Skip to content

El Ministro de Relaciones Exteriores Felipe Solá apoyó a Armenia en su conflicto con Azerbaiyán: “Insistiremos en un alto el fuego

Se reanudaron los bombardeos en el norte de Nagorno-Karabakh, que quiere ser independiente. La tensión política se intensificó. Azerbaiyán sigue reclamando los territorios, a pesar de que la zona tiene una población mayoritariamente armenia

El Ministro de Relaciones Exteriores Felipe Solá apoyó a Armenia en su conflicto con Azerbaiyán:

El Ministro de Relaciones Exteriores Felipe Solá apoyó a Armenia en su conflicto con Azerbaiyán: "Insistiremos en un alto el fuego

Armenia y Azerbaiyán están al borde de la guerra , en un enfrentamiento entre cristianos y musulmanes por el enclave del Alto Karabaj, que surgió cuando ambos pertenecían a la Unión Soviética.

Después del colapso de la URSS, estalló el belicismo en el Cáucaso, que terminó con el separatismo de facto de Nagorno-Karabaj y la conquista de algunos distritos azerbaiyanos.

Se acordó un cese del fuego en 1994, pero no se pudo lograr una paz duradera y la disputa sigue congelada. En las últimas dos décadas, ha habido innumerables enfrentamientos temporales, como los de los cosacos y los tártaros.

Azerbaiyán sigue reclamando los territorios que las Naciones Unidas dicen que le pertenecen, aunque la mayoría del territorio está habitado por armenios.

Después de cuatro días de intensos combates en , las tensiones políticas aumentaron y el portavoz del Ministerio de Defensa de Armenia, Shushan Stepanian, denunció que Azerbaiyán está bombardeando las posiciones armenias en el norte de Nagorno-Karabaj “con aviones teledirigidos y aviones de combate F-16 de fabricación turca”.

El centro del conflicto es también el hecho de que Armenia ya había hecho un llamamiento a la comunidad internacional para impedir que Turquía, que se encuentra en una relación históricamente tensa debido a su negativa a reconocer el genocidio armenio de 1915, se viera involucrada en el conflicto.

Ante este escenario, el Ministro de Relaciones Exteriores Felipe Solá decidió adoptar una postura pro-armenia y llamó a un cese al fuego. “Yo personalmente estoy particularmente herido. No puedo ir más allá del Canciller de esta manera, pero puedo decir que trataremos de insistir en el alto el fuego y en el contacto constante con la gente de nuestra embajada en Armenia. Esta escalada debe terminar ahora”, dijo el funcionario.

Sus declaraciones fueron hechas en la tarde del jueves durante una reunión virtual organizada por el Consejo Interamericano de Comercio y Producción (CICyP), en la que se refirió a la actual política exterior de Argentina.

A medida que la guerra se profundizaba, Solá recordó que “es una guerra de cuatro años en la que Armenia ha triunfado. Declaró: “Nagorno-Karabaj es un enclave que ahora quiere ser independiente en algunos casos, pero tiene cultura armenia, idioma armenio, educación armenia, etc. Armenia ganó este lugar para sí misma, aunque más tarde se convirtió en un territorio independiente gracias a la intervención de las fuerzas de mantenimiento de la paz.

El Ministro de Relaciones Exteriores declaró que estaba “muy preocupado” por la escalada de violencia en la región y reconoció que había recibido una llamada de varios amigos sobre este tema: “Entiendo muy bien la preocupación de Eduardo Eurnekian. He recibido llamadas de todos mis amigos. Tengo dos armenios en un Consejo de Política Exterior voluntario. Tengo dos armenios de cada diez, lo cual es bastante”.

Solá tiene muy buenas relaciones con Armenia y admitió que ha visitado el país dos veces. “Ser armenio significa ser un luchador, luchar por la vida en un país con escasos recursos, pero con grandes recursos humanos y una gran historia de lucha y resistencia”, señaló el Ministro de Relaciones Exteriores, Comercio Internacional y Culto de la Argentina el 22 de mayo, en el décimo aniversario de la apertura de la Embajada Argentina en Armenia.

“Armenia es un país que ha sido muy golpeado y se ha reconstruido a sí mismo. El afecto y la correspondencia que la diáspora, las instituciones armenias y los armenios en la Argentina – y en tantos otros países del mundo – tienen por la tierra de sus antepasados es muy grande. Armenia marca a sus hijos y a sus descendientes de una manera muy fuerte”, dijo el Canciller en esta ocasión. Y ayer reiteró su posición a favor de este pueblo.