Skip to content

El intendente de un pueblo de San Luis se negó a volver a la fase 1 del aislamiento social

Se trata de Miguel Bértola, jefe comunal de Naschel, quien consideró que, aunque el coronavirus sigue circulando, "después de 8 meses no tiene sentido".

El intendente de un pueblo de San Luis se negó a volver a la fase 1 del aislamiento social

El intendente de un pueblo de San Luis se negó a volver a la fase 1 del aislamiento social

Miguel Bértola, el intendente de la ciudad de Naschel en la provincia de San Luis, dijo el martes que no cambiará las medidas sanitarias vigentes en su distrito, a pesar de que el comité de crisis ha anunciado desde ayer que la ciudad debe volver a la fase 1 de aislamiento social, la preventiva y la obligatoria. El líder de la comunidad argumentó que “no tiene sentido” restringir las actividades, a pesar de la continuidad de la pandemia de coronavirus.

“Si alguien asegura y señala que el cierre de la ciudad cambiará la situación, no dudaré en hacerlo, pero después de 8 meses, un regreso a la fase 1 no tiene sentido”, dijo Bértola a la agencia de noticias Télam.

A cambio, dejó claro que su decisión “no significa estar en contra de nadie”, pero reiteró que primero debemos tener en cuenta “cuáles son las necesidades reales de Naschel y asumir la responsabilidad personal en medio de esta pandemia para no empeorar la situación”.

En este sentido, el intendente estimó que la provincia no puede exigir más controles sin fortalecer el sistema de salud y seguridad, “ya que la ciudad tiene dos policías de guardia en la comisaría y un médico de guardia en el hospital”. También insistió en que “por la noche, todos los días, los servicios del hospital y de la comisaría se vuelven críticos debido a la falta de personal”.

Así, Bértola aseguró que la administración municipal “no tiene ningún problema en apoyar todas las medidas disponibles, pero el gobierno provincial también debe hacer su contribución”.

El intendente de Naschel, que pertenece a un partido de la justicia, dijo que está de acuerdo con el movimiento de los ciudadanos después de la disolución del DNI y con la entrada en la ciudad sólo en cuestiones esenciales, “pero el cierre no tiene sentido y debemos apelar a la conciencia de todos para mejorar la situación”.

Naschel se encuentra a 115 kilómetros al noreste de la capital, tiene 4.000 habitantes y hasta ahora 100 casos de Coronavirus.

En un caso similar, pero de carácter más grave porque se trata de la relación entre una provincia y la nación, , el gobernador de Mendoza, Rodolfo Suárez, también había expresado su insatisfacción por el continuo aislamiento.

Finalmente, el presidente provincial fue recibido por Alberto Fernández en la Casa Rosada, y se suavizaron las asperezas. “Las diferencias están resueltas”, dijo Rodolfo Suárez después de la larga reunión que tuvo en el Gabinete del Presidente, el jefe de Gabinete, Santiago Cafiero, el Ministro del Interior, Eduardo “Wado” de Pedro, y la subjefa de Gabinete, Cecilia Todesca. “Lo resolvimos sobre la base del diálogo, los acuerdos y la buena fe”, añadió, casi como una especie de reconocimiento de la desconfianza entre las dos administraciones.

El gobierno estaba enojado con él porque “fue el único que interpretó el DNU 729/2020 como una exigencia para volver a la fase 1, ni el gobernador (Juan) Schiaretti, ni (Gerardo) Morales, ni (Gustavo) Valdés lo hicieron, ni se entendió en la ciudad de Buenos Aires, ni en Entre Ríos, ni en Santa Fe, sólo fue el caso de Suárez”.

“Nadie habla de la Fase 1 en Argentina, sólo de aislamiento preventivo (ASPO) y traslado preventivo (DISPO), a nadie se le pidió que volviera a la situación del 20 de marzo, se están rebelando contra algo que no existe”, decía la denuncia.

El gobernador de Mendoza, consultado por periodistas acreditados sobre este tema, “culpó a las redes sociales, que entendieron que debíamos pasar a la fase 1, y declaramos que no era así”.