Skip to content

Los diputados de Juntos por el Cambio expresaron su solidaridad con el legislador del Frente de Todos celebrado en Bolivia

Los miembros de la oposición lamentaron que las autoridades del país vecino no permitieran la entrada de Federico Fagioli y pidieron "su integridad personal y el desarrollo normal de la misión de observación" de las elecciones

Los diputados de Juntos por el Cambio expresaron su solidaridad con el legislador del Frente de Todos celebrado en Bolivia

Los diputados de Juntos por el Cambio expresaron su solidaridad con el legislador del Frente de Todos celebrado en Bolivia

Luego de que las autoridades bolivianas negaran el ingreso a su territorio al diputado del Frente de Todos Federico Fagioli, quien viajó a La Paz como parte de una delegación de observadores argentinos para las elecciones que se llevan a cabo este domingo en el país vecino, un grupo de diputados de “Juntos por el Cambio” expresó su solidaridad con el jefe de gobierno y pidió “su integridad personal y el normal desarrollo de la misión de observación”.

Estos fueron Facundo Suárez Lastra, Silvia Lospenato, Albor Cantard, Dolores Martínez, Karina Banfi, Waldo Wolff, Maximiliano Ferraro, Martín Maquieyra y Carmen Polledo, todos miembros del Comité de Relaciones Exteriores y Culto de la Cámara de los Comunes.

En un comunicado distribuido en las redes sociales, los líderes de la oposición expresaron su apoyo a los miembros de esta delegación y a los funcionarios “del cuerpo diplomático argentino que los acompañaron”.

Los firmantes de este texto rechazaron “los malos tratos” “sufridos por los observadores” “cuando fueron detenidos al entrar en el país vecino” y pidieron al gobierno boliviano que “proteja su integridad personal y el desarrollo normal de la misión de observación”, lamentando “no haber sido invitados a unirse”.

De esta manera, los diputados de “Juntos por el Cambio” expresaron su solidaridad con Federico Fagioli, quien junto a sus colegas bancarios Leonardo Grosso y Paula Penacca, el senador Guillermo Snopek y la Directora de Diplomacia Parlamentaria, Soledad Magno, llegaron al país vecino este viernes por la noche para participar en las elecciones como observadores, por invitación de la Presidenta de la Asamblea Legislativa Plurinacional de Bolivia, Eva Copa.

A su llegada al aeropuerto de La Paz, después de una escala en Cochabamba, las autoridades locales le prohibieron entrar en Fagioli y lo trasladaron a un vehículo oficial en respuesta a las protestas del propio líder oficial y del resto de la delegación que estaba grabando los hechos.

A raíz de esta situación, uno de los primeros funcionarios argentinos en hablar sobre el tema fue el presidente Alberto Fernández, quien escribió en su cuenta de Twitter: “Los legisladores argentinos fueron maltratados cuando llegaron a La Paz para cumplir con sus deberes como observadores de las elecciones del próximo domingo. Es responsabilidad directa del gobierno de facto de Jeanine Áñez mantener la integridad de la delegación argentina”.

Por su parte, la congresista Penacca publicó en la misma red social un video sobre el momento en que su colega fue detenido por la policía, alegando que estaba acusada de “cometer crímenes contra la humanidad”.

“El gobierno argentino exige que el gobierno de facto de Jeanine Áñez asuma la responsabilidad de la detención ilegal del diputado Federico Fagioli, quien viajó al estado plurinacional de Bolivia para observar las próximas elecciones”, dijo la Cancillería.

Posteriormente, el ministro del gobierno boliviano, Arturo Murillo, , se refirió al problema y aseguró que el diputado argentino no fue detenido en el aeropuerto internacional de El Alto, sino que sólo se le dijo “que no es bienvenido en el país” y “por favor, regrese” porque mintió acerca de dar su información a las autoridades de inmigración.

Según el funcionario, Fagioli negó haber invadido el territorio boliviano en ocasiones anteriores, aunque lo había hecho en dos ocasiones, en octubre y noviembre de 2019, para participar en dos protestas en las regiones de Senkata y Sacaba.

“Esperamos con los brazos abiertos absolutamente a todos los observadores que quieran venir. (…) Sólo les pedimos que no interfieran, que no vengan aquí a meterse en dificultades internas. Los bolivianos ya estamos maduros para resolver nuestros problemas en las urnas”, añadió Murillo.