Skip to content

Evo Morales logró lo que Alberto Fernández no pudo lograr hasta ahora: reunir a los representantes de los tres centros de trabajadores

Invitó a sindicalistas de diferentes sectores a un asado para agradecerles su apoyo durante su exilio argentino. Les habló de la importancia de la unidad de la clase obrera en Argentina. Volverá a Bolivia este fin de semana. La foto final, sin barbijo ni distancia

Evo Morales logró lo que Alberto Fernández no pudo lograr hasta ahora: reunir a los representantes de los tres centros de trabajadores

Evo Morales logró lo que Alberto Fernández no pudo lograr hasta ahora: reunir a los representantes de los tres centros de trabajadores

Evo Morales logró el milagro que Alberto Fernández no ha realizado desde que asumió el cargo: la reunificación de los tres centros de trabajo. Fue durante un almuerzo este miércoles en la casa donde se aloja el ex presidente boliviano en Argentina, en Martínez, en la zona norte del conurbano. ¿La razón? Agradecerles “su solidaridad y ayuda durante su exilio en Argentina”.

La foto final recordaba a la que Alberto Fernández había tomado con Hugo Moyano y su familia en la Quinta de Olivos: al igual que en esta controvertida foto, Morales y los líderes posaron sin barbijos y sin distancia social.

Los que hicieron la barbacoa con Morales fueron el líder de la CGT, Héctor Daer (Salud); el jefe de la CTA oficial, Hugo Yasky; y el subsecretario, Roberto Baradel (SUTEBA); el Secretario General de la CTA Autónoma, Ricardo Peidró (visitadores médicos), y su asistente, Hugo “Cachorro” Godoy (ATE); el Subsecretario del Sindicato de Camioneros, Pablo Moyano, y el Presidente de la Asociación Bancaria, Sergio Palazzo.

Ha habido enemigos declarados en este grupo durante años, pero el ex presidente boliviano fue capaz de reunirlos e incluso transmitir un mensaje: Después de recordarles que en su país también hay divisiones sindicales, les habló de la importancia de la unidad de la clase obrera en Argentina. Ningún líder habló de esto.

La conversación fue informal y se habló de todo: desde las elecciones en Estados Unidos hasta su decisión de abandonar Bolivia después de las controvertidas elecciones presidenciales, pasando por la expectativa de Morales de que en las elecciones ecuatorianas de febrero de 2021 ganen los candidatos propuestos por el ex presidente Rafael Correa.

Según los sindicalistas, el ex presidente de Bolivia les informó de su intención de reconstruir la Unasur y el Celac junto con Argentina, México y otros países para “encontrar un área de unidad en América Latina”.

también comentó su “profundo agradecimiento” a Alberto Fernández: “Me salvó la vida”, dijo, refiriéndose a la decisión del presidente de concederle asilo como refugiado político en Argentina después de que renunciara al poder ejecutivo de su país en medio de las protestas por un supuesto fraude en las elecciones del 20 de octubre de 2019.

Morales dijo a los dirigentes sindicales que la toma de posesión de Luis Arce como presidente boliviano era “un momento propicio” para trabajar con su homólogo argentino en proyectos binacionales “para fortalecer el desarrollo económico de la región”, y mencionó específicamente la explotación de litio, gas y petróleo.

El momento más relajado fue cuando Pablo Moyano, el Vicepresidente del Club de Atletismo Independiente, le entregó al ex jefe de estado una camiseta de este club. Morales le dio las gracias, pero le recordó que es fan de Boca Juniors.

La barbacoa con los miembros del sindicato fue una de las últimas actividades de Morales en Argentina. Saldrá de Jujuy el fin de semana para encabezar una caravana de autos que llegará a Bolivia el domingo después de la inauguración de Arce. Su plan es cruzar la frontera desde La Quiaca-Villazón, pasando por las ciudades de Potosí y Oruro, y llegar a Cochabamba el 11 de noviembre, el mismo lugar desde el que partió hacia México hace un año en medio de disturbios y acusaciones de fraude electoral.

Allí encabezará un mitin masivo con sus seguidores, aunque primero se reunirá con Alberto Fernández, quien viajará a la ceremonia de toma de posesión del nuevo presidente boliviano.

Los dos CTA apoyaron fuertemente a Morales durante sus meses de exilio en Argentina. Algunos ex funcionarios del exilio boliviano, por ejemplo, se alojaron en el hotel de ATE en Buenos Aires, mientras que ambos centros proporcionaron apoyo logístico al ex presidente para que la comunidad boliviana que vive en la capital pudiera votar en las escuelas de Buenos Aires el 18 de octubre: Proporcionaron todo, desde locales para ser usados como centros de computación, hasta ayuda para transportar a gran parte de los 60.000 ciudadanos bolivianos que votaron en la ciudad.