Skip to content

La ONG Human Rights Watch cuestionó la petición de destitución del Presidente del Tribunal Supremo: “Ataque a la independencia judicial

José Miguel Vivanco, director de la entidad, criticó la petición de la diputada kirchnerista Vanesa Siley de destituir al juez Carlos Rosenkrantz. "La solicitud de destitución no tiene ningún fundamento", dijo.

La ONG Human Rights Watch cuestionó la petición de destitución del Presidente del Tribunal Supremo:

La ONG Human Rights Watch cuestionó la petición de destitución del Presidente del Tribunal Supremo: "Ataque a la independencia judicial

La petición del kirchnerismo

, presentada por la diputada Vanessa Siley, de iniciar un juicio político contra el Presidente del Tribunal Supremo, Carlos Rosenkrantz, sigue siendo objeto de críticas. Esta vez viene de la ONG Human Rights Watch.

Su director, José Miguel Vivanco, cuestionó la decisión K se avanzante contra el juez del tribunal. “Puede que a uno le guste o no el razonamiento (o el resultado) de las decisiones de Rosenkratz sobre el ‘2×1’ para los condenados a la dictadura, pero la petición de destituirlo por este motivo es infundada y, por lo tanto, socava la independencia del poder judicial”, dijo en sus redes sociales.

Siley había presentado el proyecto de resolución para destituir a Rosenkrantz de su cargo el 25 de septiembre, cuatro días antes de que el más alto tribunal aprobara el per saltum y por el momento le prohibió reemplazar a los jueces que investigaban a Cristina Kirchner .

En el texto del proyecto de resolución 5039-D-2020, , el representante oficial pide que se investigue a Rosenkrantz “por mal desempeño y posibles delitos en el ejercicio de sus funciones de conformidad con lo dispuesto en el artículo 53 y artículos correspondientes de la Constitución Nacional”.

“Rosenkrantz impide el pleno ejercicio de los derechos y garantías constitucionales. Su compromiso político y económico con las empresas e individuos asociados con la responsabilidad civil durante la última dictadura militar está ralentizando la tramitación de los casos”, publicó la diputada en sus redes sociales.

El autor del proyecto de ley dijo en la exposición de motivos que el mal desempeño “no está definido en la Carta Constitucional, por lo que el Congreso de la nación debe interpretar el alcance.

La oposición también criticó la moción de una audiencia de destitución y pidió que se defendiera la separación de poderes. Uno de los primeros en hablar públicamente fue la presidenta de PRO, Patricia Bullrich, quien se quejó de la “terquedad” de Cristina Kirchner a través de las redes sociales.

“Siempre el mismo modus operandi: señalar públicamente a alguien, fagocitar el guión y presentar un juicio político por una decisión que va en contra de lo que quiere. Siempre defenderemos a Rosenkrantz y la separación de poderes.

En la misma línea, el jefe del bloque de diputados de la PRO, Cristian Ritondo, dijo: “Tres días después de que Carlos Rosenkrantz apeló al máximo tribunal para tratar con Per Jumpum, solicitado por los jueces Bruglia, Bertuzzi y Castelli, la administración pública ha hecho una solicitud para un juicio político contra el presidente del tribunal. Una extorsión que no permitiremos”.

“Nada nuevo bajo el sol. Ahora es el turno del tribunal, la acusación contra Rosenkrantz. Impunidad y venganza. Otro ataque K a la justicia argentina”, resumió Luis Naidenoff, jefe del Interbloqueo de los Juntos por el Cambio en el Senado.

Alfredo Cornejo, diputado y presidente de la UCR, dijo que el kirchnerismo “muestra su único proyecto: tener una justicia adictiva”. “El vicepresidente está siendo investigado por varias causas de corrupción. La mejor política que el gobierno ha implementado es tratar de salvar al jefe”, dijo.