Skip to content

La tensión en la Quinta de Olivos entre un grupo que apoya a Alberto Fernández y los manifestantes antigubernamentales

La policía estableció un cordón para separarlos y evitar incidentes. Sectores del peronismo dijeron que "no permitirán" que el Presidente sea molestado en su casa

La tensión en la Quinta de Olivos entre un grupo que apoya a Alberto Fernández y los manifestantes antigubernamentales

La tensión en la Quinta de Olivos entre un grupo que apoya a Alberto Fernández y los manifestantes antigubernamentales

Varias facciones vinculadas al partido gobernante se movilizaron este lunes en las afueras de la Quinta de Olivos, en el marco de una nueva marcha de la oposición, para expresar su apoyo a Alberto Fernández. En el umbral de la residencia presidencial, se encontraron con un grupo de manifestantes que llevaban la bandera contra el gobierno nacional.

La idea era llegar primero para “tomar la calle” con la esperanza de que otros manifestantes no se atrevieran a salir. Sin embargo, un grupo de opositores llegó con banderas argentinas y comenzó a cantar el himno nacional. La policía finalmente estableció un cordón para separar a los manifestantes de los dos sectores y así evitar incidentes.

Alrededor de las 5 pm hubo algunos momentos de tensión entre los dos grupos, pero la situación no se intensificó. Mientras un grupo cantaba el himno con banderas argentinas, otros respondían con la Marcha Peronista.

Del lado de los peronistas, eran combatientes y dirigentes del Partido del Trabajo y la Equidad, del Espacio político AIRES Caba y de diversos sectores políticos, sindicales y sociales de las ciudades de Hurlingham, Malvinas Argentinas y La Matanza.

“Si quieren protestar, que vayan a la Plaza de Mayo, al obelisco, donde quieran, pero no irán a la residencia del Presidente”, dijo a este diario un importante dirigente peronista, recordando que en los cuatro años que gobernó Mauricio Macri, nunca fueron a sus casas personales. “Siempre respetamos su hogar y su familia”, dijo.

Como se explicó en una breve declaración, el llamado “se hizo a través de las redes sociales y se discutió en varias reuniones virtuales desarrolladas por los grupos en relación con la pandemia, y es parte de una serie de acciones en apoyo del Presidente Fernández y las políticas del gobierno.

En un contexto de fatiga causado por la cuarentena y las crecientes tensiones con Juntos por el Cambio, las movilizaciones autoconvocadas a través de las redes no sólo irritan a los líderes del Frente de Todos, sino que también inflaman a los militantes que no pueden soportar ver a la oposición aprovechando el aislamiento obligatorio para “tomar las calles”. Algunos dirigentes admiten incluso en privado que cada vez es más difícil contener las bases, especialmente tan cerca del 17 de octubre, la fecha más representativa de la liturgia peronista.

A pesar de que la línea oficial del gobierno nacional es la estricta adhesión a la cuarentena, la primera vez que los grupos militantes peronistas decidieron movilizarse fue durante la protesta de la policía de Buenos Aires . En esta ocasión, un pequeño contingente se acercó después de ver en los medios de comunicación las imágenes de los uniformados rodeando la Quinta con tambores, coches patrulla y sus armas reglamentarias.

La demanda fue finalmente aplacada con el anuncio de mejoras salariales, y el propio Alberto Fernández consideró acertado desactivar una marcha de apoyo patrocinada por el líder del Frente Patria Grande y la CTEP, Juan Grabois.

El sábado pasado, algunos grupos vinculados al sector de la vivienda – AIRES CABA, Nuevo Espacio Peronista (NEP) y el Partido del Trabajo y la Equidad (ParTE)- – se reunieron de nuevo en la puerta de Olivos para mostrar su “apoyo” al Presidente.

Los líderes dijeron que “se movilizarán tan a menudo como sea necesario para evitar estas protestas en Olivos”. “Hay muchos millones más de argentinos que están preocupados por el desarrollo de la pandemia y su impacto en la salud y la economía diaria. Tenemos algo muy claro: no son nuestros oponentes los que resolverán los problemas. Ya tuvieron su oportunidad y han fracasado”, concluyeron.

Antes de las 6 pm, los militantes peronistas se retiraron y sólo quedaron los manifestantes de la bandera de la oposición, que empezaron a perder la concentración después de unos minutos.