Skip to content

La ira de Naidenoff contra los cambios en las sesiones del Senado: “Incluso en un estado de sitio no se puede impedir la presencia en el recinto”.

El jefe del interbloque de Juntos por el Cambio se negó a validar un decreto de Cristina Kirchner que permite la presencia de dos legisladores en el local, con la autorización previa del Secretario Parlamentario

La ira de Naidenoff contra los cambios en las sesiones del Senado:

La ira de Naidenoff contra los cambios en las sesiones del Senado: "Incluso en un estado de sitio no se puede impedir la presencia en el recinto".

Una vez más, las regulaciones de control remoto del Senado fueron objeto de un conflicto entre Juntos por el Cambio y el Frente de Todos. Se grabaron siete oradores, incluyendo a todos los líderes del bloque, con 62 minutos distribuidos proporcionalmente. Una vez más no hubo acuerdo y cuando llegó el momento de la votación, los senadores se separaron de Juntos por el Cambio. Consideran que las sesiones son ilegítimas, pero no dejarán de utilizar el tiempo disponible para presentar su punto de vista. El discurso de clausura fue pronunciado por Luis Naidenoff, jefe del interbloque de Juntos por el Cambio, que estaba muy enfadado.

El legislador aseguró que estaba tratando de construir puentes para tener más presencia en el distrito, teniendo en cuenta el hecho de que los funcionarios y los legisladores pueden circular y están excluidos del aislamiento obligatorio. “La gente está al tanto de la pandemia y de los acuerdos previos que se han hecho en este distrito, pero me gustaría preguntarle si se ha tomado el tiempo de leer el decreto que se está votando hoy. Establece que “el bloque que forma la mayoría y el bloque que forma la primera minoría están autorizados a añadir dos miembros en persona en la zona del recinto en reuniones virtuales o a distancia” y que “la Secretaría Parlamentaria debe ser informada 24 horas antes de cada reunión para poder asistir a la misma y dar la autorización correspondiente”.

“¿Es usted consciente de lo que está votando? Para ejercer el derecho a sentarse en los bancos, hay que obtener la autorización de la Secretaría del Parlamento”, dijo el formoseño a sus homólogos. Y recordó que en 1890, en la decisión de Leandro N. Alem en un estado de asedio, el Tribunal Supremo declaró que “la presencia de senadores en el distrito no puede impedirse ni siquiera en un estado de asedio”. Lo dijo, lo repitió, y aunque dejó claro que hay una pandemia y una cuarentena, “y que hay que tomar precauciones, estamos tratando de construir puentes con el gobierno”.

Naiodenoff se enojó, levantó la voz y fue irónico: “Para agradecer la presencia de dos senadores en sus asientos, para pedir permiso, para pedirles que entiendan lo que significa esta cuarentena, me parece que están aturdidos, que no son conscientes del papel de los senadores, que se permite la presencia de dos senadores, que se permite la presencia de dos senadores, para agradecer la presencia de dos senadores, ¡a qué extremo hemos llegado que no se puede recordar!

dejó claro que pedían una presencia mínima en la rotación. “¿Están los cajeros de los supermercados protegidos en un zoom, están los furgones protegidos, están los médicos protegidos, están los profesores protegidos, están los policías protegidos? No tendremos la posibilidad de estar presentes en el recinto de forma rotativa”, se quejó.

En defensa de la posición del principal bloque de la oposición, que no puede impedir la adopción de leyes por mayoría simple porque el gobierno tiene un gran número de diputados, Naidenoff insistió en que “queríamos acordar los fundamentos, una minoría rotativa de escaños que garantizara la presencia federal, y no podíamos hacerlo”. No sentaremos el precedente de pedirle al secretario parlamentario permiso para sentarse en nuestros asientos.

El Formoseño habló de la infección en su Interblock, el Senador Humberto Schiavoni quien ya fue despedido, y ahora la tucumana Silvia Elías de Pérez a quien dio la bienvenida porque toda su familia está afectada.

Cuando se sentó en su oficina por primera vez en seis meses, levantó aún más la voz: “Estoy en el Senado como muchos senadores que se sientan en nuestras oficinas y representan a los que quieren venir. Aquí, a pocos metros, en la Cámara de Diputados, pudimos llegar a un acuerdo, y todo el mundo viene en persona, excepto los que no pueden. Queríamos acordar lo básico, una minoría rotativa de bancos”, dijo sobre el acto de consenso, que prevé la posibilidad de sesiones con mayor presencia en la Cámara de los Comunes a petición de un bloque. Juntos por el Cambio solicitó esta modalidad para el debate sobre el presupuesto y la contribución extraordinaria de solidaridad.

Julio Martínez también viajó a Buenos Aires, en La Rioja, para discutir el tema más fuerte del día, el “Acuerdo sobre la transferencia gradual a la ciudad de las facultades y funciones de seguridad en todos los asuntos no federales ejercidos en la CABA”. Además, Guadalupe Tagliaferri (Senadora de la Ciudad) y Esteban Bullrich (Buenos Aires) tenían la intención de pronunciar su discurso desde el local. En el caso de Martín Lousteau de Buenos Aires y Laura Rodríguez Machado de Córdoba, ambos ocupan sus puestos como vicepresidentes del Senado.

“Ustedes son conscientes de la enorme distancia que nos separa del nivel de representación democrática en la Cámara de Diputados y del grado de autocomplacencia en que se encuentra esta Cámara, no validaremos y nos retiraremos, no estaremos presentes en esta votación. No profanaremos el tribunal, no sentaremos el precedente de pedir permiso al secretario del Parlamento para entrar en el local o restringir la representación”, gritó Naidenoff.

Y exigió: “Respeto a los asientos, respeto a los ciudadanos, respeto a los familiares de los que han perdido la vida. Este decreto es un insulto a todos los senadores, si quieren votar y pedir permiso, no lo haremos”.

A pesar de la afirmación de la oposición, el decreto 16 de Cristina Kirchner fue votado sin cambios y sólo con los votos del Frente de Todos y algunos aliados, con lo que se inició el debate sobre la participación de Buenos Aires, que está siendo rebajado por el proyecto que determina las transferencias y la forma en que se actualizan. El partido gobernante estaba compuesto por Jorge Taiana de Buenos Aires y Anabel Fernández Sagasti de Mendoza, que esperaban en sus respectivas oficinas.

En la sesión anterior, los senadores del Frente de Todos calentaron las redes. Antes de que comenzara la sesión, viralizaron los mensajes contra sus compañeros de Juntos por el Cambio. Exigieron votar por sus provincias y el federalismo en lugar de defender las partidas presupuestarias de la ciudad de Buenos Aires. Algunos echaron al bloque de la oposición, otros directamente a sus senadores provinciales. La polaca Eugenia Catalfamo, por ejemplo, pidió a Claudio Poggi que “votara a favor del federalismo y defendiera los intereses de San Luis”. “Votaremos sobre el acuerdo que recuperará los fondos de la asociación en beneficio de las provincias”, escribió al ex gobernador de los peronistas, que ahora es senador en alianza con Juntos por el Cambio.

Carlos Caserio dijo: “Macri benefició a la ciudad de Buenos Aires con recursos extraordinarios y perjudicó a las provincias”. Ana Almirón escribió en su lugar: “Hoy podemos lograr un retorno a la constitución nacional y a un verdadero federalismo, no a lo que Lx del mismo color político beneficia ilegalmente. Le pido a mi colega de Córdoba @PedroBraillardP que vote hoy por el verdadero federalismo y no por la oposición misma sin fundamento, lxs argentinxs tenemos que discutir los privilegios porque hay 23 provincias que los reclaman”.

Mario Pais de Chubut defendió el protocolo de control remoto, que no había sido validado por los senadores de la oposición en la sesión anterior ni por la adición contradictoria. José Mayans, el líder del partido gobernante, recordó que las normas prevén la posibilidad de reunirse fuera de los locales en caso de una “gravedad institucional” como la pandemia.