Skip to content

Los especialistas en derecho anticipan lo que la Corte Suprema puede decidir en el caso de los jueces desplazados por el gobierno

Dos expertos consideraron las posibles alternativas del más alto tribunal al momento de resolver la cuestión de los jueces Leopoldo Bruglia, Pablo Bertuzzi y Germán Castelli

Los especialistas en derecho anticipan lo que la Corte Suprema puede decidir en el caso de los jueces desplazados por el gobierno

Los especialistas en derecho anticipan lo que la Corte Suprema puede decidir en el caso de los jueces desplazados por el gobierno

El último martes de septiembre, la Corte Suprema de la Nación decidió, en sesión extraordinaria, admitir el recurso extraordinario en el procedimiento de salto de obstáculos presentado por los jueces Leopoldo Bruglia, Pablo Bertuzzi y Germán Castelli. Los jueces fueron transferidos después de que el Consejo Supremo de la Magistratura interviniera y recomendara que su transferencia fuera revisada por el Senado, la Cámara, comandada por la Vicepresidenta Cristina Fernández de Kirchner, que no estaba de acuerdo, y el Ejecutivo Nacional, que emitió el decreto confirmando la transferencia de los tres jueces.

La decisión de la Corte Suprema de permitir el Per Jumpum le presenta una oportunidad histórica y representa el primer hito en un camino que culminará en un fallo que dará forma a la vida institucional de la Argentina. Ante la inminente decisión trascendental del Tribunal Supremo, este diario entrevistó a dos científicos para examinar la posible decisión que podría poner fin a la controversia.

Uno de los entrevistados es Andrés Gil Domínguez, abogado constitucionalista, doctor en derecho, profesor universitario y miembro de la Comisión de Juristas convocada por el Presidente Alberto Fernández en el marco de la reforma judicial. El experto planteó tres hipótesis: “Creo que Rosenkrantz estará de acuerdo con los jueces, y los otros cuatro ministros tienen dos opciones: Dirán que todas las transferencias están constitucionalmente sujetas al control más estricto, que todas las transferencias deben pasar por el Consejo de la Magistratura, el Poder Ejecutivo y el Senado. Esa es la primera opción. Y añadió: “La otra posibilidad que veo es que hagan lo mismo que en el caso Rosza, que es la subrogación, de la que dijeron que todo el sistema de subrogación era erróneo, pero por razones de seguridad jurídica se ha validado hasta ahora, y a partir de ahora la norma para las transferencias debe ser prohibida, lo que no creo – para mí deben ser prohibidas – o deben pasar por el Consejo de la Magistratura, el Ejecutivo y el Senado. Ahí es donde estará la mayoría de cuatro votos”.

Gil Domínguez dejó claro que necesitamos ver qué hace Rosenkrantz con su voto, “porque si le dieras a los jueces el derecho de hacerlo y no pusieras límites a los traslados, cualquier presidente podría llenar esas vacantes con jueces cercanos a él. Si usas el caso Rosza, quizás todo se cierre. Sin embargo, advirtió: “Lo que pasa es que si lo haces no desde el punto de vista legal sino político, es una declaración de guerra al gobierno, lo convalidas y le atas las manos.

Otro especialista consultado por este diario, José Vicente Sola, es doctor en derecho y economía, graduado con medalla de oro en el Instituto del Servicio Exterior de la Nación y es profesor de derecho constitucional en la Universidad de Buenos Aires. En cuanto a la solución de la propuesta de los jueces depuestos, dijo que “todos los que tenemos la práctica de litigar ante el Tribunal Supremo sabemos que cuando el Tribunal abre un recurso extraordinario, especialmente un recurso extraordinario como el de este caso, que se abriría por omisión, es decir, sin esperar la sentencia de la Cámara Federal, y también el nuevo recurso extraordinario y el posible recurso, daría la impresión de que cuando se abra se verá la cuestión desde una perspectiva favorable. Sobre todo porque ha dado al Consejo de la Magistratura y también al Fiscal General de la Nación muy poco tiempo, a saber, 48 horas”. Y añadió: “Todo esto sugiere que el tribunal, con la información de la que dispone hasta ahora, tendrá una opinión positiva de la apelación de los jueces”.

Sola comentó: “Este caso tiene una característica muy especial: el Consejo de la Judicatura está en muy mal estado. Uno de los problemas que esto ha traído es que el nombramiento de los jueces se retrasa, lo que significa que tenemos un gran número de tribunales y salas federales vacantes. Por ello, desde hace algunos años, cuando un tribunal está completamente vacante, se da el caso de que si un tribunal está completamente vacante, se transfiere a otro juez de la misma jerarquía para tratar de administrar justicia, lo cual es un mandato constitucional.

“Además de que esta práctica es deseable, el tribunal la consideró constitucional. Y lo que atrae la atención de todos nosotros, y no tengo dudas de que atraerá la atención de la Corte, es que de los diversos casos que existen, sólo estos tres han sido considerados y nada más. En particular, el caso del Dr. Castelli, que actuará como juez nada menos que en el juicio del Vicepresidente. Y los otros dos casos también, aunque de forma menos directa.

Sola opinó que en el caso de Castelli no sólo está en juego la cuestión del debido proceso, en lo que a los tres se refiere, sino también la garantía de los jueces naturales. “La garantía de los jueces naturales se aplica a ambas partes, de modo que una persona no sea juzgada por jueces distintos de los designados antes de los hechos del caso, pero también viceversa, de modo que las personas en el gobierno con autoridad no puedan manipular a los jueces que los juzgarán. El abogado constitucional señaló: “Es particularmente sorprendente que en uno de los casos, la persona que lo entregó fue la Sra. de Kirchner cuando todavía era Presidenta de la Nación, y que la aprobación del tribunal fue expresamente concedida ante este tribunal. Por lo tanto, parece difícil, muy difícil para el tribunal decidir en contra de la petición de los jueces”.

Sola estuvo de acuerdo con Gil Domínguez en que el tribunal superior puede decidir de acuerdo con la doctrina del caso Rosza, es decir, que las medidas adoptadas por los jueces expulsados son válidas, que los jueces no pueden ser trasladados en el futuro, pero que Bruglia, Bertuzzi y Castelli deben volver a Komodoro Py para garantizar el debido proceso.

Por último, Sola destacó la importancia de la separación de poderes. En este sentido, declaró: “Esta es la función central de la Corte. Cuando los poderes políticos controlan los tres poderes, la propia constitución lo llama la suma del poder público y cree que todos los que participan en él son dignos de los notorios traidores del país. Creo que debemos ser muy cuidadosos cuando los poderes políticos controlan el poder judicial. La primera virtud de un juez es su independencia.