Skip to content

Mario Meoni: “Viajar en avión no es un problema porque tiene las mismas características que un quirófano”

El Ministro de Transporte subrayó que el interior de la aeronave no será un problema de contagio debido a los sistemas de purificación y circulación del aire y a los protocolos de desinfección

Mario Meoni:

Mario Meoni: "Viajar en avión no es un problema porque tiene las mismas características que un quirófano"

En los últimos días, el gobierno nacional ha oficializado el regreso de los vuelos regulares nacionales y, a través de la Autoridad Nacional de Aviación Civil (ANAC), ha regulado los requisitos para las aerolíneas nacionales, que deben operar con procedimientos y protocolos elaborados de acuerdo con las recomendaciones del Ministerio de Salud de la nación.

En cuanto a las dudas sobre la seguridad sanitaria y el riesgo de infección en este tipo de viajes aéreos, este sábado el Ministro de Transportes Mario Meoni reafirmó que los viajes aéreos “no son un problema” porque los aviones tienen “las mismas características de un quirófano” debido a la purificación y circulación del aire. Meoni explicó que “los aviones tienen un sistema de ventilación idéntico al utilizado en los quirófanos; por lo tanto, la capacidad de intercambio de aire es muy importante y esto nos permite transportar más pasajeros de los que pueden viajar en un autobús o un tren”.

“Los aviones tienen un sistema de circulación de aire a través de filtros especiales de partículas de alta eficiencia (HEPA), que permite la renovación constante del aire en la cabina y elimina el 99,9% de las bacterias y microbios circulantes”, añadió en declaraciones a la agencia Télam. “Si a esto le sumamos los nuevos sistemas de desinfección que hemos probado en los aviones de Aerolíneas Argentinas, que eliminan la posibilidad de infección por contacto, cubrimos todos los aspectos para hacer del avión un lugar seguro”.

“Entiendo que el avión no es un problema. El problema es que transportan pasajeros y esos pasajeros pueden haber sido infectados sin saberlo o pueden haber sido infectados más tarde”, explicó, diciendo por qué estaban trabajando para “tener un sistema de rastreo” que permitiera a los gobernadores y a las autoridades locales “saber quién estaba viajando”. “Si se identifica a Covid como positivo, pueden saber inmediatamente en qué ambiente vivía esa persona, atacar el problema y prevenir brotes”, añadió.

Meoni señaló: “Se ha descubierto que de los 1.200 millones de pasajeros que han utilizado el transporte aéreo en lo que va de año, sólo se han registrado 44 casos de pasajeros que se han infectado durante un vuelo. La proporción, subrayó el ministro, es de 1 persona infectada por cada 27 millones de pasajeros, según un estudio de la Asociación de Transporte Aéreo Internacional.

En este sentido, dijo que la decisión sobre el ingreso de los pasajeros es responsabilidad de cada provincia, así como las condiciones para ello. “Tenemos protocolos comunes similares a los que hemos establecido con cada una de las agencias: PSA (Policía de Seguridad Aeroportuaria), Aeropuertos 2000, Intercargo, ORSNA (Autoridad Reguladora del Sistema Nacional de Aeropuertos), ANAC (Autoridad Nacional de Aviación Civil), pero se refieren a protocolos generales relacionados con las áreas de jurisdicción nacional que conciernen a la ejecución de los vuelos”, dijo.

El ministro señaló que el protocolo a seguir “es el básico que tenemos en todas partes: distancia, higiene. “En el caso de los aviones, se les dará una barbijo de tres capas cuando suban a bordo, que es la única recomendación que requieren las autoridades sanitarias”, dijo.

Y añadió: “El suministro de gel de alcohol de 100 milímetros cúbicos para la higienización, la distancia en el momento de la facturación y la retirada del equipaje, la recepción del billete por vía electrónica con antelación y no personalmente para evitar las líneas, son cuestiones fundamentales para minimizar cualquier riesgo de infección”.

Asimismo, Meoni explicó que los aviones se abordan “de atrás hacia adelante” hasta que se llena su capacidad, y en su destino “descienden de adelante hacia atrás y no permiten que la gente vaya de un asiento a otro y camine hacia adelante, como era costumbre antes de la pandemia”. “Lo que queremos es un acercamiento ordenado y un descenso ordenado que mantenga la distancia que nos parece elemental, incluso durante este tiempo”, concluyó.