Skip to content

Juan Guaidó agradeció a Alberto Fernández por su apoyo al informe de la ONU que condenó la violación de los derechos humanos en Venezuela

A través del embajador ante las Naciones Unidas, Miguel Pizarro, el presidente interino venezolano destacó el voto de Argentina en el Consejo de Derechos Humanos donde se avaló el documento de Bachelet. "Su gesto debe trascender todas las grietas políticas", dijo el representante de Guaidó

Juan Guaidó agradeció a Alberto Fernández por su apoyo al informe de la ONU que condenó la violación de los derechos humanos en Venezuela

Juan Guaidó agradeció a Alberto Fernández por su apoyo al informe de la ONU que condenó la violación de los derechos humanos en Venezuela

En un gesto sin precedentes para la actual diplomacia latinoamericana, Miguel Pizarro, el Comisionado de las Naciones Unidas para el Gobierno de Transición de Venezuela, representado por Juan Guaidó, agradeció al Presidente Alberto Fernández el apoyo de Argentina al informe del Alto Comisionado de las Naciones Unidas para los Derechos Humanos que condena las graves violaciones a los derechos humanos cometidas por el régimen de Nicolás Maduro.

“La posición del gobierno de Alberto Fernández y del Ministro de Relaciones Exteriores Felipe Solá en este momento es encomiable: sus acciones han reafirmado que en el mundo la defensa y la lucha por los derechos humanos debe ir más allá de cualquier ruptura política”, dijo Pizarro a este diario.

El gesto del representante Guaidós en la ONU es muy relevante en este momento por dos razones: En primer lugar, es una referencia a Guaidó, que no es reconocido por Argentina como presidente interino de Venezuela, y en segundo lugar, es una reacción al apoyo de Argentina al informe de la Alta Comisionada para los Derechos Humanos, Michele Bachelet, que denunció en la ONU situaciones de tortura, persecución política y asesinatos por parte de Maduro.

La paradoja del apoyo de Argentina en la ONU es que el Grupo de Lima propuso ayer llevar el mismo informe de Bachelet a la Corte Penal Internacional y el gobierno de Alberto Fernández lo rechazó enérgicamente en un gesto de apoyo a Maduro.

Pizarro, sin embargo, dijo que con venezuela/”> su voto en el Consejo de Derechos Humanos de las Naciones Unidas el 6 de octubre Argentina “ha hecho un reconocimiento verdaderamente importante a las víctimas y a todos aquellos que han sufrido violaciones a sus derechos en nuestro país, y un claro llamado a buscar una solución democrática, justa y creíble a la crisis que atraviesa Venezuela”.

Alberto Fernández rechazó la legitimidad de Guaidó como presidente interino de Venezuela desde el inicio de su mandato, en contraste con la actitud abierta mostrada por el gobierno de Mauricio Macri. También decidió retirar la placa de la embajadora de Guaidó en Argentina, Elisa Trotta Gamus, para reconocer sólo a los delegados diplomáticos de Maduros.

En este contexto, el mensaje de apoyo a la Argentina enviado por el embajador Guaidós a la ONU luego de la votación en el Consejo de Derechos Humanos en Ginebra adquiere gran relevancia y significado político, lo que pone al gobierno en una posición incómoda frente al régimen venezolano y el eclesiástico de línea dura aliado al chavismo.

Pizarro, en esta línea de agradecimiento al gobierno, también destacó un mensaje poco usual para la diplomacia: “Quiero destacar el voto de Argentina porque se reconocen las diferencias políticas e ideológicas”.

Sin embargo, destacó que el apoyo de Argentina a la ONU, junto con otros 21 Estados miembros del Consejo y 59 países patrocinadores, “nos permite enviar un claro mensaje de cohesión de la comunidad internacional y de comprensión mundial de lo que está sucediendo en Venezuela”.

Para Pizarro, la votación en el Consejo de Derechos Humanos, que fue ganada por 22 votos a favor y sólo tres en contra, es también “el reconocimiento de las víctimas, de los familiares de cientos de activistas de la sociedad civil que corrieron riesgos y que, aunque a merced del régimen [de Maduro], decidieron alzar su voz, contar y compartir su dolor, buscar respuestas, exigir una investigación más profunda, determinar responsabilidades y administrar justicia”.

En este contexto, el Embajador de Guaidó ante las Naciones Unidas recordó que hace un año, muchos más países decidieron abstenerse en lugar de tomar una posición en este mismo Consejo de Derechos Humanos.

“Hoy en día, son muchas las delegaciones que han entendido que tomar posiciones neutrales en un conflicto de esta magnitud tiene un precio, un precio en ejecuciones, desapariciones, torturas, un precio que se cuenta en vidas”, dijo Pizarro en abierta referencia a la abstención que el Presidente de México, Manuel López Obrador, mantuvo en la ONU sobre el informe de Bachelet.

Por otra parte, el embajador de Guaidó, que tampoco reconoce a la Argentina en la ONU, mencionó que “las dictaduras no son mejores porque sean de la derecha, ni peores porque sean de la izquierda, y viceversa, las dictaduras son dictaduras sin apellidos, y lo mismo ocurre con los tratos crueles e inhumanos, los asesinatos y las violaciones. Todos deben ser condenados, independientemente de la tendencia ideológica que tenga el brazo ejecutivo.

Es la misma línea que dejó ayer el Canciller Felipe Solá en su presentación ante el Consejo Argentino para las Relaciones Internacionales (CARI), donde declaró que “la defensa de los derechos humanos desde Argentina será permanente, quienquiera que los viole”.

Al ratificar el apoyo al informe de Bachelet en la ONU, el embajador Pizarro dijo que “los crímenes contra la humanidad no tienen prescripción y se guardan en la memoria de millones de venezolanos”. Por lo tanto, la resolución adoptada fue también un reconocimiento a la diplomacia de la labor persistente, coherente y duradera de la sociedad civil venezolana, de las organizaciones de derechos humanos y de todo un país resistente y aguerrido que no se rinde.

Finalmente, en otro mensaje elíptico al gobierno argentino, Pizarro dijo que “la lucha de los venezolanos contra un régimen que viola los derechos humanos, que utiliza instituciones, que tiene civiles armados bajo su mando y que utiliza el abuso, la tortura, la ejecución y las desapariciones como medio de coerción contra la disidencia política, militar y social debe ser apoyada por la comunidad internacional”.

Es precisamente este último mensaje el que contrasta con la posición adoptada por Argentina ayer cuando se negó a apoyar una declaración del Grupo de Lima que proponía acelerar la denuncia del informe de la ONU a la Corte Penal Internacional.

El documento emitido ayer por el Grupo de Lima, que fue respaldado por Canadá, Brasil, Bolivia, Ecuador, Uruguay y Colombia, entre otros, también proponía una “investigación exhaustiva” de los vínculos entre el régimen de Maduro y el terrorismo, el narcotráfico, el lavado de dinero y el contrabando.

Argentina, sin embargo, no sólo evitó unirse a esta declaración, sino que también advirtió que este mensaje podría desencadenar una “intervención suprarregional” en Venezuela.

Argentina también rechazó el documento del Grupo de Lima, ya que le dio una nueva confirmación a Guaidó al promover elecciones presidenciales libres y transparentes en Venezuela con la participación de todos los actores políticos.

Continuar leyendo:

Evacuación de Guernica: Sergio Berni, con más de 4.000 soldados, está preparando la mayor operación policial para intervenir en una toma de tierras

Felipe Solá presentó en el IDEA el plan oficial para hacer frente a la crisis: fortalecer el Mercosur, exportar más y buscar mercados alternativos en África, Asia y el mundo árabe