Skip to content

Juntos por el Cambio pospuso su reunión virtual para evitar temas que profundizan las diferencias internas

La dirección de la oposición nacional decidió que la reunión ya no será semanal sino que se celebrará cada 15 días. Algunos querían exigir el levantamiento definitivo de la cuarentena, pero esta posición no es compartida por Rodríguez Larreta. La Coalición Cívica, en contra de "toda radicalización funcional de Cristina Kirchner

Juntos por el Cambio pospuso su reunión virtual para evitar temas que profundizan las diferencias internas

Juntos por el Cambio pospuso su reunión virtual para evitar temas que profundizan las diferencias internas

El liderazgo nacional de Juntos por el Cambio (JxC) decidió posponer la videollamada de este lunes para mantener el contacto cada 15 días a partir de ahora. La decisión es básicamente una reacción a una razón relacionada con el interior de la coalición de la oposición: Los dirigentes no quieren discutir cuestiones que dividen aún más a los que no gobiernan y a los que deben gobernar.

El tema que se dejó abierto hace siete días prometía un fuerte debate interno: la demanda de que el gobierno nacional levante la cuarentena de forma permanente. Se insinuó al final del zoom del martes pasado, después de la pancarta y la reaparición pública de Mauricio Macri, pero en las llamadas intercambiadas por los representantes de JxC este fin de semana se decidió poner fin a la idea: Horacio Rodríguez Larreta no está de acuerdo con esta medida, que condicionaría su estrategia sanitaria en la ciudad de Buenos Aires.

Así, los partidarios de la línea dura y los moderados de “Juntos por el cambio” acordaron no hacer ninguna conexión este lunes y aplazaron una decisión conjunta sobre la cuarentena, que dará al jefe de gobierno de Buenos Aires más libertad para tomar las medidas necesarias sin el peso de una posición orgánica de la coalición.

En recientes anuncios oficiales, Alberto Fernández dijo que la actual fase de aislamiento obligatorio se extenderá hasta el próximo domingo, pero el problema es que en las próximas horas se anunciará que Argentina ya ha alcanzado el millón de personas infectadas con COVID-19, por lo que Rodríguez Larreta quiere tener las manos libres para analizar si ha abierto nuevas actividades.

En su resurgimiento, Macri pidió el fin de la “cuarentena eterna” porque era “muy perjudicial” y “no había producido resultados”. “El gobierno debería dejar de invadir las instituciones y restaurar la normalidad en el país, porque esta eterna cuarentena fue muy perjudicial y sin resultados a la vista, porque estamos entre los países con peores resultados contra el Coronavirus”, dijo.

Rodríguez Larreta no apoyó ni criticó estas declaraciones del ex presidente, pero se abstuvo sugestivamente del Zoom de Juntos por el Cambio del día siguiente . “Agenda de trabajo en la gestión”, fue la disculpa del jefe de gobierno por no haber asistido a la reunión, pero sus familiares se sintieron incómodos con los comentarios de Macri, incluyendo las agudas críticas al ex Ministro del Interior Rogelio Frigerio y al ex Presidente de la Cámara de Diputados Emilio Monzó.

La persona que respondió a Macri del gobierno de la ciudad de Buenos Aires en para justificar las medidas tomadas fue el Ministro de Salud Fernán Quirós: “La temprana cuarentena salvó un desastre sanitario que es muy difícil de ver porque no ocurrió y no es fácil ver lo que hubiera ocurrido”.

Según el funcionario de Buenos Aires, si el gobierno de Rodríguez Larreta no hubiera adoptado esta estrategia, la capital federal no habría “tenido la capacidad de brindar una atención digna, humana y correcta a las personas infectadas con la enfermedad”.

En la Coalición Cívica (CC), relativizaron las diferencias internas en Juntos por el Cambio sobre la cuarentena y apoyaron la decisión de abandonar la frecuencia semanal de las reuniones de liderazgo nacional: “Creemos que deberíamos reunirnos cada 15 o 20 días. Si surge un asunto urgente, lo evaluamos y coordinamos una reunión. Esta frecuencia nos parece la mejor, más seria y eficiente manera”, dijo a este diario el jefe del bloque de diputados del CC, Maximiliano Ferraro.

“Nuestro objetivo debe ser defender con determinación el estado de derecho, las libertades, la paz social y la no violencia y eliminar toda radicalización funcional de Cristina Kirchner y el enfrentamiento entre los argentinos”, dijo el legislador, en consonancia con la posición de la fundadora del partido, Elisa Carrió. Y añadió: “La coalición no es de ninguna manera extrema, ni de izquierda ni de derecha.

Para Ferraro, Juntos por el Cambio “debemos reflexionar y acordar el camino que vamos a ofrecer a los argentinos, a pesar de la compleja situación por la que estamos pasando, y consideró que “hoy en día el 40% del electorado no es suficiente para gobernar, necesitamos el 60%, y esto es por lo que debemos trabajar”. En cualquier caso, advirtió que “no son tiempos para especulaciones electorales”.