Skip to content

Guernica: Axel Kicillof ofreció tierras, traslados y reubicaciones, pero los usurpadores dicen que “el problema es el mientras tanto”

La reunión de ayer acercó las posiciones, pero a ocho días de la nueva fecha de desalojo, todavía no hay acuerdo. Sergio Berni llegó inesperadamente al cónclave, mientras un helicóptero y patrulleros recorrían las 100 hectáreas de propiedad tomadas

Guernica: Axel Kicillof ofreció tierras, traslados y reubicaciones, pero los usurpadores dicen que

Guernica: Axel Kicillof ofreció tierras, traslados y reubicaciones, pero los usurpadores dicen que "el problema es el mientras tanto"

Ayer por la tarde comenzó la reunión entre los funcionarios del gobernador Axel Kicillof y los representantes de las organizaciones sociales y las familias que usurpan las 100 hectáreas de Guernica. No por el tono relajado del diálogo, sino por la llegada inesperada del Ministro de Seguridad, Sergio Berni, el único miembro del Gabinete que sigue creyendo que la mejor solución es no retrasar el diálogo y llevar a cabo el desalojo el 15 de octubre, según lo ordenado por el juez de garantías Nº 8 de Cañuelas, Martín Miguel Rizzo.

El oficial médico llegó al municipio de Presidente Perón en su motocicleta. No estaba solo, sino que estaba acompañado por otros tres hombres vestidos de civil. Se acercó a los cenadores que se habían instalado frente al ayuntamiento, donde se daba la conferencia al aire libre. Cuando lo vio llegar, Andrés “Cuervo” Larroque, el Ministro de Desarrollo Comunitario, se levantó y mantuvo un breve diálogo con él, después del cual el recién llegado ministro se fue.

Minutos antes, desde la toma de posesión, le hicieron saber a la abogada María del Rosario Fernández que un helicóptero y varias patrullas de la policía de Buenos Aires circulaban por los límites de la propiedad.

Después de la interrupción, que fue descrita por los representantes de las familias como “intimidante”, duró hasta después de las 8 pm. “Por primera vez, la provincia pone sobre la mesa tierras para reasentar a las familias del Presidente Perón”, dijo este diario Fernández, miembro del Colegio de Abogados de la República Argentina que defiende a los usurpadores de Guernica. Añadió: “Larroque y los demás miembros de la mesa de diálogo muestran una vocación de diálogo y tratan de encontrar una salida sin el uso de la fuerza, pero el problema mientras tanto es qué hacer con las más de dos mil familias en los seis meses que pueden tardar en trasladarse al nuevo país”, preguntó el abogado.

Hasta ahora no hay respuesta a esta pregunta, pero en la provincia de Buenos Aires se trabaja intensamente en este tema. Ayer no hubo ni una sola propuesta, pero la gama era amplia: reubicaciones, planes de vivienda y autoconstrucción.

A otro grupo se le ofreció regresar a su lugar de origen con la promesa de ayudarles a mejorar sus condiciones de vida.

El principal problema que enfrenta Larroque, la principal espada de negociación de la provincia, junto con Julio Alak, Ministro de Justicia y Derechos Humanos, y Rubén Pascolini, Subsecretario de Estado para el Hábitat, es que los representantes de los cuatro barrios de la Toma, 9 de Julio, La Lucha, La Unión y San Martín, no creen en la palabra de los políticos.

Así es como lo expresan en su montaje. Los funcionarios de Kicillof afirman que estos lugares de debate están siendo “tomados por la izquierda” y se refieren a varias organizaciones que promueven la toma del poder y dinamizan las negociaciones desde dentro: el Movimiento de Unidad Latinoamericana para el Cambio Social, el Frente de Organizaciones en Lucha (FOL), Víctor Choque, Polo Obrero, Barrios de Pie y la corriente de Darío Santillán.

Sea cierto o no, también están sentados alrededor de una mesa que necesita llegar a un consenso para el desalojo voluntario y pacífico. El núcleo del avance de ayer fue el anuncio de que habrá unas tres mil parcelas disponibles en el partido del Presidente Perón, lo que equivale proporcionalmente al plan de hábitat para toda la comunidad. En otras palabras, si unas 700 familias permanecen allí para su reasentamiento, habrá tierras, según el censo que se ha realizado.

En todo caso, tanto Larroque como la alcaldía encargada de Blanca Cantero dejaron claro que estas tres mil parcelas “no son una oferta para todos los que están en el botín, sino el número de parcelas que se crearán en el distrito.

La buena voluntad de las autoridades llegó al punto de ofrecer a los representantes de las familias que viven en Guernica averiguar la ubicación de algunas de estas parcelas durante el fin de semana.

Asimismo, las propuestas de Kicillof deben ser sometidas a la consideración de las cuatro asambleas vecinales que se han creado desde el 9 de julio en las 100 hectáreas que se han tomado, antes del inicio -y antes de la nueva reunión, que aún no tiene fecha- del proyecto.

“La propuesta con mayor consenso es país por país. Esta es la posibilidad de retirarse de este lugar y establecerse gradualmente en otros lugares. Esto todavía está pasando. Pero llevará tiempo, y la fecha del desalojo ampliado es dentro de 9 días. Por lo tanto, la idea es que si tenemos un acuerdo antes del día 14, que será presentado por escrito al juez, pediremos la aprobación y entraremos en la fase de desarmar el conflicto. Lo que la Unión quiere en este conflicto, como en otros, es siempre el desarme de todo tipo de violencia. Ya sea violencia de un lado, como la que emana de las instituciones o de la aplicación del código penal. Esta es la situación en la que nos encontramos ahora”, explica Eduardo Soarez, quien junto con Fernández representa a las familias de la toma de posesión y es también miembro del Colegio de Abogados de Argentina.

La fórmula “país por país” ya había sido transmitida a este diario por Roberto Perdía. El ex jefe Montonero también forma parte del equipo legal que participa en las negociaciones con los funcionarios en Buenos Aires. De hecho, reveló que se había reunido “dos o tres veces con Larroque” para tratar de alcanzar una solución pacífica al conflicto.

Desde esta habitación observan los pasos de Sergio Berni con sospecha. Especulan que al dar a las autoridades provinciales una fecha tan larga para despejar las tierras, del 15 al 30 de octubre, el magistrado podría estar tratando de despejar “por etapas” la mayor apropiación de tierras del área metropolitana de Buenos Aires y dejar consignas policiales en las tierras reclamadas.

Para implementar este plan, el Jefe Médico debe recibir apoyo político, lo cual no está sucediendo en este momento ya que todos buscan una salida al diálogo.