Skip to content

Los jueces transferidos esperan con expectación el fallo del Tribunal que se ocupará de sus apelaciones contra el gobierno

Estas son las palabras de los jueces Bruglia, Bertuzzi y Castelli, que recibieron como buena noticia la opinión del fiscal Casal y esperan que el alto tribunal resuelva sus casos sin demora

Los jueces transferidos esperan con expectación el fallo del Tribunal que se ocupará de sus apelaciones contra el gobierno

Los jueces transferidos esperan con expectación el fallo del Tribunal que se ocupará de sus apelaciones contra el gobierno

Los jueces transferidos Leopoldo Bruglia, Pablo Bertuzzi y Germán Castelli tienen “buenas expectativas” ante el fallo de la Corte Suprema de la Nación, que deberá decidir si acepta su solicitud de regresar a sus cargos o si confirma la posición del gobierno de que han sido mal transferidos Según este diario, los jueces se lo dijeron a sus familiares.

“Lo estamos haciendo mucho mejor que antes. La aceptación del per saltum dio luz, y la decisión del Fiscal General fue muy buena, porque requiere muchos de nuestros argumentos”, analizó uno de los jueces.

Los jueces entienden que la decisión de la Corte Suprema de aceptar su per saltum fue una ruptura en la discusión del caso. “El per saltum nunca será aceptado, y que lo hayan hecho es un significado en sí mismo”, dicen. Incluso si tienen buenas expectativas, saben que el resultado final puede ser negativo. Ninguno de ellos tiene información sobre lo que el Tribunal de Justicia puede resolver.

Hasta la adopción del per jumpum, el panorama para los jueces era desfavorable. Ninguno de los amparos que habían presentado fue aceptado por el poder judicial en el procedimiento administrativo federal. Tampoco se tomaron las precauciones necesarias para evitar la revisión de sus transferencias.

Los jueces entienden que las movilizaciones frente al Palacio de Justicia han cambiado. Estas manifestaciones exigían la continuidad de los jueces. También hubo pronunciamientos públicos por parte de los agentes de la ley. “Esto ha cambiado un poco las expectativas”, dicen los jueces.

Los tres jueces fueron transferidos durante el reinado de Mauricio Macri a los tribunales de Komodoro Py, donde se juzgan los casos de corrupción. Bruglia y Bertuzzi a la Cámara Federal I y Castelli al Tribunal Oral Federal 7º

El gobierno actual ha revisado y cancelado las transferencias. Sostuvo que se habían hecho en violación de varios requisitos, entre ellos que habían sido analizados y aprobados por el Senado Nacional, como lo exige la Constitución Nacional para el nombramiento de jueces. Defienden sus traslados y alegan, entre otros argumentos, que fue el propio Tribunal Supremo el que los aprobó sin pasar por el Senado.

El tribunal aceptó el per jumpum y ha podido resolver el caso en el tribunal desde el domingo. Según las respuestas del Consejo de la Magistratura Nacional y del Fiscal General Eduardo Casal. El Consejo, el órgano demandado por los jueces porque fue allí donde se inició la discusión sobre los traslados, solicitó que se rechazaran los juicios.

“No se requiere la intervención de este organismo en cuanto al fondo de la cuestión que se discute”, dijo el Consejo en su respuesta al Tribunal en relación con la discusión de las transferencias, añadiendo que “la cuestión es competencia exclusiva de otros poderes del Estado como el Ejecutivo Nacional y el Honorable Senado de la Nación”. Por lo tanto, pidió que se rechazara el per saltum.

El Fiscal General Casal, por su parte, decidió aceptarlo y dejar que los jueces regresen a sus puestos en Komodoro Py. Casal señaló que los traslados de Bruglia, Bertuzzi y Castelli habían sido revisados por el Consejo con una nueva reglamentación que se aplicaría en el futuro y no para analizar las decisiones ya tomadas. “El principio de no retroactividad es una de las piedras angulares de nuestro sistema legal. Es la base de la argumentación jurídica que toda norma de conducta tiene para el futuro”, dijo Casal.

Los traslados de los tres jueces no tuvieron efecto, por lo que regresaron a sus tribunales de origen. Allí, los jueces pidieron licencias para que lo que consideran devoluciones ilegales no fueran validadas por resoluciones. Están esperando la decisión de la Corte Suprema.