Skip to content

Lo que Sergio Berni dijo sobre la operación de desalojo en Guernica

El Ministro de Seguridad de Buenos Aires señaló las organizaciones de izquierda, las diferenció de las personas que realmente sufren de necesidades de vivienda y destacó la defensa de la propiedad privada

Lo que Sergio Berni dijo sobre la operación de desalojo en Guernica

Lo que Sergio Berni dijo sobre la operación de desalojo en Guernica

En su visita a Intratables, Sergio Berni se refirió al día en que alrededor de cuatro mil soldados intervinieron en la evacuación de Guernica. El Ministro de Seguridad de Buenos Aires se refirió a las organizaciones de izquierda y las distinguió de las personas que realmente sufren las necesidades de vivienda, hizo hincapié en la defensa de la propiedad privada y consideró que la operación debería haber tenido lugar “el primer día” cuando se inició la toma del poder a instancias del Presidente Perón.

“Lo que había que hacer se hizo, fue como estaba previsto”, dijo el funcionario provincial después de la operación, que comenzó en la madrugada del jueves. Sin embargo, sobre el tema de la represión, dejó claro que “estamos tratando de minimizar el impacto de la violencia”. En este sentido, explicó en el diálogo con Estados Unidos que había “grupos armados de izquierda que sólo entraban en batalla con la policía”. “Ninguno de ellos estaba allí por la escasez de viviendas”, dijo.

“Esta parte violenta y conflictiva forma parte de un patrón de actividad política de izquierda que todos conocemos”, continuó, destacando que el gobierno de Buenos Aires, encabezado por el Ministro de Desarrollo Comunitario, Andrés Larroque, es el responsable de “dar soluciones habitacionales a quienes realmente sufren una situación de extrema vulnerabilidad”.

Cuando se le preguntó sobre el subsidio anual de de 300.000 pesos , creado por el gobierno de Axel Kicillof y dirigido a personas que no tienen hogar, Berni respondió que “no se ha implementado”. “Es algo que tiene que ver con diferentes soluciones de vivienda, pero no está relacionado con el tema de Guernica”, dijo.

“Detrás de los grupos de izquierda había personas que lo pasaban mal”, continuó, distinguiendo entre los miembros de la usurpación, revelando que la situación de las personas que no tienen acceso a la vivienda “les perjudica como personas y como peronistas”. “El peronismo tiene una deuda social que debe ser pagada”, dijo.

Sin embargo, consideró que el desalojo debería haber tenido lugar “el primer día” de la usurpación de la propiedad del Presidente Perón. “Pero es la justicia la que dispensa los nombramientos”, añadió sobre el conflicto que se produjo en julio.

Con esto en mente, Berni se refirió a otros eventos similares que habían ocurrido en el área metropolitana de Buenos Aires en medio de la cuarentena, e informó que “el pico máximo de disparos ocurrió hace tres meses”: “Tuvimos hasta 20 disparos por noche”.

Ante la falta de una respuesta convincente a las usurpaciones del gobierno nacional, Berni destacó que “hoy en día se ha respetado el derecho a la propiedad privada y se entiende que hay personas con muchas necesidades que el Ministro de Desarrollo Comunitario ha trabajado durante mucho tiempo para satisfacer.

A las personas que no se opusieron a las fuerzas de seguridad y aceptaron el desalojo, el funcionario de la iglesia dijo que se quedó en el sitio de 100 hectáreas hasta que “las últimas personas que desalojamos hoy tenían un techo sobre sus cabezas y un lugar cálido para dormir”. Para asegurarse de que el desalojo en sí no tuviera mayores brotes de los esperados, Berni dirigió la operación para “hacerse responsable civil y penalmente de lo que cada uno de los 4.000 soldados pudiera cometer”.

Cuando se le preguntó por qué había sectores que no aceptaban las propuestas de la provincia y permanecían bajo las alas de los punteros, dijo: “Hay muchos intereses que van en contra de la buena voluntad y la buena fe de la gente que realmente los necesita. Confían en el canto de sirena con el que todos estos manifestantes les dicen que están haciendo un gran negocio en torno a una necesidad”.

“Como un náufrago en el mar, se aferran al primer piso que pasa nadando. La gente necesitada se aferra a cualquier estado de esperanza”, se lamentó.

Por otra parte, en el marco de las diferencias políticas e ideológicas que existen en el Frente de Todos, y estableciendo paralelismos con el caso de la familia Etchevehere, Berni dejó claro que entre las organizaciones sociales y de izquierda de Gernika “no había nadie que fuera miembro de (Juan) Grabois o del movimiento Evita”.

Pero insistió en que entre los “muchos líderes políticos” de la toma de posesión había “tanto propios como extranjeros”. No quiso dar nombres y prefirió esperar “hasta que la justicia llegue a una conclusión cuando la investigación haya terminado”.

“No estoy diciendo fuego amigo”, dijo, “pero en la política hay intereses mezquinos. En nuestro propio partido, cuando decimos en el peronismo que primero está el país, el movimiento y luego los hombres… Bueno, para muchos que dicen ser peronistas, ellos y sus aspiraciones personales son lo primero.