Skip to content

Julio Garro: “Alberto Fernández debería salir y decir que quien tome un pedazo de tierra irá a la cárcel

En un diálogo con este diario, el intendente de La Plata pidió gestos políticos más fuertes del gobierno de Buenos Aires para detener la escalada de incautaciones de tierras. "En nuestro municipio, de 2015 a 2019 hubo seis intentos de incautación de tierras; entre diciembre y agosto de este año ha habido 40", denunció

Julio Garro:

Julio Garro: "Alberto Fernández debería salir y decir que quien tome un pedazo de tierra irá a la cárcel

A pesar de que las cifras epidemiológicas a nivel nacional están lejos de ser alentadoras, Julio Garro da un suspiro de alivio cuando explica que la tasa de infección en su comunidad ha disminuido ligeramente en las últimas semanas.

Sin embargo, la pandemia no es su única preocupación. El intendente de La Plata sabe que los próximos años serán muy difíciles. Especialmente en las comunidades afectadas por la recesión económica y dependientes de las obras provinciales y nacionales. Por lo tanto, pide al Gobernador Axel Kicillof que descentralice los recursos y haga fuertes gestos políticos contra la inseguridad y el acaparamiento de tierras.

Aunque asegura que no es el momento adecuado para hablar de candidaturas o disputas sobre el liderazgo de la oposición, destaca la capacidad política y de gestión de “su amigo” Horacio Rodríguez Larreta. También se está organizando tranquilamente con Jorge Macri, Diego Valenzuela y Néstor Grindetti para hacer valer su peso territorial en las listas del próximo año.

– ¿Cómo progresa el desarrollo de la curva de infección en La Plata?

– El municipio tiene cinco veces la superficie de la capital federal, con casi un millón de habitantes. Pero la sociedad platense ha hecho grandes esfuerzos, ya que es la cuarta semana consecutiva en la que la tasa de infección ha disminuido. Aunque no hay nada que celebrar porque una pandemia es siempre una de las perdedoras, somos la comunidad con la menor tasa de infección por cada 100.000 habitantes en todo el AMBA.

– ¿Hay lugar para un endurecimiento de la cuarentena si el número de casos sigue aumentando?

– Creo que el camino a seguir es este trabajo hecho para ser inteligentemente flexible, con diferentes protocolos; donde el comerciante, el consumidor, el ciudadano común, el industrial, han actuado con enorme responsabilidad. Porque tengo la impresión de que, incluso en un sector que no se ha abierto, estamos al borde de la rebelión. Y eso me parece que es lo peor que nos podría pasar.

– ¿Cuáles serían las actividades prioritarias para la próxima etapa de flexibilización?

– Creo que la educación debe ser vista como un servicio esencial. No decimos todos los sectores de la educación, todos los niveles, pero sí los dos últimos años de la educación secundaria y los dos últimos años de la educación primaria. Porque tienen mucho que ver con la siguiente etapa. No todos, pero la provincia debe decirnos cuántos de ellos no están conectados a Internet. En La Plata hay muchos lugares donde se puede hacer esta planificación: podría ser la República de los Niños, el parque ecológico, los espacios públicos que son todas las seis manzanas, incluso los patios de las escuelas.

– ¿Cree que el negocio se recuperará rápidamente?

– No, no. Hoy en día, las tiendas que abrieron en el modo de comida para llevar o de entrega están haciendo menos del 50% de lo que solían hacer. Esto se debe a razones lógicas: Prioridades, una situación económica que crea mucha incertidumbre, un dólar que no se estabiliza y que no crea previsibilidad en el futuro. Hoy en día el nivel de consumo no es el mismo que en marzo. Hablas con los comerciantes y ves en la vida diaria que la situación económica es preocupante.

– ¿Y la situación financiera de la comunidad?

– Hoy en día, en la mayoría de las comunidades, la disminución de los ingresos sigue siendo del 20%, aunque la coparticipación ha disminuido alrededor del 18%. Por una razón lógica, seguimos cayendo en nuestra propia colección, y por supuesto, al coleccionar menos, la Provincia participa menos.

– ¿Es la crisis de salud una buena oportunidad para discutir la participación?

– Sin duda, este es uno de los temas de la agenda. Leí en alguna parte que los intendentes están luchando por lo que Horacio Rodríguez Larreta había perdido. No, eso no es cierto. Defendemos todo lo que viene de la nación a la provincia, que entendemos debe estar involucrado. Veremos lo que nos dice el Gobernador. Pero es un tema que nos preocupa porque hemos asignado muchos recursos a la salud, hemos tenido que desviar recursos de las obras de infraestructura, de la mejora de los servicios.

– ¿Los intendentes quieren que el dinero destinado al aumento de sueldo de la policía de Buenos Aires sea compartido?

– No son sólo estos fondos, sino también todo lo que la nación ha pagado en estos meses. Ha habido más de 100 mil millones de pesos desde que el nuevo gobierno tomó posesión. Y entiendo, y es una opinión personal, que la mejor manera de llegar a la zona es a través de los intendentes, porque ellos son los que tienen los problemas, las prioridades, la zona, las urgencias, lo que se espera y lo que no. Así que entiendo que la clave para el gobierno es depender en gran medida de los intendentes, cualquiera que sea su color político.

– ¿La centralización conduce a un gasto insuficiente de recursos?

– Daré sólo un ejemplo. Existe un Fondo Covid que se creó en el ámbito del desarrollo social en la provincia de Buenos Aires. Aparte de una parte de la administración pública, ningún municipio recibió apoyo. Uno de los ejemplos es Morón. No es nada en contra del intendente de Morón, pero qué diferencia hay entre Morón y La Plata, o Lanús, o Vicente López, o Tres de Febrero. No estamos seguros.

– ¿Cómo evalúa la situación de la seguridad?

– En primer lugar me gustaría poner un paréntesis: Estamos trabajando muy bien, en coordinación con el ministerio de seguridad provincial. Creo que la nobleza obliga, hay que decirlo. Hay una buena coordinación. Hay un buen diálogo. Hay una mesa de trabajo con la provincia, con la ciudad, dentro de la órbita del ministerio.

– Otros intendentes se han quejado del trabajo de Sergio Berni

– Tal vez. Puede que sea así. No es el caso de La Plata. Pero lógicamente, la incertidumbre nos preocupa, nos roba el sueño.

– ¿Ha habido un aumento en la tasa de criminalidad?

– Todavía estamos por debajo de lo que dejamos en marzo antes de la pandemia. En la ciudad de La Plata hay un sistema que hemos introducido bajo el nombre de “Policía Predictiva”. Es un sistema inglés, la provincia de Buenos Aires firmó un acuerdo con ellos en su momento y hemos empezado a aplicarlo. Es un sistema planificado, distribuido por el territorio, donde cada quince o diez minutos, según la zona y el mapa de calor del crimen, pasa un policía.

– ¿Cree que el conflicto con la ciudad de Buenos Aires fue bien manejado?

– Creo en el diálogo, el consenso y las mesas de trabajo. En primer lugar, no estoy de acuerdo con que la policía se manifieste. Ahora también reconozco la falta de atención a las necesidades de la policía en la provincia de Buenos Aires. Tienen derecho a trabajar con dignidad, con formación, con equipo y con un salario decente. Nunca me opondría a eso. Bueno, creo que hay maneras. No voy a condenar a la policía porque puede que hayan buscado el diálogo y no lo hayan encontrado, pero me parece, y lo digo muy modestamente, que se podrían haber tomado otras medidas sin llegar al extremo. Sin llegar al extremo y evitando la Quinta de Olivos.

– ¿Qué opina de las tácticas del gobierno de Buenos Aires para resolver la apropiación de tierras en Guernica?

– Soy abogado y le responderé como abogado, no como intendente. Le responderé con sentido común. El día en que los argentinos respetemos las leyes, Argentina será un país diferente. Hay leyes, no hay nada que inventar. Hay jueces que deciden. Si quieres que las instituciones funcionen, tienen que hacerlo: Si hay una ley, debe ser respetada. Entiendo que no debe haber violencia, y lo comparto. Ahora hay una ley, incluso está prohibido en la Constitución violar el derecho a la propiedad. Si no entendemos eso, no entendemos nada. La forma de detener las adquisiciones de tierras es hacer cumplir la ley y obtener un mensaje claro del ejecutivo. Al igual que cuando el Presidente Fernández dice que cualquiera que se reúna en una casa familiar irá a la cárcel, que salga y que diga que cualquiera que tome un pedazo de tierra irá a la cárcel. Una decisión política de tal urgencia que aún no la hemos escuchado. Hay que tomar una decisión política que se extienda a la sociedad. Una decisión para hacer cumplir la ley.

– ¿Puede el gobierno de Buenos Aires sentar un mal precedente si el desalojo no se lleva a cabo?

– No tengo ninguna duda. No tengo ninguna duda al respecto. Y menos aún si es expropiado. Porque harán que la gente piense: “Debes tomar la tierra completamente, el gobierno la expropiará y te la dará.

– La ministra Sabina Frederic también señaló que la justicia es a menudo la que retrasa las expulsiones, como en El Bolsón, por ejemplo.

– Déjame contarte el problema a nivel local con el antiguo club de deslizamiento. Hay 160 hectáreas donde se inició una toma de posesión en febrero. Hoy en día, la policía provincial no puede entrar en la tierra porque está bajo jurisdicción federal. ¿Y sabes cuántos gendarmes vigilan 160 hectáreas para que no se las quiten? Seis. ¿Cómo lo haces?

– Quiero decir, la gente sigue viniendo.

– La gente que no vive allí sigue viniendo. Todos los lugares están armados, y no hay gente viviendo allí. Usted especula. Tampoco niego la necesidad de la gente, porque eso es otra cosa. Pero detrás de todo esto hay escritores mafiosos, abogados mafiosos, empresas inmobiliarias mafiosas, especuladores, líderes políticos, organizaciones sociales. Si no decimos la verdad, también es muy difícil para nosotros llegar a una solución concreta y sincera.

– ¿El sistema de justicia federal ha emitido una orden de desalojo?

– No, todavía no. La apelación ha sido presentada. Queríamos presentarnos como una víctima privada, pero no nos aceptaron. Pero estamos esperando que la Corte Federal empiece a planear el desalojo del país. También podríamos perder vidas si llueve un cuarto de lo que llovió en 2013. La gente se inundará.

– ¿Está empeorando el problema de la apropiación de tierras?

– De 2015 a 2019 hubo 6 intentos de tomar la tierra. Desde diciembre de 2019 hasta el 31 de agosto habrá 40.

– En La Plata.

– En La Plata. Seis intentos en cuatro años contra cuarenta en diciembre y agosto.

– La reunión que tuvo con Rodríguez Larreta causó mucha emoción. ¿Cómo ve la disputa interna por el liderazgo de la oposición?

– Hoy es el momento de centrarse en los temas de salud y la segunda pandemia, la pandemia económica. Esta tragedia no puede ser precedida por ningún tipo de especulación. Luego, por supuesto, veo en Horacio, y en muchos otros líderes, una vocación muy interesante de construcción política, como un resurgimiento de nuevos representantes y líderes dentro de la oposición. La verdad es que es muy saludable, lo celebro. No dudo en lo más mínimo de la capacidad de Horace, no sólo de su capacidad de gestión, sino también de su capacidad política. Lo conozco desde hace muchos años, es amigo mío y tengo la autoridad para decírselo. Pero me parece que no es el momento de hablar de candidaturas.

– ¿Cómo ve la gestión en los próximos años después del golpe económico y social causado por la pandemia?

– Muy difícil. Por lo tanto, es importante que la provincia sea previsible hacia los intendentes. Si eres predecible, puedes armar tu mapa de ruta. Si no eres predecible, la verdad es que en muchos casos, no en todos, gobiernas con los ojos vendados, y eso es lo peor que nos puede pasar.