Skip to content

Elecciones en Bolivia: denunciaron que el kirchnerismo intervino en Argentina a favor del candidato de Evo Morales

El Encargado de Negocios del país vecino presentó una queja formal al Ministerio de Relaciones Exteriores para alertar que los grupos peronistas trabajaban a favor de Luis Arce. El voto de los extranjeros podría ser crucial para definir quién será el nuevo presidente

Elecciones en Bolivia: denunciaron que el kirchnerismo intervino en Argentina a favor del candidato de Evo Morales

Elecciones en Bolivia: denunciaron que el kirchnerismo intervino en Argentina a favor del candidato de Evo Morales

En medio de un clima de intensa tensión política entre Buenos Aires y La Paz con miras a las elecciones presidenciales que se celebran hoy, la diplomacia boliviana denunció ante la cancillería argentina una “abierta injerencia” de parte de la Iglesia de línea dura en la campaña electoral para fortalecer la voz de Luis Arce, el candidato del MAS apoyado por el ex presidente Evo Morales, que se encuentra en el exilio.

El funcionario ejecutivo de la Embajada de Bolivia en Buenos Aires, Julio Alvarado Aguilar, presentó al menos dos denuncias formales ante la Cancillería argentina, que llamaron la atención de la Cancillería argentina sobre las acciones de los movimientos sociales y políticos que se habían aliado con el gobierno de Alberto Fernández para apoyar al candidato del MAS de Argentina.

“Hay carteles de los candidatos Arce y Evo Morales, financiados por el movimiento Evita y otros grupos pro-gobierno en Argentina, así como evidentes acciones de interferencia en la campaña electoral boliviana”, dijo el diplomático Alvarado Aguilar a este diario. También advirtió de las actividades que estos grupos estaban llevando a cabo en varias comunidades de la región.

El encargado de negocios boliviano presentó al Ministro de Relaciones Exteriores Felipe Solá quejas formales sobre la “aparente interferencia” del kirchnerismo en la campaña electoral, y calificó de “muy grave” la interferencia de un país en el proceso electoral de otro estado.

Hay una razón para el malestar que la diplomacia boliviana está expresando al Ministerio de Relaciones Exteriores: más de 140.000 bolivianos van a votar hoy en Argentina, y dada la paridad aproximada observada en las últimas encuestas entre Arce y Carlos Mesa -el candidato de la Comunidad Ciudadana- el voto de los extranjeros podría ser decisivo para lograr la victoria del candidato de Evo Morales y evitar una segunda vuelta.

Según los analistas bolivianos, con la ayuda de sólo el 2% de los votos extranjeros concentrados en Argentina, el resultado de las elecciones podría ser revertido, lo que sería muy equilibrado. Se estima que de ese 2%, más del 1,5% votaría por el candidato del MAS.

La acusación de injerencia argentina en la campaña electoral a favor del MAS se hace en medio de un clima tenso entre Buenos Aires y La Paz. De hecho, el diputado del Frente de Todos, Federico Fagioli, fue detenido en el aeropuerto de La Paz a su llegada a Bolivia para formar parte de un equipo de observación electoral.

Fagioli, que viajaba con sus colegas bancarios Leonardo Grosso y Paula Penacca, el senador Guillermo Snopek y la Directora de Diplomacia Parlamentaria, Soledad Magno, llegaron al país vecino para participar en la observación electoral.

La decisión de mantenerlo en el aeropuerto se encontró con una fuerte oposición del gobierno. El Presidente de la Nación, Alberto Fernández, denunció lo sucedido, asegurando que se había “abusado” de la misión argentina y advirtiendo a la presidenta interina de Bolivia, Jeanine Añez, que “es responsabilidad directa” de su gobierno “mantener la integridad de la delegación”.

Campaña y votos de los electores

Desde que llegó a Buenos Aires en diciembre pasado para exiliarse en la Argentina a causa de las irregularidades electorales, el ex presidente Evo Morales ha mantenido una agenda activa para promover la elección del MAS entre el pueblo boliviano del país, aunque su condición de refugiado político le impide convertirse.

Evo Morales no actuó solo, sin embargo. Según el diplomático Alvarado Aguilera, también participaron activamente sectores del movimiento Evita, la CTEP, la CCC y representantes de la PJ en varias partes del país.

“Las notas de protesta que presentamos a la Cancillería argentina nunca fueron respondidas, pero como diplomáticos tenemos el deber de denunciar esta aparente injerencia argentina en nuestro proceso electoral”, agregó el funcionario ejecutivo de la Embajada de Bolivia.

Parece que las acciones proselitistas del MAS, con el apoyo del kirchnerismo, se han desplegado en el área metropolitana de Buenos Aires, en algunas zonas pobres de la ciudad de Buenos Aires, en Jujuy y Salta, donde se concentra el 75% de los bolivianos que viven en condiciones electorales. Gildo Onorato, líder del movimiento Evita en la provincia de Buenos Aires, dijo a este diario: “El apoyo de los grupos sociales de Argentina a la campaña del MAS es absoluto. Apoyamos la campaña en todos los sentidos. Desde el apoyo logístico hasta los materiales de la campaña y las visitas a los barrios”.

El movimiento Evita está en contacto directo con el Secretario de Asuntos Parlamentarios del Gabinete, Fernando “Chino” Navarro, y con el Secretario de Economía Social del Ministerio de Desarrollo Social, Emilio Pérsico. En otra ocasión, Evo Morales se reunió con representantes de los movimientos Persa y Evita.

En este contexto, Onorato considera que el apoyo de los movimientos sociales al pueblo boliviano “es fundamental para que la comunidad boliviana en nuestro país pueda ejercer su derecho soberano al voto, y esperamos una victoria del MAS, que pueda devolver al pueblo boliviano los derechos que le impuso la dictadura que destituyó a Evo Morales”.

Iber Mamani, boliviano y activista por los derechos de los migrantes y los pueblos indígenas, también destacó a este diario: “Los vínculos entre el gobierno y los bolivianos que viven en Argentina se basan en la asociación, y las articulaciones deben garantizar que las elecciones se realicen en buenas condiciones”.

Al mismo tiempo, este orador del MAS, que ha participado activamente en la campaña de Arce en Argentina, expresó que “el gobierno argentino respeta y hace valer el derecho al voto; cualquier gobierno que respete la democracia del pueblo debe mirar estas elecciones con buenos ojos”.

Mamani también denunció que el Órgano Electoral Plurianual de Bolivia y el Tribunal Supremo Electoral de Bolivia “no están cumpliendo con su función, sólo están desinformando y el eslabón Yo Participo no está actualizado”, por lo que creen que detrás de todo esto está la mano oscura del actual poder de Bolivia, liderado por la Presidenta Jeannine Añez.

Leandro Ruiz, un boliviano que vive en La Agentina y es miembro de Generación Evo, dijo que el apoyo logístico de la comunidad boliviana en el país ha sido proporcionado por grupos eclesiásticos en la obtención de permisos para el movimiento de votantes en medio de la pandemia, en la organización de las mesas electorales y en la prestación de “apoyo político crucial para la celebración de elecciones libres” en Bolivia.

Confrontación Interna y Seguridad

El Ministerio de Seguridad, encabezado por Sabina Frederic, vigilará hoy, con un fuerte operativo de seguridad de más de 600 agentes federales, las mesas electorales donde más de 140.000 bolivianos residentes en Argentina intentarán definir al nuevo presidente de Bolivia.

El despliegue de la gendarmería, la prefectura, la policía federal y la policía de seguridad aeroportuaria tendrá lugar en todas las escuelas y colegios electorales del país que hayan sido aprobados por el Tribunal Supremo Electoral de Bolivia.

El Ministerio de Seguridad informó a este diario que las tropas federales serán responsables de la seguridad de los colegios electorales y la transferencia de las urnas. Mientras tanto, la aplicación de los controles en las calles se coordinará con las fuerzas armadas de cada provincia.

En Argentina, la votación de los residentes bolivianos tiene lugar en medio de este clima de fuerte confrontación interna y de denuncias mutuas dentro de la comunidad local boliviana.

Mamani, Ruiz y otros líderes del MAS en Argentina denunciaron que “el gobierno de facto ha ejercido presiones sobre el Tribunal Supremo Electoral” para confundir el voto boliviano en el país y advirtieron contra la desinformación sobre los lugares de votación y la lista de votantes elegibles.

Por el contrario, el Jefe de la Embajada de Bolivia negó todas estas acusaciones y afirmó que las mesas electorales modificadas no estaban en orden y que los permisos de circulación que deben tener los votantes no son responsabilidad del TSE boliviano, sino de las autoridades de cada provincia de la Argentina.

Al mismo tiempo, Alvarado Aguilar dijo que durante la presidencia de Evo Morales, los embajadores y consulados en Argentina fueron “centros políticos” responsables ante el entonces presidente.

“Hoy podemos decir que no hay funcionarios políticos en nuestra embajada y que los consulados están representados por el Servicio Exterior, por lo que no hay conexión con la política”, dijo Alvarado Aguilar.

Leer más:

Alberto Fernández celebró el 17 de octubre: “Afortunadamente, el peronismo prevalece en este momento”

La Argentina recibió una baja calificación en la prevención y castigo del soborno transnacional