Skip to content

El intendente de Escobar denunciará a un famoso youtuber que organizó una fiesta clandestina con más de 100 personas en medio de la cuarentena

Ariel Sujarchuk irá a la corte este martes para iniciar acciones legales contra la influencia de Yao Cabrera, la administración del barrio cerrado de San Marco y la compañía de seguridad que vigila el lugar. Considera a las tres partes cómplices de haber violado el aislamiento

El intendente de Escobar denunciará a un famoso youtuber que organizó una fiesta clandestina con más de 100 personas en medio de la cuarentena

El intendente de Escobar denunciará a un famoso youtuber que organizó una fiesta clandestina con más de 100 personas en medio de la cuarentena

El famoso adolescente uruguayo Yao Cabrera fue protagonista de un escándalo en un barrio cerrado de Escobar, después de organizar una fiesta con más de 100 personas en su casa del barrio San Marco de Ingeniero Maschwitz. Después del evento, y en vista de la denuncia de los vecinos, la autoridad municipal responsable de Ariel Sujarchuk cometió un delito y cerró la mansión donde se celebraba la fiesta.

La reacción de Youtuber fue inmediata. Decidió usar las redes sociales para enviar una especie de mensaje virtual al intendente del Frente de Todos. Algo similar había sucedido con los vecinos que lo habían denunciado en los últimos meses cuando se repitieron las fiestas y el comportamiento inapropiado del joven de 23 años. En el caso concreto de los vecinos, subió sus números de teléfono a sus redes sociales para que sus seguidores los acosaran.

En un diálogo con este diario, Sujarchuk supuso que denunciaría a Cabrera, a la administración de la Comunidad Cerrada (grupo Eidico) y a la empresa de seguridad que vigila el sitio en el tribunal. Para el jefe de la comunidad, hay una tolerancia entre las tres partes, por lo que este tipo de celebración se celebró en esta casa durante los meses de cuarentena. No es la primera vez que el joven fue denunciado por los vecinos, pero esta vez era obvio cuánta gente había en la casa.

“En un alto grado de irresponsabilidad, hay colusión entre la empresa de seguridad, la administración y este joven”, explicó el intendente. Añadió que el joven había sido denunciado repetidamente por “violar los códigos de convivencia, hacer ruidos molestos y romper el aislamiento”.

Los vecinos estaban tan hartos que amenazaron con destruir su casa con palos o hachas. El ayuntamiento trató de calmarlos para que la situación no se agravara. Pero el clima interior es absolutamente tenso y la tolerancia de los vecinos ha llegado a un límite.

“Sé que este chico se gana la vida con mucho alboroto, que es su manera de establecerse. No me meto con su juventud o su forma de establecerse. Pero los adultos tenemos que tratar con responsabilidad a los jóvenes y especialmente a los que tenemos responsabilidades”, dijo el intendente, quien también “pidió a los adultos que rodean a este joven y a sus abogados que reflexionen sobre ello”.

Sujarchuk dijo que “todo tiene un límite” y que en la villa que fue cerrada, “había un negocio que ponía en peligro la salud de los vecinos y la coexistencia de un vecindario”. En este sentido, describió el negocio que dirige Cabrera como influyente en las redes sociales, ya que el joven graba cada una de sus actividades para mostrarlas a los miles de seguidores que tiene.

Cabrera y los jóvenes que asistieron a la fiesta violaron el aislamiento obligatorio que aún rige en el AMBA, por lo que la mansión fue cerrada. En un video, Youtuber llama a sus partidarios a atacar al intendente de Escobar en las cadenas de televisión y advierte que no dejarán entrar comida en su casa.

Sujarchuk presionó para su liberación con vigor. “Este personaje inescrupuloso, impune y mentiroso tergiversa los hechos diciendo que no puede entrar para tomar comida o comidas. Esto es una mentira. La casa está cerrada a las fiestas secretas, una clara violación del aislamiento preventivo”, dijo.

“Finge la solidaridad pública y cambia la realidad sin medir las consecuencias del comportamiento violento, insultante, abusivo y engañoso. La juventud de sus seguidores no concede impunidad: el acoso es un delito del que somos responsables los adultos”, declaró.

El joven se instaló en la casa al principio de la cuarentena, pero los problemas frecuentes comenzaron en junio cuando las quejas de los vecinos comenzaron a acumularse. “En la organización de esta fiesta secreta hay una negligencia explícita del barrio y una falta de respeto a las reglas por parte de los organizadores, que ya hemos señalado en otras ocasiones en las que han roto las reglas, porque ponen en peligro la vida de las familias de la zona”, dijo el intendente.

“No importa cuánto me persigan en las redes sociales, no dejaré que me retuerzan el brazo. No seré intimidado”, dijo Sujarchuk a los medios.