Skip to content

Juntos por el Cambio repudió la usurpación de la tierra y pidió al gobierno que interviniera “con un sentido de urgencia”.

El bloque de diputados de la oposición advirtió que estos hechos "son signos de inseguridad jurídica que dañan la credibilidad" de la administración de Alberto Fernández

Juntos por el Cambio repudió la usurpación de la tierra y pidió al gobierno que interviniera

Juntos por el Cambio repudió la usurpación de la tierra y pidió al gobierno que interviniera "con un sentido de urgencia".

El Interblocutor de Representantes Nacionales de “Juntos por el Cambio” expresó este viernes su “más fuerte oposición” al uso de la tierra, pidiendo “una intervención urgente del gobierno nacional para preservar el derecho a la propiedad privada” y evitar actos de violencia “que amenazan la paz pública”.

En un comunicado de prensa, el grupo, liderado por Mario Negri (UCR), Cristian Ritondo (PRO) y Maximiliano Ferraro (Coalición Cívica), consideró que “las constantes” confiscaciones de bienes que se han producido “en los últimos días” y en varias regiones del país “son el resultado de la negligencia oficial que se ha convertido en cómplice de la intención criminal de sectores políticos que atentan contra las normas más elementales del estado de derecho”.

“Cuando un gobierno duda en hacer cumplir la ley y en ayudar al poder judicial a hacer cumplir los derechos constitucionales, entramos en un terreno conflictivo de resolución de azar. Porque en el ejercicio del poder se juega la legitimidad y la inseguridad se apodera de los distintos actores económicos y sociales, lo que va en detrimento del trabajo, la producción y el desarrollo sostenible de Argentina”, según la oposición.

En esta línea, el Interbloque afirmó que estaba “sorprendido de observar la ausencia de una reacción de la administración central” y advirtió que “el uso de la tierra es un signo de inseguridad jurídica que perjudica la credibilidad de la administración de Alberto Fernández”.

“Quisiéramos contribuir a la solución del problema que se desencadenó en un momento crítico de pandemia y de volatilidad de los tipos de cambio. La sociedad exige un mensaje tranquilo y firme, en línea con la tradición jurídica que exige nuestra Constitución”, dice la declaración de los legisladores de “Juntos por el cambio”.

Además, los diputados señalaron que “por otra parte, las fuerzas de seguridad necesitan instrucciones precisas para impedir el uso de la tierra y esto es responsabilidad del ejecutivo” y, por lo tanto, apelaron “a la racionalidad política de la coalición gobernante” para que esto ocurra.

Para Juntos por el Cambio, “las únicas víctimas son los ciudadanos usurpados y los acosadores son los usurpadores”, para quienes dijo que “nunca antes nada había quedado tan claro para todos que está en manos de la arrogancia de una minoría anticuada que está dañando la democracia y la paz en Argentina”.

“Que el gobierno actúe rápidamente y bien antes de que tengamos que lamentar la escalada de un conflicto infundado y decadente. Siempre estaremos del lado de la democracia, respetando y haciendo cumplir la ley que garantiza los derechos y libertades sin proponentes exclusivos o divisiones estériles”, concluye el texto firmado por Negri, Ritondo y Ferraro.

El comunicado de prensa fue publicado en las redes sociales pocas horas después de que el juez de la subrogación de garantía Raúl Flores decidiera no cumplir con la solicitud de desalojo del predio Casa Nueva, en la provincia de Entre Ríos, propiedad de la familia de Luis Miguel Etchevehere, quien fuera Ministro de Agricultura durante el período de Cambio.

Esta tierra está habitada por un grupo de 40 personas, incluyendo a la hermana del ex empleado, que reclama un porcentaje de esta propiedad ya que ella también es heredera de la herencia de su padre. El juez también ordenó el “cese de todos los actos violentos, acosadores e intimidatorios” contra la mujer por parte de sus hermanos.

Como consecuencia de esta situación, este viernes se produjo una renovada movilización de varios productores agrícolas que marcharon a la entrada de la Casa Nueva, donde cantaron el himno nacional y exigieron el desalojo inmediato del lugar.

“Acabamos de recibir una comunicación del tribunal, que no es firme, y vamos a apelar, pero nos prohíbe hablar. Esto significa que en Argentina no sólo no se respeta la propiedad privada, los legítimos dueños de la propiedad y sus derechos, sino que se protege más a quienes violan la propiedad privada e invaden por la fuerza, a quienes ocupan la propiedad que no les pertenece a través de la intimidación”, cuestionó Luis Miguel Etchevehere, presente en la protesta, en declaraciones a los medios de comunicación locales.