Skip to content

La ONU aprobó con el apoyo de Argentina la resolución que condena las violaciones de los derechos humanos en Venezuela

El Consejo de Derechos Humanos de las Naciones Unidas aprobó por 22 votos a favor y 3 en contra una declaración en la que insta al régimen de Maduro a atender las denuncias del Alto Comisionado de Derechos Humanos y pide elecciones "rápidas, libres e independientes" en Venezuela

La ONU aprobó con el apoyo de Argentina la resolución que condena las violaciones de los derechos humanos en Venezuela

La ONU aprobó con el apoyo de Argentina la resolución que condena las violaciones de los derechos humanos en Venezuela

Argentina y una gran mayoría de países votaron hoy en el Consejo de Derechos Humanos de las Naciones Unidas una declaración en la que se advierte sobre la grave situación de las violaciones de los derechos humanos bajo el régimen de Nicolás Maduro y se propone que la Alta Comisionada de las Naciones Unidas, Michele Bachelet, continúe su misión de revisión de la crisis venezolana durante otros dos años. También pide que se celebren elecciones libres e independientes en Venezuela.

Por 22 votos a favor, 22 abstenciones y 3 votos en contra, se anunció la posición de la mayoría de los países reunidos en el Consejo de Derechos Humanos de las Naciones Unidas y se aprobó la resolución, en la que se pide a Venezuela que se ocupe de las denuncias de violaciones de los derechos humanos, que se equiparan a los crímenes de lesa humanidad.

Al justificar el voto del gobierno de Alberto Fernández en la ONU, el embajador argentino ante los organismos internacionales, Federico Villegas, dijo que “Argentina está preocupada por la situación de los derechos humanos en Venezuela, que se ve agravada por la situación de las sanciones económicas. Los derechos de todos los venezolanos deben tener prioridad.

“Es necesario el diálogo y la cooperación del Gobierno de Venezuela con el Alto Comisionado de las Naciones Unidas para los Derechos Humanos. El incumplimiento es problemático y no ayuda al Estado a cumplir con los derechos humanos”, dijo Villegas al justificar el voto argentino contra el régimen de Maduro.

Al mismo tiempo, Villegas dijo que la Argentina había preferido un único proyecto de declaración en el Consejo de Derechos Humanos. El hecho es que antes de esta votación, la mayoría de los países se abstuvieron en el Consejo de Derechos Humanos de la ONU o votaron en contra de una resolución presentada por Irán, Siria, Turquía y el régimen de Nicolás Maduro, que señalaba que había “progreso” en Venezuela.

La Argentina se abstuvo en esta cuestión, junto con otros 25 países, incluidos los miembros de la Unión Europea, la India, el Japón, Libia, Nigeria y el Togo. Mientras tanto, Australia, el Brasil, Chile, las Islas Marshall, el Perú, Ucrania y el Uruguay votaron en contra. El documento fue apoyado por países africanos y asiáticos, algunos de los cuales tienen regímenes autoritarios y han sido severamente cuestionados por violaciones de los derechos humanos.

En contraste con esta declaración, la Argentina y otros 21 países del Consejo de Derechos Humanos impusieron la resolución A/HRC/45/L.43/Rev.1, en la que se detallan las conclusiones del informe de la Alta Comisionada para los Derechos Humanos, encabezada por Michelle Bachelet, en el que se denuncian desde hace un mes nuevos casos de crueles violaciones de las libertades y las personas bajo el régimen de Nicolás Maduro.

Argentina votó a favor de este documento junto con 21 países, incluyendo Italia, España, Brasil, Australia, Chile, Dinamarca, Alemania, Perú, Uruguay y Corea del Sur. Venezuela, Eritrea y Filipinas votaron en contra. Y 22 países se abstuvieron, entre ellos Angola, el Camerún, la India, Indonesia, México, Nepal, Nigeria y el Sudán.

El documento adoptado por la ONU llama a la celebración de elecciones “libres, limpias, transparentes y creíbles” en Venezuela, rechaza “cualquier tipo de interferencia extranjera a nivel militar, de seguridad o de inteligencia”, llama a todas las partes a celebrar elecciones presidenciales “sin demora” y revela un “estado de alerta” debido al empeoramiento de la crisis humanitaria bajo el régimen de Maduro en medio de la pandemia COVID-19.

En las cinco páginas de la Declaración firmada hoy en Ginebra, el Consejo de Derechos Humanos de las Naciones Unidas advierte de su “preocupación por el hecho de que la pandemia del coronavirus ( COVID-19 ) está empeorando la situación en Venezuela” y pide a las autoridades que “sigan las recomendaciones internacionales en materia de derechos humanos que afectan a la población venezolana y a la comunidad internacional para responder a la pandemia y a las necesidades humanitarias en general y para mejorar el acceso a la información sobre su desarrollo”.

El embajador Villegas destacó que “los derechos humanos de los venezolanos deben ser una prioridad. Para mejorar la situación de los derechos humanos en un país, es necesario el diálogo y la cooperación entre las autoridades. Sin la cooperación de los países en este tipo de declaraciones, es problemático y no ayuda a garantizar que los Estados respeten los derechos humanos”.

El embajador argentino en Ginebra también destacó que el proyecto aprobado prevé salvaguardias esenciales para ayudar a proteger los derechos humanos en Venezuela. Y apoyó la declaración, que le da al Alto Comisionado para los Derechos Humanos dos años más para investigar nuevas violaciones de los derechos humanos en Venezuela. Argentina planteó la necesidad de que la oficina que dirige Bachelet tenga una sede permanente en Caracas, ya que el régimen de Maduro siempre ha puesto obstáculos a las misiones de las Naciones Unidas que investigan las acciones de las fuerzas policiales.

La posición de Argentina se adelantó hoy desde la Casa Rosada. En una declaración se señaló desde el principio que “el Presidente Alberto Fernández ha dado instrucciones al Ministerio de Relaciones Exteriores respecto a la posición de la representación argentina en Ginebra sobre los proyectos de resolución sobre la situación en Venezuela que se discutirán en la reunión del Consejo de Derechos Humanos de las Naciones Unidas”.

“Nuestro país mantendrá su papel protagónico en la defensa global de los derechos humanos y apoyará los principios de paz y solución política de la crisis venezolana”, comienza el texto.

“También valorará y apoyará firmemente la labor de la Alta Comisionada de las Naciones Unidas para los Derechos Humanos, Michelle Bachelet. En este marco, instamos al Gobierno de la República Bolivariana de Venezuela a que coopere plenamente con el Consejo y con todos sus mecanismos y a que aplique plenamente las recomendaciones formuladas por la Alta Comisionada en sus informes. Además, en el documento se hace un llamamiento para que se lleve a cabo una investigación inmediata, exhaustiva, independiente, imparcial y transparente de las denuncias de violaciones de los derechos humanos, se lleve a los autores ante la justicia y se conceda una reparación adecuada a las víctimas”.