Skip to content

Los diputados de Juntos por el Cambio solicitarán que Miriam Lewin sea convocada al Congreso para explicar de qué se trata el proyecto NODIO

La legisladora Karina Banfi adelantó que hará la presentación para que el jefe de la Defensoría Pública informe sobre la utilidad del organismo creado por el Kirchnerismo para supervisar qué noticias se publican en los medios de comunicación

Los diputados de Juntos por el Cambio solicitarán que Miriam Lewin sea convocada al Congreso para explicar de qué se trata el proyecto NODIO

Los diputados de Juntos por el Cambio solicitarán que Miriam Lewin sea convocada al Congreso para explicar de qué se trata el proyecto NODIO

Karina Banfi, diputada nacional de “Juntos por el cambio”, dijo hoy que presentará formalmente (junto con otros legisladores) una citación a la jefa de la oficina del defensor público, Miriam Lewin, “para que explique de qué se trata el proyecto NODIO“, que fue presentado el viernes pasado como un “Observatorio de desinformación y violencia simbólica en los medios y plataformas digitales”. La iniciativa fue anunciada este domingo en como un proyecto que “trabajará en la detección, verificación, identificación y desarticulación de las estrategias argumentales de las noticias maliciosas y la identificación de sus operaciones de difusión”, según la presentación en el sitio web oficial.

La Defensoría Pública de Derechos, creada en 2012 por la Ley 26.522 de Servicios de Comunicación Audiovisual, informó que asumirá “la obligación democrática” de contribuir a la “búsqueda de un periodismo de calidad”, a “fortalecer el público crítico” y a “promover el debate sobre los aspectos éticos del ejercicio de la libertad de expresión en Internet”.

“Creo que es una idea loca”, dijo la congresista Banfi esta mañana en una entrevista con Luis Majul en la radio CNN. “Este tipo de dispositivo se crea principalmente como iniciativas sociales, por parte de organizaciones de la sociedad civil, organizaciones no gubernamentales u organizaciones sin fines de lucro. Pero el hecho de que el Estado haya creado un observatorio que no explica cómo funciona ni quiénes participarán en él cuando tenga un sistema de pluralidad de votos… que más tarde funcionará como un sistema de censura indirecta.

“Qué significa” Banfi continuó. “Que los medios de comunicación y las personas de las redes, antes de que sean escritas por la oficina del defensor público, piensen dos veces en lo que dirán o traerán a sus redes. Se trata de un ataque a la libertad de expresión y al pilar más fundamental de la democracia”, dijo el diputado, que también es la máxima autoridad de la oposición en la Comisión bicameral para la promoción y el seguimiento de las comunicaciones audiovisuales, las tecnologías de telecomunicaciones y la digitalización, cuya tarea es elegir al jefe del organismo y controlar sus funciones.

El legislador también anunció que presentaría un proyecto de resolución para disolver la agencia. “La sociedad no debe ser protegida de las noticias falsas. Lo que hay que buscar son mecanismos en los que el Estado sea el que proporcione la información pública para que la gente pueda saber qué es una mentira y qué es la verdad”, dijo, “He luchado durante cuatro años porque creo que la defensoría pública no debería existir como tal, sus funciones no están realmente claras y estas cosas están empezando a suceder”. Parece que se está utilizando para controlar las opiniones de los demás, y eso amenaza la libertad de expresión.

El legislador también señaló que el 90% del presupuesto de la Defensoría del Pueblo se dedica al pago de salarios y consideró que la controversia sobre NODIO “es una oportunidad para hablar del verdadero significado de este espacio”.

La iniciativa ha sido criticada por expertos en medios de comunicación, organizaciones de periodistas y miembros de la oposición. La Asociación de Periodistas Argentinos (ADEPA) expresó este domingo su preocupación por la creación del organismo , que se supone debe vigilar las noticias que se publican en los medios de comunicación, y señaló que la introducción de este tipo de prácticas de vigilancia por parte del Estado “conlleva cierto riesgo de ser utilizado como un método sutil de disciplinar”. El periodista Marcelo Longobardi también consideró que el organismo es una “Gestapo informativa”.