Skip to content

El Senado dio medio voto a la Ley de Etiquetado de Alimentos

El proyecto, que propone identificar los envases de los productos con alto contenido de sodio, azúcares, grasas saturadas, grasas totales y calorías, debe ser tratado ahora en la Cámara de Diputados

El Senado dio medio voto a la Ley de Etiquetado de Alimentos

El Senado dio medio voto a la Ley de Etiquetado de Alimentos

En medio de una detallada sesión el jueves por la noche, el Senado dio la mitad de su aprobación a la Ley de Etiquetado de Alimentos, que ahora debe ser tratada en la Cámara de Representantes. El proyecto de ley fue aprobado en el Parlamento por una gran mayoría, con 64 votos a favor, tres en contra y ninguna abstención.

El debate de este texto, que fue apoyado tanto por el partido gobernante como por la oposición, comenzó poco después de las 8 p.m., durante un día en el que se discutieron varios temas, y continuará el viernes.

Después de poco más de tres horas de discusión, los legisladores aprobaron este proyecto, que tiene como objetivo garantizar el derecho a la salud y a una alimentación adecuada, promoviendo un consumo saludable con una información nutricional simple y comprensible.

Específicamente, la norma propone la colocación de una serie de cierres frontales, es decir, octógonos negros, en los envases de aquellos alimentos y bebidas que tienen un alto contenido de sodio, azúcar, grasas saturadas, grasa total y calorías.

El Presidente de la Comisión de Salud, el radical jujeño Mario Fiad, dijo que esta idea era “una herramienta fundamental dentro de las políticas públicas” para “prevenir las enfermedades crónicas vinculadas a la nutrición y garantizar el derecho de los consumidores a la información”.

Las senadoras de Tucumán, Silvia Elías de Pérez del movimiento radical y Beatriz Mirkin del Frente de Todos y Clara Vega del Interbloque Parlamentario Federal, se pronunciaron en contra de esta iniciativa porque la ley tendrá un impacto en el sector azucarero de su provincia.

Por otro lado, una de las autoras del texto, la mendocina Anabel Fernández Sagasti, se mostró “convencida de que mejorar la calidad de la información sobre los alimentos que consumimos es una demanda social”.

“Esta ley no está dirigida contra nadie. Es para el beneficio de todos los argentinos que tenemos derecho a saber qué queremos comer y qué queremos alimentar a nuestros hijos”, dijo el legislador oficial.

Por su parte, Silvia Sapag, representante del Frente de Todos de Neuquén, mencionó que “toma seis segundos para que una persona tome una decisión sobre una tienda de comestibles”, por lo que consideró importante que “el sello de advertencia sea grande” para “distinguirlo del color del envase”.

Mientras tanto, la macrocientífica Gladys González, de Buenos Aires, señaló que la iniciativa “se trata de la posibilidad de cambiar la industria alimentaria, no de destruirla”, porque “los consumidores tienen derecho a acceder a una información clara sobre lo que comen”.

Si el proyecto de ley es aprobado en el Congreso, los niveles máximos establecidos para el azúcar, las grasas saturadas, las grasas totales y el sodio deben estar en línea con los límites del Perfil Nutricional de la Organización Panamericana de la Salud.

Además, los productos que contienen edulcorantes deben incluir una leyenda de precaución inmediatamente debajo de las advertencias que indican que el producto “no está recomendado para niños”.

De manera similar, se exigiría a las empresas que indicaran el contenido cuantitativo de azúcares, entendidos como carbohidratos simples (disacáridos y monosacáridos), en el etiquetado nutricional de los alimentos envasados para el consumo humano. Sin embargo, el proyecto exime al azúcar común, la sal de mesa, los aceites vegetales y los frutos secos del requisito de ser estampado en la página principal.

Según la iniciativa, los alimentos que lleven una de estas etiquetas de advertencia no deben contener información nutricional adicional, logotipos o frases avaladas por sociedades científicas o asociaciones cívicas o personajes infantiles, animaciones, celebridades, deportistas, etc.

Ya el jueves, el Senado aprobó un proyecto de ley declarando el interés público en la investigación, desarrollo, producción y adquisición de vacunas para crear inmunidad contra el nuevo coronavirus.

La ley autorizó al gobierno a incluir cláusulas en los contratos de compra de estas dosis para ampliar la jurisdicción a favor de los tribunales arbitrales y judiciales extranjeros, pero en ningún caso podrá extenderse o incluirse a terceros residentes en la Argentina.

Durante el día, el lugar de la reunión también votó por 65 votos a favor del nombramiento de Roberto Carlés como embajador de la Argentina en Italia, según lo propuesto por el ejecutivo.