Skip to content

Lavagna se refirió a la votación de la ONU sobre Venezuela: “Argentina debería estar entre los que abogan por evitar el autoritarismo y el populismo”.

El ex ministro de Economía se expresó sobre la posición del gobierno nacional frente al régimen de Nicolás Maduro. Dijo que el país debe "definir posiciones firmes en el contexto internacional".

Lavagna se refirió a la votación de la ONU sobre Venezuela:

Lavagna se refirió a la votación de la ONU sobre Venezuela: "Argentina debería estar entre los que abogan por evitar el autoritarismo y el populismo".

En medio de una agenda política marcada por la actitud del gobierno nacional hacia el régimen venezolano bajo el liderazgo de Nicolás Maduro, así como por las marchas y contramarchas por el posicionamiento público, el ex Ministro de Economía Roberto Lavagna dejó clara su posición a través de las redes sociales.

“El mundo de hoy vive situaciones que deben determinar que la Argentina defina posiciones firmes en el contexto internacional, expresando la vocación de pertenecer a un capitalismo competitivo compatible con la justicia social y el respeto irrevocable de los derechos humanos”, escribió en su cuenta de Twitter.

El presidente del “Consenso Federal” declaró que “la Argentina debe estar entre los países más comprometidos en evitar toda forma de autoritarismo y populismo” y “fortalecer una política de clase media basada en el consenso y el diálogo democrático”.

La postura pública de Lavagna parece más acorde con la posición del Presidente Fernández y el sector moderado del Frente de Todos, pero también es una advertencia al gobierno para que no retroceda y finalmente cambie de rumbo.

Desde que el embajador argentino ante la Organización de Estados Americanos (OEA), Carlos Raimundi, defendió firmemente el régimen de Nicolás Maduro, las discusiones internas en el Frente de Todos han escalado a un nivel vertiginoso.

Raimundi destacó la semana pasada que “Venezuela ha sufrido un fuerte asedio del intervencionismo”, por lo que “hay una evaluación sesgada de lo que son las violaciones de los derechos humanos en ciertos países”. Esta posición implicaba distanciarse del informe del Alto Comisionado de las Naciones Unidas para los Derechos Humanos , que condena las violaciones de los derechos humanos en Venezuela.

Al día siguiente Fernández Raimundi descalificó a y finalmente el embajador cambió de puesto. Desde ese momento hasta hoy, la coalición gobernante vive en permanente contrapunto a la visión oficial de Venezuela. El kirchnerismo más duro se opuso a la posición de Fernández, que rechaza los crímenes contra la humanidad cometidos por el régimen populista, pero cuestiona los bloqueos comerciales que agobian al país.

En los últimos días, varias voces se han levantado contra el Presidente. El líder piquetero Luis D’Elía cuestionó la posición del gobierno, el líder social Juan Grabois advirtió que la administración está de acuerdo con “Trump and the Lima Group” y la jefa de las Madres de Plaza de Mayo, Hebe de Bonafini , y pidió públicamente disculpas a Nicolás Maduro por la posición tomada por el gobierno argentino.

Además de esta serie de reseñas, el miércoles Alicia Castro renunció a la embajada argentina en Rusia, donde había sido enviada. El líder kirchnerista explicó las razones de su dimisión y dijo que no compartía la política exterior del gobierno. También comparó la posición del gobierno de Fernández con la de Mauricio Macri.