Skip to content

El gobierno pretende disminuir la tensión por los desalojos y activa un fondo fiduciario para urbanizar los barrios populares

El Ministro de Desarrollo Social Daniel Arroyo confirmó que reabrirá el Renabap, el registro oficial de barrios marginales, y creará un fondo diferido para gestionar los recursos para la integración urbana

El gobierno pretende disminuir la tensión por los desalojos y activa un fondo fiduciario para urbanizar los barrios populares

El gobierno pretende disminuir la tensión por los desalojos y activa un fondo fiduciario para urbanizar los barrios populares

días antes del desalojo en Guernica, el Ministerio de Desarrollo Social Daniel Arroyo acelerará la urbanización de los barrios populares. Habrá dos avances concretos: En primer lugar, se creará finalmente el Fideicomiso para gestionar los fondos asignados a la integración urbana. Por otro lado, se reabrirá el Registro Nacional de Barrios Populares (Renabap), un gesto político hacia los movimientos sociales descontentos con el operativo policial definido por el gobierno de Buenos Aires bajo Axel Kicillof.

El Renabap es el informe oficial que recoge información sobre los barrios marginales de todo el país hasta el 31 de diciembre de 2016. Según este registro, se han contabilizado casi cuatro millones de personas en 4.416 barrios donde hay hacinamiento y falta de acceso a servicios públicos como la electricidad, el agua y el saneamiento. Sin embargo, esta cifra está sobreestimada: Se han creado más asentamientos en los últimos tres años, por lo que el gobierno tratará de hacerlos oficiales.

“Estamos abriendo el Renabap para registrar los nuevos distritos”, dijo el Ministro de Desarrollo Social a los periodistas. La actualización de este registro fue una antigua denuncia de las organizaciones sociales y de la Secretaría de Integración Socio-Urbana (SISU), que está a cargo de la Gerente de Área de La Cava, Fernanda Miño, quien es la responsable de la aplicación de Renabap y por lo tanto del trabajo de urbanización en los barrios populares.

La inclusión de nuevos barrios en el Renabap es de crucial importancia, ya que los apartamentos incluidos en este registro no podrán ser desocupados por un período de cuatro años, de acuerdo con la Ley 27.453, aprobada en 2018. El ministro Daniel Arroyo explicó que sólo se incluirán los barrios donde hubo una apropiación de tierras “consolidada”, con casas construidas con materiales, por lo que descartó que se añadan los asentamientos construidos en 2020.

Un caso testigo sobre el problema tuvo lugar el martes en el distrito de “Stone” , en Escobar, Buenos Aires. La apropiación de la tierra había tenido lugar hace un año y ya tenía edificios materiales. Sin embargo, el gobierno de Buenos Aires desalojó a las familias a petición del juez de fianzas nº 3 de Escobar, Luciano Marino. Las personas afectadas dejaron claro que habían comprado la tierra de “buena fe” y que eran el objetivo de un fraude.

Fernanda Miño, jefa del SISU, se había quejado de los retrasos en la actualización de Renabap. “Estas personas deben ser protegidas y formar parte de un nuevo registro, porque son las que más sufren”, dijo en una nota a este diario . En ese momento, su secretaría estaba bajo la responsabilidad del Ministerio de Hábitat y Vivienda de María Eugenia Bielsa. En medio de las críticas internas por la falta de progreso, con una tasa de ejecución presupuestaria del 16,7%, fue transferido hace un mes el SISU a Desarrollo Social .

“Tenemos 46 barrios en proceso de urbanización, aspiramos a 440 por año”, dijo el ministro Daniel Arroyo. “Tendremos tres tipos de intervención: urbanización, como la apertura de carreteras, agua, alcantarillado y electricidad; el espacio público, como la creación de pequeñas plazas; y las mejoras de la vivienda, como los núcleos húmedos, la tierra material o el pie en la parte posterior. Por último, el acceso a la tierra con servicios básicos en los que se pueden construir casas y no al revés”.

El mes pasado los pequeños trabajos en los distritos de emergencia se llevaron a cabo con los recursos propios de la zona. La innovación consiste ahora en la activación del Fondo de Integración Social Urbana (FISU), regulado también por la Ley 27.453, cuya gestión estará a cargo de la Secretaría que dirige Miño, la Agencia de Gestión de Activos del Estado (AABE) y la participación de un tercer actor, el Banco de Inversiones y Comercio Exterior (BICE).

“Si todo va bien, la resolución del fideicomiso se firmará la semana que viene”, confirmó Arroyo.

Los fondos para financiar la urbanización de los barrios populares tienen dos fuentes principales: el presupuesto del Estado y los 8.000 millones de pesos del impuesto PAIS, que se recaudarán comprando dólares. Una tercera fuente de ingresos provendría de la contribución extraordinaria a las grandes fortunas, si la ley es sancionada en el Congreso.

Los criterios de selección de las prioridades en los distritos populares son revisados por los gobernadores a través del Consejo Federal de Desarrollo Social (Cofedeso). Esta tarea se ha retrasado por la pandemia desde el gobierno de Bielsa. De los 4.416 barrios registrados en Renabap, sólo se ha empezado a trabajar en 46 asentamientos, es decir, el 1%. Con el nuevo impulso, la obra podría llegar a 100 barrios a finales de año.

El desplazamiento en Guernica causó un profundo malestar en los movimientos sociales, que no pudieron ocultar su rabia por la operación llevada a cabo por el Ministro de Seguridad, Sergio Berni. Incluso en había parlamentarios y funcionarios del gobierno que despotricaban sobre las escenas de violencia.

“Nadie en el ámbito nacional y popular puede estar orgulloso de estas imágenes de represión en la miseria”, dijo Fernanda Miño en su cuenta personal de Twitter. “Daremos todo para hacer realidad estas necesarias y profundas soluciones. No participaremos en otras respuestas, tenemos clara nuestra misión”, desafió.

La urbanización de las villas es de interés para las organizaciones sociales. En septiembre, el Ministerio de Desarrollo Social activó medidas territoriales como el desarrollo y la creación de 800 jardines comunitarios para grupos de población vulnerables. Hoy se ha incluido en el orden del día la primera presentación de la red de infraestructuras de atención, junto con el Presidente Alberto Fernández y los Ministros de Infraestructura, Gabriel Katopodis y de Mujeres, Género y Diversidad, Elizabeth Gómez Alcorta.

Este tipo de acción no sólo puede satisfacer la demanda de vivienda y cuidados -demanda que sienten los grupos que integran la Unión de Trabajadores de la Economía Nacional (UTEP)- sino también crear una fuente de empleo para quienes se encuentran en el ámbito de programas como el Potenciar Trabajo, que tiene como objetivo llegar a 500.000 beneficiarios. Según estimaciones oficiales, el 25% de las cooperativas trabajan en proyectos de construcción de pequeña escala, como en los barrios de Renabap.

este diario preguntó al Ministro de Desarrollo Social si el desalojo de las tomas de posesión no estaba en conflicto con la política de urbanización de los barrios populares. “Tenemos que hablar, hablar, hablar, hablar, hablar. Los movimientos sociales son parte de la solución, hablamos con todos. Hay muchas personas desesperadas cuyos ingresos se han visto reducidos y cuyas vidas se han visto dificultadas por la falta de vivienda, trabajo y COVID. Mi tarea es lograr dos cambios”, concluyó Daniel Arroyo.