Skip to content

La Oficina Anticorrupción dejará de ser denunciante en todos los casos penales por “falta de personal”.

El jefe de ese cuerpo, Félix Crous, firmó una resolución. En los archivos que ya están en juicio, el OA se mantendrá hasta que se termine la recepción de las pruebas o haya una sentencia.

La Oficina Anticorrupción dejará de ser denunciante en todos los casos penales por

La Oficina Anticorrupción dejará de ser denunciante en todos los casos penales por "falta de personal".

Escasez de personal. Con esta simple excusa, el jefe de la oficina anticorrupción, Félix Crous, justificó un anuncio que había madurado desde su llegada a la agencia: la oficina ya no demandaría en todos los casos penales. Esto incluye todos los actos de corrupción de la administración de la Iglesia. La retirada no será inmediata en todos los casos. En los expedientes ya en juicio, el OA se mantendrá hasta que se complete la recepción de las pruebas o se llegue a un veredicto, de acuerdo con una resolución a la que este diario tuvo acceso.

“Se debe prever el retiro del papel del demandante en los procedimientos penales en los que intervenga en calidad de tal. A fin de contribuir al orden del procedimiento, las disposiciones contenidas en el presente documento se cumplirán en los casos que pasen por la fase oral del procedimiento cuando se reciban las pruebas propuestas por la representación de esta Oficina. En los casos en que, tras la conclusión del procedimiento oral, la pena se impone en el momento en que el tribunal de primera instancia dicta la sentencia”, explica esta disposición.

En el caso de la “ruta del dinero K”, donde las alegaciones de las apelaciones ya se han concretado, OA se quedaría hasta la sentencia. El caso del juicio de la carretera, donde permanecen docenas de testigos, es diferente.

Llama la atención que Crous se refiera a un informe de la Organización para la Cooperación y el Desarrollo Económico (OCDE) que menciona “signos de politización y falta de neutralidad de la fiscalía” durante el mandato de Alejandra Gils Carbó. El ex fiscal proporcionó varios funcionarios para la nueva gestión de la OA.

En mayo, OA ya no es el demandante en el juicio unificado aún no iniciado de los casos Hotesur y Los Sauces , en el que están acusados, entre otros, la Vicepresidenta Cristina Kirchner, sus dos hijos y los empresarios Lázaro Báez y Cristóbal López. El anuncio provocó una dura declaración firmada por las referencias “Juntos por el cambio”. También hubo una denuncia penal firmada por los legisladores Jorge Enríquez, Graciela Ocaña, Waldo Wolff, Fernando Iglesias y el radical Álvaro de Lamadrid.

A pesar de las preguntas, , el jefe de la OA anunció en su momento que la organización también renunciaría a otras quejas . El juicio se está llevando a cabo en varios archivos, gota a gota.

Crous discutió con la escasez de personal y las “restricciones presupuestarias” para mantener las quejas. “Un análisis preliminar de la situación ha demostrado que los recursos profesionales de esta oficina han sido asignados de tal manera que la Dirección Nacional de Litigios Estratégicos ha recibido un trato privilegiado en detrimento de sus dos investigaciones y aún más para prevenir la corrupción y promover la integridad y la transparencia”, decía la resolución del lunes.

Según el funcionario elegido por Alberto Fernández, “el personal de OA sufrió una reducción de 42 muertes, y durante el mismo período sólo hubo 19 reclutamientos”. “Además de estas pérdidas, la situación creada por el ascenso de cuatro agentes pertenecientes a la plantilla de la Agencia a puestos de alta dirección pública de la estructura organizativa durante la actual administración también ha creado nuevas vacantes en la plantilla de profesionales, cuya cobertura no está automáticamente vinculada a las pérdidas por el ascenso”, añade la resolución.

“Crous vació el cuerpo para justificar esta decisión. Ella es responsable de echar a la gente y de no renovar docenas de contratos de abogados de acceso abierto”, dice Cambio.

Para justificar su decisión, el jefe de OA también argumentó que el Estado seguirá estando representado en los archivos a través de los fiscales. “La Oficina cumple funciones que en gran medida se superponen con las tareas específicas del Ministerio Público, en particular con las de su órgano especializado en la materia, la Fiscalía General de Investigaciones Administrativas (artículo 25 de la Ley 27.148), circunstancia que ya estaba reconocida en la ley por la que fue creada (Ley 25.233)”, dice uno de los párrafos de la resolución.

Crous argumentó que los recursos están ahora asignados a las investigaciones. ¿Qué ha hecho la OA en los primeros seis meses de administración? “Se emprendieron numerosas acciones y acontecimientos -algunos de ellos en coordinación con otros órganos ejecutivos del Estado-, se iniciaron contactos institucionales a nivel federal, se hicieron y contestaron preguntas y se celebraron reuniones con organizaciones de la sociedad civil, así como con las que agrupan a las cuestiones relacionadas con el cumplimiento y las asociaciones profesionales”, respondió el funcionario en su informe de gestión.

Las pocas quejas presentadas en estos meses sólo apuntan a la administración de Cambiemos. El viernes pasado, el OA denunció a los ex ministros de salud Jorge Lemus y Adolfo Rubinstein y a la ex ministra de desarrollo social Carolina Stanley por unas vacunas que habían caducado y que fueron “encontradas” en un almacén. Esta presentación fue puesta en manos del Juez Federal Sebastián Casanello.