Skip to content

El Gobierno aseguró que la Corte “está arriesgando su prestigio” con el per saltum de los jueces desplazados

El Jefe de Gabinete, Santiago Cafiero, fue el primer representante del Poder Ejecutivo en hablar en público sobre la decisión del más alto tribunal de analizar la demanda de los jueces que investigaban a CFK y fueron transferidos

El Gobierno aseguró que la Corte

El Gobierno aseguró que la Corte "está arriesgando su prestigio" con el per saltum de los jueces desplazados

En una nueva señal a la Corte Suprema para que levante la suspensión del traslado de los tres jueces de instrucción de la vicepresidenta Cristina Kirchner de la Casa Rosada, el Jefe de Gabinete, Santiago Cafiero, subrayó hoy que el gobierno quiere saber “si el tribunal se atendrá a la ley o si actuará de acuerdo con el clima político”.

“El prestigio de la Corte Suprema está en juego”, dijo el Jefe de Gabinete.

Las definiciones ofrecidas por Cafiero en la Casa Rosada resultan ser una nueva expresión de las grandes expectativas del gobierno después de que la Corte declaró unánimemente “admisibles” las apelaciones “per saltum” presentadas por los jueces federales Pablo Bertuzzi, Leopoldo Bruglia y Germán Castelli , una decisión que suspende sus traslados hasta que el más alto tribunal decida el procedimiento por el cual los jueces deben regresar a sus tribunales de origen.

“Esperamos que la Corte actúe de acuerdo con la Constitución Nacional”, dijo Cafiero, añadiendo: “El Presidente Alberto Fernández siempre se refirió a la independencia de los poderes y al respeto institucional. Aquí el gobierno actuó de acuerdo con la constitución nacional, el Senado también actuó de acuerdo con la constitución y el Consejo de Magistrados también actuó de acuerdo con la constitución nacional. Todo lo que queda ahora es que el Tribunal de Justicia actúe de acuerdo con la Constitución. Argentina está esperando esto. Eso es lo que propone la Constitución’, dijo.

Inmediatamente, el Primer Ministro envió una señal elíptica a los miembros de la Corte de Justicia, quienes deben definir, en el fondo, los traslados de los jueces que investigan a Cristina Kirchner. “El prestigio de la justicia está en juego aquí. Si el Tribunal se atendrá a la ley o actuará de acuerdo con el clima político. Eso es lo que está en juego”, dijo Cafiero.

El Jefe de Gabinete admitió que en la Casa Rosada “siguen de cerca todo lo que sucede en el sistema de justicia” y tienen mucha curiosidad por ver qué decidirá la Corte sobre esta controversia en los próximos días.

Por otra parte, en relación con la situación del fiscal Carlos Stornelli, Cafiero destacó que “el hecho de que un fiscal se haya rebelado durante tanto tiempo no parece tener importancia institucional” y concluyó que “somos un gobierno que, cuando asumió el cargo el 10 de diciembre y cuando abrió sus sesiones, hizo hincapié en la independencia de los poderes y el respeto institucional”.

Como pudo saber este diario, la cuestión de la definición de la Corte de Justicia es uno de los principales asuntos que el Presidente Alberto Fernández y su gabinete han estado tratando en los últimos días. También ha sido el centro de las conversaciones reservadas que el Jefe de Estado tuvo con Cristina Kirchner.

Hasta ahora, la Casa Rosada asegura que aún no hay una estrategia clara en cuanto a la actitud que el gobierno tomará cuando la corte finalmente respalde a los jueces en el tema sustantivo y rechace todo lo que el Consejo de la Magistratura y el Senado han hecho. Nadie se ha atrevido todavía a atreverse a responder.

“La investigación del futuro es imposible. Esperemos el tratamiento y la solución del Tribunal. Entonces ya veremos, dijo un amigo cercano del Jefe del Estado Mayor.

El martes pasado, la Corte adoptó una resolución firmada por los ministros de la Corte Suprema, Juan Maqueda, Elena Highton, Ricardo Lorenzetti, Horacio Rosatti y el Presidente de la Corte Suprema, Carlos Rosenkrantz, que lo hizo por sus propios motivos.

De esta manera, los cuatro miembros de la mayoría del Tribunal Supremo firmaron el mismo voto y el Presidente del Tribunal, Carlos Rosenkrantz, firmó su voto, lo que también dio lugar a la apertura de la apelación extraordinaria.

El proceso fue suspendido. En la misma resolución, se informó a la Junta de Gobernadores de la Magistratura de que no se le permitía hacer ningún cambio y/o nombramiento de jueces hasta que el Tribunal de Primera Instancia se hubiera pronunciado sobre el fondo del asunto, al tiempo que se le daba un plazo de 48 horas para remitir el expediente completo.

Así, el Tribunal de Primera Instancia se pronunció sobre la admisibilidad del recurso pero no sobre el fondo, ya que la sentencia sólo debe dictarse después de que el Consejo de la Magistratura haya respondido. Como el Tribunal Supremo ha acortado los plazos y ha decretado días y horas de descanso, es probable que la decisión sobre el caso se tome muy rápidamente.

Mientras tanto, los jueces permanecen de licencia porque lo han solicitado. Se mantiene la mayoría estable en el Tribunal Supremo y los jueces que lo firmaron han redactado un voto conjunto para demostrar que esta mayoría se mantiene en el Tribunal, como lo ha sido durante los últimos 15 años. Esta mayoría también se ha basado siempre en los precedentes, que también se han citado en esta ocasión, a fin de garantizar la previsibilidad de la interpretación, de modo que las normas sean claras.

Esta mayoría fue lograda por Ricardo Lorenzetti, el ex jefe del panel que reivindicó el papel articulador que el actual Presidente de los Jueces y Fiscales, Rosenkrantz, aún no ha podido desempeñar, por lo que finalmente formuló su propia voz.