Skip to content

El gobierno de Axel Kicillof lleva a cabo el último censo en la toma de Guernica, pero los grupos de izquierda se resisten al desalojo

Andrés "Cuervo" Larroque, Ministro de Desarrollo Comunitario de Buenos Aires, junto con organizaciones de derechos humanos, realizó el recuento de las familias a petición de los delegados de los ocupantes. Es la última instancia. El tribunal debe decidir el día de la operación, no se solicitará ninguna otra prórroga

El gobierno de Axel Kicillof lleva a cabo el último censo en la toma de Guernica, pero los grupos de izquierda se resisten al desalojo

El gobierno de Axel Kicillof lleva a cabo el último censo en la toma de Guernica, pero los grupos de izquierda se resisten al desalojo

En un último intento por evitar el desalojo forzoso, el gobierno de Axel Kicillof ha comenzado hoy a realizar el censo solicitado por los delegados de los cuatro barrios que componen la toma de Guernica: 20 de Julio, La Unión, San Martín y La Lucha. El Ministro de Desarrollo Municipal de la provincia, Andrés “Cuervo” Larroque, ya había ejercido una coacción similar, pero los partidos de izquierda y las organizaciones sociales que lideraron la usurpación de 100 hectáreas le impidieron completarla. Ya se ha advertido a las autoridades que el núcleo duro de la toma del poder, compuesto por el Polo Obrero, el Frente de Organizaciones en Lucha (FOL), el Movimiento Socialista de Trabajadores (MST), los Libres del Sur y el Arroyo Darío Santillán, entre otros, no se irá y se opondrá al desalojo ya ordenado por el juez Martín Miguel Rizzo.

La fecha límite es el 30 de octubre y no se solicita ninguna otra prórroga. Sergio Berni, el ministro de seguridad de Buenos Aires, ya ha advertido que los más de 4.000 soldados que necesita para la mega operación “start” estarán listos el 26.

De todos modos, el tiempo se está acabando. Kicillof ya ha anunciado que la policía y el ministerio de seguridad serán “auxiliares de la justicia”. El sábado, una reunión de la mesa de diálogo tuvo lugar en el ayuntamiento del Presidente Perón. Allí ofrecieron 7,5 hectáreas de terreno para construir y tres refugios o instalaciones de tránsito hasta obtener las parcelas definitivas; una para mujeres con hijos, otra para hombres solteros y la última para familias numerosas.

También subsidios de 50.000 pesos para mejorar las condiciones de superpoblación en las casas modestas de las que muchas familias han sido usurpadas, o subsidios de 15.000 pesos para el alquiler hasta que se llegue a una solución definitiva. Según este diario, “647 personas o familias ya han llegado a una solución amistosa con el Ministerio de Desarrollo Comunitario.

La decisión es hacer todo lo posible para evitar la confrontación, como ya ha sucedido, pero no se acepta que la decisión continúe.

El mismo sábado y también el domingo, se celebraron reuniones en los cuatro barrios de la ciudad, donde todas las propuestas fueron totalmente rechazadas. Los delegados de la OP y la FOL tomaron la delantera. Lo hicieron con el mismo espíritu que los propios delegados y Eduardo Belliboni, uno de los líderes del Polo Obrero, que forma parte del Partido Obrero y del Frente de Izquierda, explicó a este diario: “Rechazamos la propuesta del gobierno por insuficiente. 78 lotes para 1.300 familias es una propuesta que ni siquiera se acerca a la racionalidad. Exigimos que se amplíe el rango de los lotes. Sólo eso pondrá en marcha el conflicto. Si no, resistiremos la expulsión que llevará Berni y que podría convertirse en un desastre.

Mientras tanto, un alto funcionario de Kicillof este diario advirtió: “Polo Obrero está jugando un juego muy malo en el conflicto. Con descaradas mentiras trata de romper los acuerdos con las familias.

Se refería a un artículo que apareció el fin de semana, en medio de las negociaciones, en una publicación vinculada al Partido Laborista (PTS) y titulado: “Larroque en Guernica separaría a los niños de sus padres en diferentes paraísos”. “El temor a ser separados de sus padres está presente entre los niños que se resisten a la confiscación con sus familias”, subraya el artículo.

Esta posibilidad nunca existió.

A pesar de esta beligerancia, Larroque es optimista y predice que llevará los progresos realizados hasta ahora al juzgado de Rizzo el jueves. Demostrará que, en sus propias palabras, “el 80 por ciento de la gente de la toma de posesión ya ha acordado con el gobierno una solución pacífica y mejoras en su entorno de vida” y que las 200 o más familias o personas que quedan -como mostrará el censo- y que son apoyadas por los partidos y organizaciones de la izquierda tendrán que ser desplazadas por la fuerza.

Berni cree que líderes como Belliboni o Claudio Dellacarbonara del Partido de los Trabajadores, que también está presente sobre el terreno, que está articulando medidas con el Polo Obrero, están haciendo política con la resistencia y que “su tarea es buscar el conflicto”, como lo expresó uno de sus colaboradores cercanos a estos medios.

Por esta razón, la operación que se pondrá a disposición de Berni promete ser impresionante y la de mayor compromiso de desalojo. Tratará de “disuadir” a los usurpadores con la presencia de cuatro mil policías, caballos, cuatrimotos, helicópteros, furgonetas e incluso grupos especiales como los Escuadrones de Bombas y Halcón. Cuando este diario publicó los detalles de la operación, el gobernador salió a apoyarlos ante algunas críticas.

En diálogo con estos medios, Larroque dijo que estaba “muy contento” con el “despliegue de la operación de censo” y evaluó que las tareas podrían extenderse hasta mañana.

En algunos barrios, hubo breves conversaciones con funcionarios a los que se les dijo que “nos están ofreciendo algunos platos y algo de dinero”; pero nada pasó a partir de ahí. “No cederemos a la provocación armada del exterior. Las familias de la toma del poder conocen la verdad de nuestras propuestas y sabemos que los grupos más radicales no aceptarán nada porque sólo quieren la confrontación”, dijo a este diario un funcionario del Juzgado Kicillof, que también estuvo hoy con el presidente Perón.

“El censo se realizará con la participación de todos de manera tranquila y pacífica”, confirma María del Rosario Fernández, abogada miembro del Colegio de Abogados de Argentina, que representa a varios de los acusados por usurpación en el caso dirigido por el juez Rizzo. Este grupo incluye a Eduardo Soarez y al ex montonero Roberto Perdía, entre otros.

Fernández confirmó que los representantes del Centro de Estudios Legales y Sociales (CELS) y del Servicio de Paz y Justicia (SERPAJ) “actúan como observadores”.

Esta es la última acción del gobierno de Kicillof, que intenta conciliar un éxodo pacífico de la tierra usurpada de Guernica con el mayor número de familias. Los que no se vayan, los que no estén de acuerdo con las condiciones de las mejoras de la vivienda e incluso con el terreno ofrecido por la provincia tendrán que hacerlo por la fuerza. Esta es una decisión que ya ha sido tomada, aunque en realidad nadie quiere llegar tan lejos, ni los funcionarios ni el Ministerio de Justicia. Pero las cartas ya han sido jugadas.