Skip to content

La SIP también rechazó la creación de NODIO, la agencia estatal que supervisará las noticias que se publiquen

La Sociedad Interamericana de Prensa se unió al repudio por la implementación de un observatorio oficial de medios de comunicación en Argentina

La SIP también rechazó la creación de NODIO, la agencia estatal que supervisará las noticias que se publiquen

La SIP también rechazó la creación de NODIO, la agencia estatal que supervisará las noticias que se publiquen

La Sociedad Interamericana de Prensa rechazó el martes la creación de un observatorio gubernamental de medios de comunicación en Argentina con la “oscura intención” de “proteger a los ciudadanos de noticias falsas, maliciosas y engañosas”, al tiempo que expresó su sorpresa de que un tema tan relevante para la sociedad y la democracia “no haya dado lugar al necesario debate público”.

El presidente de la organización, Christopher Barnes, dijo: “Lamentamos que un gobierno argentino, como lo han intentado otros gobiernos del país en varias ocasiones, intente una vez más juzgar el comportamiento y los criterios editoriales de los medios de comunicación y decidir si es bueno o malo para la sociedad.

Roberto Rock, Presidente del Comité de Libertad de Prensa e Información, recordó: “Los observatorios creados para supervisar y debatir cuestiones relativas a la libertad de expresión son, en última instancia, el primer paso hacia el objetivo opaco del gobierno de regular los medios de comunicación e interferir en su contenido. Añadió: “Sin duda pronto veremos cómo el gobierno tratará de justificar nuevas regulaciones que restringirán la libertad de prensa y la libertad de expresión.

La Defensoría del Pueblo ha creado NODIO, un observatorio de desinformación y violencia simbólica, que “trabajará para detectar, verificar, identificar y desmantelar las estrategias argumentales de los mensajes maliciosos e identificar sus operaciones de difusión”, según la presentación en el sitio web oficial.

En una reciente declaración, ambos recordaron que durante los gobiernos anteriores en Argentina, la imposición oficial de códigos de ética vinculantes a los medios de comunicación fue rechazada después de un intenso debate público. Y mostraron su sorpresa de que esta vez la creación de “NODIO nació de manera inapropiada, como si la valoración de los contenidos de los medios de comunicación y las redes sociales fuera un poder estatal, en abierta contradicción con los espacios de libertad de expresión a los que el mundo ha llegado con el artículo 19 de la Declaración Universal de los Derechos Humanos y el artículo 13 de la Convención Americana sobre Derechos Humanos.

Barnes and Rock añadió que la SIP defiende y promueve el contenido de calidad y la ética profesional, pero entiende que “el respeto de los valores éticos y profesionales no debe imponerse”. “Son responsabilidad exclusiva de los periodistas y los medios de comunicación”, recordaron, como se establece en la Declaración de Chapultepec.

En este contexto, añadieron que “la justicia debe intervenir cuando los usuarios se sienten afectados por el contenido de los medios de comunicación o cuando dos derechos equivalentes, como la libertad de expresión y el derecho al honor, entran en conflicto entre sí”.

Ambos declararon que la SIP no rechaza ni alienta las críticas a los medios de comunicación, sino que “rechaza los instrumentos gubernamentales que, en la experiencia de muchos países, han servido para hostigar a los medios de comunicación e introducir formas de censura”.

Cabe recordar que el artículo 6 de la Declaración de Principios sobre Libertad de Expresión de la Comisión Interamericana de Derechos Humanos (CIDH) establece que “la actividad periodística debe estar guiada por una conducta ética que no puede ser impuesta por los Estados en ninguna circunstancia”.