Skip to content

La ciudad de Buenos Aires insistió en el regreso a las clases presenciales: “Cada día que pasa es un daño irreparable para algunos niños”.

"Sabemos que los grupos de 8 o 9, en espacios abiertos, con reglas y normas establecidas por un adulto, son el escenario más seguro para lo que sucede con ese niño en su entorno familiar y vecinal", dijo el Ministro de Salud de Buenos Aires, Fernán Quirós

La ciudad de Buenos Aires insistió en el regreso a las clases presenciales:

La ciudad de Buenos Aires insistió en el regreso a las clases presenciales: "Cada día que pasa es un daño irreparable para algunos niños".

La ciudad de Buenos Aires ha sido afectada por infecciones de coronavirus en descenso durante un mes. Esto fue confirmado por el Ministro de Salud de Buenos Aires, Fernán Quirós, en un nuevo informe diario. Con este escenario epidemiológico, el funcionario insistió en la demanda de que el gobierno nacional permita que un pequeño grupo de estudiantes regrese a las aulas.

“En la ciudad de Buenos Aires no estamos en una situación epidemiológica controlada para reactivar las clases de forma global y normal”, dijo Quirós. Sin embargo, dijo: “Hay diferentes niveles de gravedad y riesgo para los niños, y creemos que podemos llevar a cabo actividades de reintegración social y educativa que van más allá del hecho de que las escuelas aún no se han abierto masivamente; insistimos y seguiremos haciéndolo, porque cada día que pasa es un nuevo daño, y para algunos niños este día es un daño irreparable”.

“Sabemos que los grupos de 8 o 9 personas en espacios abiertos con reglas y normas establecidas por un adulto son escenarios más seguros que lo que le sucede a este niño en su entorno familiar y vecinal”, explicó el funcionario, refiriéndose a , al protocolo que el Gobierno de Buenos Aires ya ha presentado al Ministerio de Educación de la Nación para 6.500 niños que la ciudad ha identificado como los que han perdido todo contacto con la escuela.

Según Quirós, esta opción es “una política para restaurar el futuro del niño”, pero “también es una política de salud, para que estos niños y sus familias adquieran el conocimiento de cómo enfrentar la pandemia, lo que requerirá varios meses más de trabajo, pero esperemos una curva de mejora continua”.

La propuesta de la Ciudad de Buenos Aires fue criticada por el Ministro de Educación de la Nación, Nicolás Trotta, y también por el Gobernador de Buenos Aires, Axel Kicillof: ” No podemos someter a los niños a experimentos” , aseguró el Presidente de la Provincia, quien la semana pasada lanzó un programa para asegurar la continuidad educativa de unos 279.000 estudiantes en Buenos Aires en el contexto del aislamiento social, preventivo y obligatorio debido a la pandemia de coronavirus.

Por otro lado, Quirós se refirió al desarrollo de las infecciones de COVID-19 y a la posible reanudación de las actividades. Así, afirmó que se confirmaron 129.664 pacientes, de los cuales 104.384 se recuperaron y 3.801 murieron, lo que representa una tasa de mortalidad del 2,9%. También se informó de que 567.760 personas se hicieron la prueba en la ciudad, de las cuales el 60% son residentes, que tuvieron un 27% de positividad en la última semana, alcanzando una tasa de prueba por cada 100.000 residentes de 11.089.

“Propondremos actividades que no faciliten la supercontagiosidad. Propusimos las reuniones en lugares públicos, la apertura de bares porque sustituían a los familiares, y ahora pasar a salas cerradas, si la curva lo permite, serán salas cerradas muy grandes, con poca gente, y ventiladas”, dijo el Ministro de Salud de Buenos Aires.

El próximo domingo 11 de octubre, el AMBA pondrá fin a la actual fase de aislamiento forzoso, y las autoridades del gobierno de Buenos Aires se preparan para una semana de laboriosas negociaciones con sus contrapartes nacionales para aclarar las próximas actividades que serán posibles.

Según la información proporcionada a este diario y otros, se está examinando a fondo la posibilidad de que abra las compras de capacidad limitada . Esto significa el mismo sistema que se aplica actualmente a los supermercados: una vez que se alcance la capacidad máxima, se cerrará la entrada y sólo podrán entrar más personas cuando los registrados salgan de la tienda.

La intención de hacer posibles los centros comerciales también se debe a la presión del sector, que pone de relieve la coincidencia entre la caída de la curva de infección y el comienzo del Día de la Madre, uno de los momentos de mayor venta del año.

Por último, la última actividad que podría incluirse en las negociaciones es el transporte nacional, con la restricción del uso del transporte público.