Skip to content

El Gobierno de Uruguay está analizando la reapertura del turismo a los extranjeros y permitiría la entrada en coche desde Argentina

La iniciativa dependerá de "la evolución de la situación epidemiológica en el país y en la región", explicaron las autoridades locales

El Gobierno de Uruguay está analizando la reapertura del turismo a los extranjeros y permitiría la entrada en coche desde Argentina

El Gobierno de Uruguay está analizando la reapertura del turismo a los extranjeros y permitiría la entrada en coche desde Argentina

En medio de una apertura gradual de los sectores gracias al bajo número de personas infectadas con el coronavirus, el gobierno uruguayo está analizando la posibilidad de reabrir el turismo a los extranjeros y posiblemente incluso permitirles entrar al país en coche desde Argentina.

Así lo declaró el Ministro de Turismo de Uruguay, Germán Cardoso, quien dijo que se reunirá con el Presidente Luis Lacalle Pou en los próximos días para discutir esta idea y avanzar con un plan concreto para “la próxima temporada alta de sol y playa”.

A través de su oficina de prensa, el funcionario de la agencia Télam dijo que también planteará al presidente la posibilidad de permitir que los visitantes brasileños y argentinos que llegan a Uruguay -que en 2019 fueron más de 2,2 millones de personas y gastaron más de 1.250 millones de dólares estadounidenses- ingresen a la zona en sus propios vehículos, lo que actualmente no está permitido.

“Analizaremos la evolución de la situación epidemiológica en el país y en la región, pero tenemos la intención de comenzar en octubre con el análisis de la concreción de la próxima temporada alta de sol y playa y la autorización para recibir a los turistas extranjeros, respetando siempre los protocolos”, dijo Cardoso.

El país vecino, que permite el turismo interno desde julio del año pasado, sólo permite la entrada de residentes que regresan del extranjero y de extranjeros que tienen un domicilio fiscal o una actividad económico-industrial en su territorio.

Debido a su estado de salud, es el único estado que recibe dos vuelos directos a la semana desde Europa y se le permite enviar turistas a, entre otras, las regiones de la llamada zona Schengen (gran parte del Viejo Continente), Israel y Costa Rica.

Sin embargo, las personas que ingresan al Uruguay deben tener un certificado de hisopado negativo, que puede ser tomado no más de 72 horas antes del arribo, y deben someterse a una cuarentena de siete días antes de que se les permita viajar por el país.

En este contexto, Cardoso recordó que el gobierno de Lacalle Pou “hace dos semanas” comenzó a “analizar la reapertura del turismo con Europa”, aunque dejó claro que aún no había una “fecha concreta” para ello.

A la espera de la concreción del decreto que posibilite esta actividad, ya se ha previsto que las condiciones para quienes ingresen al país en algunas de las excepciones al cierre general de fronteras previstas sean las mismas que hoy: pruebas previas al vuelo y una cuarentena obligatoria de 7 días hasta que se realice una segunda prueba en Uruguay.

Existe, sin embargo, una iniciativa propuesta por la Asociación Uruguaya de Agencias de Viajes (Audavi) para evitar que los visitantes de la Unión Europea (UE) tengan que observar la semana de encierro: se trata de una “cuarentena temprana supervisada paraclínicamente”.

La idea es que estas personas tendrán que hacer ambas cosas, pero el período de prohibición se eliminará por completo o se reducirá a 48 horas, ya que este requisito “dificulta la venta del producto”.

“La actividad turística es fundamental, pero las decisiones finales siempre dependen de lo que caracteriza a las autoridades sanitarias, porque lo más importante es poder mantener el éxito que estamos logrando en la lucha contra el coronavirus”, añadió.

En otro comentario, el Ministro subrayó que “el retorno del turismo interno está ayudando a reactivar el sector hotelero, donde lo único que queda es poner en marcha las instalaciones de cinco cadenas internacionales, que dependen en gran medida del turismo extranjero”.

“Los protocolos están funcionando bien y esto se ha demostrado en las termas de Salto y Paysandú, que estaban trabajando al límite de su capacidad permitida, que es el 50% de la capacidad normal, sin que se haya registrado un caso de Covid-19”, concluyó.