Skip to content

La Coalición Cívica denunció a los fiscales del caso de espionaje de Lomas de Zamora por la filtración de datos sensibles

La presentación se hizo al abogado Eduardo Casal. El jurado solicitó a los fiscales para la fuga de datos personales de Macri y la AFI

La Coalición Cívica denunció a los fiscales del caso de espionaje de Lomas de Zamora por la filtración de datos sensibles

La Coalición Cívica denunció a los fiscales del caso de espionaje de Lomas de Zamora por la filtración de datos sensibles

Cinco congresistas que respondieron a Elisa Carrió presentaron hoy una denuncia ante el Fiscal General interino Eduardo Casal para que investigue a los dos fiscales en el caso de espionaje en Lomas de Zamora. Se trata de los fiscales federales Cecilia Incardona y Santiago Eyherabide, acusados de mal desempeño y abandono del deber por haber incluido en la causa ” datos personales y privados” del ex Presidente Mauricio Macri junto con información de inteligencia sensible , que posteriormente se filtró a los medios de comunicación.

Según la Coalición de Ciudadanos, “este grave ‘desliz’ de los funcionarios no sería el único, lo que significa que ya no es un hecho aislado, sino una acción deliberada en casos particularmente preocupantes: la investigación de funcionarios del gobierno anterior.

La presentación, que ha sido aprobada por este diario, está firmada por los diputados Maximiliano Ferraro, Juan Manuel López, Paula Oliveto, Mariana Zuvic y Mariana Stilman, y en ella se solicita “la apertura de la instancia correspondiente ante el tribunal de primera instancia y, en su momento, su destitución, a fin de evitar la comisión de los delitos graves a que se refieren los incisos d) y e) del artículo 68; en aplicación de las sanciones previstas en los artículos 70 y 71 de la misma Ley Orgánica del Ministerio de Asuntos Públicos”.

La denuncia se produce en un momento en que el caso de Lomas de Zamora ya ha completado una veintena de investigaciones que involucran a los ex directores de la AFI en la administración anterior, Gustavo Arribas y Silvia Majdalani, y al secretario particular de Mauricio Macri, Darío Nieto. Susana Martinengo, la ex-jefa del departamento de documentación de la Casa Rosada, y un grupo de espías también están acusados. Todos ellos están acusados de haber fundado una asociación ilegal que habría llevado a cabo diversas tareas de vigilancia y control ilegal contra dirigentes políticos -entre ellos Cristina Kirchner, Horacio Rodríguez Larreta y María Eugenia Vidal-, sindicatos -como Hugo y Pablo Moyano-, periodistas y jueces -como Martín Irurzun, presidente de la Cámara Federal de Buenos Aires-.

Una vez concluida la investigación, el juez Juan Pablo Augé pudo decidir si las partes involucradas debían ser procesadas o no. El caso fue delegado al fiscal Incardona y a su colega Eyerhabide, que fue enviado por la fiscalía para cooperar con los mega-archivos.

Como parte de la tramitación del expediente, la OFSP transmitió un libro que contenía las actas de las decisiones adoptadas entre 2015 y 2019, en las que figuraba la identidad de decenas de agentes y ex agentes de la OFSP. El documento se subió al archivo sin un filtro, en el que participaron unas 80 partes, y la información se publicó a través de diversos canales.

Más tarde, Nieto denunció en el expediente que se habían subido una serie de datos personales del ex jefe de Estado que no hacían avanzar la investigación propiamente dicha. La presentación estuvo a cargo del abogado defensor, Gervasio Caviglione Fraga, quien afirmó que el caso fue desestimado: “a) números de teléfono personales y de negocios; b) la dirección de su oficina y residencia donde vive; c) dirección de correo electrónico; d) usuario y contraseña de Facebook; e) su usuario y contraseña de Mercado Libre; f) fecha de nacimiento; g) número de CUIT y número de impuesto; h) número de tarjeta de crédito, entre muchos otros datos personales del ex presidente Mauricio Macri, en abierta violación de su privacidad y claramente la de mi cliente”. También aparece el código de Netflix o su pin de Blackberry, sus placas de matrícula, su fecha de boda o incluso su talla de zapatos. Esta era toda la información que Nieto tenía sobre el contacto del ex presidente como su secretario privado.

Según los diputados de la Coalición de Ciudadanos, los fiscales “violan las normas de confidencialidad en relación con los asuntos que lo requieren y en los que actúa la fiscalía nacional, o la extracción, reproducción, exhibición o transmisión de documentos que deberían reservarse, poniendo así en peligro las funciones de la fiscalía nacional”. También se les denunció por haber “actuado con grave negligencia en la tramitación de los asuntos que se les encomendaron o en el cumplimiento de las obligaciones asumidas”.

Según el legislador, es “inexplicable que los fiscales Cecilia Incardona y Santiago Eyherabide decidieran agregar dicha información, que es claramente irrelevante para el caso y viola el derecho más básico del ex presidente a la privacidad, como información relevante para el expediente”.

“Pero el acto abusivo no se detiene ahí, ya que dicha información sensible no sólo fue agregada al caso, sino que los fiscales no tomaron las mínimas medidas de seguridad y decidieron digitalizarla y subirla al sitio web de consulta y gestión de casos, al que tendrían acceso unas 80 personas, entre abogados defensores, demandantes y fiscales. Esto permitiría la filtración de dicha información, que se haría pública”, dijeron.

El legislador añadió que el fiscal federal Eduardo Taiano promovió una causa penal para investigar la filtración de información sensible sobre “numerosos agentes y ex agentes” del Servicio Federal de Inteligencia (AFI), subrayando que “esta información también debe ser protegida por ambos fiscales, que a su vez la proporcionaron sin tomar ninguna medida para proteger su confidencialidad”.