Skip to content

Mendoza se opone al decreto de Alberto Fernández y no acatará el regreso a la fase 1.

El gobernador Rodolfo Suárez dijo que hará una interpretación de la orden presidencial y establecerá restricciones relacionadas con la competencia de la provincia. "Hay que defender la apertura económica porque no podemos vivir en un encierro permanente", dijo. Mañana se reunirá con el jefe de Estado

Mendoza se opone al decreto de Alberto Fernández y no acatará el regreso a la fase 1.

Mendoza se opone al decreto de Alberto Fernández y no acatará el regreso a la fase 1.

El gobernador de Mendoza, Rodolfo Suárez, anunció hoy que se opondrá al retorno a la fase 1 de aislamiento social ante la pandemia, tal como se propone en el decreto del presidente Alberto Fernández para la nueva fase de cuarentena en 18 provincias.

“No volveremos a la Fase 1 en Mendoza, seguiremos como vinimos”, anunció Suárez en una conferencia de prensa después de reunirse con los intendentes de las ciudades afectadas por COVID-19 anoche y después de una reunión con el gabinete de emergencia que convocó esta mañana.

De esta manera, el Gobernador de Mendoza declaró que su provincia había declarado que había hecho una interpretación del decreto emitido por el Presidente y evaluó que en “más del 98% de las actividades pueden mantenerse” bajo la misma situación de aislamiento que se ha llevado a cabo hasta ahora.

Suárez dijo que viajaría a Buenos Aires mañana para una reunión con el Presidente Alberto Fernández para analizar las diferencias que tiene con la nación debido al alcance del nuevo nivel de cuarentena.

“Vemos en el decreto presidencial que hay muchas zonas grises que deben ser aclaradas. Estamos hablando de departamentos y no de conglomerados urbanos. Hoy los mendocinos pueden trabajar y nosotros defenderemos el empleo. Hay que defender la apertura económica porque no podemos vivir en cautiverio permanente”, dijo el Presidente de Mendoza.

Así Suárez reafirmó: “Continuaremos los esfuerzos que hemos hecho y no volveremos a la fase 1”.

De esta manera, Suárez se distanció de la Casa Rosada, y aunque dijo que “respetamos las instituciones”, reconoció “diferencias” con la Casa Rosada, lo que de hecho resultará en una continuidad de actividades en varios lugares de Mendoza, contrariamente a lo que propone en el Decreto 792/2020 firmado por Alberto Fernández para la nueva fase de cuarentena en 18 provincias.

“Después de estudiar el decreto presidencial, nos dimos cuenta de que en Mendoza seguimos con las libertades que hemos mantenido hasta ahora”, dijo el gobernador Suárez.

Sin embargo, el presidente de Mendoza dejó claro que para no violar el decreto presidencial y “dentro del margen de interpretación de esta norma, que tiene que ver con nuestra estrategia, seguiremos restringiendo algunas actividades”.

Suárez dijo que presentarán una solicitud a Alberto Fernández con una lista de algunas actividades que pretenden hacer posible en la reunión que celebrará mañana en Buenos Aires.

Así, Mendoza anunció que mantendrá las mismas actividades económicas y flexibilidades que antes, con la excepción de las reuniones familiares y los encuentros en los templos religiosos, que tendrán que esperar la aprobación de la nación cuando Suárez se reúna mañana con el presidente y jefe de gabinete, Santiago Cafiero.

El Gobernador de Mendoza dejó claro que el plan de salidas programadas será devuelto debido a la terminación del DNI, ya que la fase ASPO requiere menos tráfico en las carreteras. Es decir, 1, 2, 3, 4 y 5 los lunes, miércoles, viernes y domingos por la mañana; y 6, 7, 8, 9 y 0 los martes, jueves, sábados y domingos por la tarde. El fin de semana pasado esta disposición fue revocada.

Suárez añadió que los restaurantes con servicio personal, turismo interno y clubes al aire libre seguirán siendo posibles, así como los negocios en general.

Las nuevas medidas se aplican sólo en ocho departamentos de Mendoza: Capital, Guaymallén, Godoy Cruz, Luján, Maipú, Las Heras, Tunuyán y Tupungato. El resto de la provincia está todavía en una fase de distanciamiento social.

El decreto de Alberto Fernández ordenó que el Gran Mendoza y el Valle de Uco -con la excepción de San Carlos- deben volver a la fase de aislamiento social, que es preventiva y obligatoria, desde hoy hasta el domingo 25 de octubre.

“El sistema de salud está bajo una gran tensión, especialmente en la capital, con el 81% de las camas de cuidados intensivos ocupadas en toda la provincia, que llega al 92% en el Gran Mendoza”, el presidente cita entre sus razones el DNU publicado esta mañana. También dijo que Tunuyán, Tupungato y San Carlos tienen ahora una transferencia conjunta de Covid-19.

Pero Suárez definitivamente rechazó la idea de la nación de revertir la flexibilización de las actividades. Argumentó que Mendoza ha estado pasando por una “meseta” de casos positivos de COVID-19 en las últimas semanas, con casos diarios positivos entre 500 y 600.

Así, el presidente de Mendoza aclaró que gracias a la “meseta”, la tasa de duplicación pasó de 13 días, cuando la provincia era más complicada, a 34 días. Lo mismo ocurre con las estadísticas de la positividad de los casos, que disminuyeron del 48% al 35%.

La decisión de iniciar una nueva fase de cuarentena con restricciones en al menos 18 provincias se tomó el viernes por la noche después de una videoconferencia de Alberto Fernández con todos los gobernadores y un anuncio en la Casa Rosada del Jefe de Estado, junto con los gobernadores Gerardo Morales (Jujuy), Omar Gutiérrez (Neuquén) y Omar Perotti (Santa Fe).

En la conferencia de prensa de hoy, el Gobernador de Mendoza admitió que han surgido diferencias de opinión durante el diálogo con el Presidente. “Debemos seguir discutiendo y llegar a un consenso. Pero debemos reflexionar sobre el trabajo de los argentinos y lo que es mejor para el pueblo”, concluyó el gobernador Suárez.