y a tantas otras naciones libres. No se trata de ignorar en modo alguno lo perjudicial que es la información falsa y las operaciones que suelen generarse a su alrededor. Se trata de preservar la libertad; el libre ejercicio del derecho de todo ser humano a investigar, buscar, recibir y difundir información, opiniones e ideas sin censura, en el marco del respeto del estado de derecho democrático y de los derechos humanos”.

El hecho es que la Juez Capuchetti, en su decisión contra la moción de Stornelli, había señalado lo que está sucediendo en el mundo a la desinformación. “Hoy en día, una de las principales preocupaciones de los gobiernos de todo el mundo y de las organizaciones internacionales es que se lleven a cabo acciones deliberadas de desinformación a través de los medios digitales, especialmente en época de elecciones”, dijo. Citó la “Declaración Conjunta sobre la Libertad de Opinión y Elección en la Era Digital” del Relator Especial de las Naciones Unidas sobre la Libertad de Opinión y Expresión, el Representante para la Libertad de los Medios de Comunicación de la Organización para la Seguridad y la Cooperación en Europa (OSCE) y el Relator Especial sobre la Libertad de Opinión de la Organización de Estados Americanos (OEA), donde denunciaron “la desinformación deliberada y la desinformación o manipulación difundida con la intención de causar daño” y “cierta preocupación por el abuso de las redes sociales”

Stornelli no sólo proporcionó una base legal para su apelación, sino que también comparó lo que NODIO pretende hacer con el régimen de Franco y la dictadura de Jorge Videla. En su opinión, nombró al represor Ramón Camps, quien, como hombre del ejército durante la dictadura, dirigió la policía de Buenos Aires y fue condenado por crímenes contra la humanidad porque fue uno de los más agudos represores de esos años. “No habríamos aprendido nada de la historia si hubiéramos permitido el desarrollo de herramientas que no harían nada más que traer de vuelta los recuerdos de viejos y olvidados aparatos para controlar las ideas y su libre expresión. En este punto, en ningún estado que se llame democrático se permitiría legitimar nada que se parezca al NO de Franco o cualquier otra acción que pueda recordar a la Falange en este sentido; o aún más popularmente, cualquier cosa que pueda parecerse a cualquier progreso en el “estudio” de los contenidos periodísticos, como lo hizo hace décadas el represor Ramón Camps”, concluyó Stornelli.

La decisión sobre la pertinencia o no de la medida cautelar la toma la Cámara Federal de Buenos Aires, que actualmente sólo tiene dos jueces: Martin Irurzun y Mariano Llorens.