Skip to content

Mensaje para el FMI: El Kirchnerismo y Juntos por el Cambio acordaron votar el presupuesto la próxima semana

"Nuestra intención no es retrasar esto ni un segundo", dijo Esteban Bullrich en el debate de la comisión. Carlos Caserio pidió tratar de alcanzar un amplio consenso. Este miércoles se firma el dictamen

Mensaje para el FMI: El Kirchnerismo y Juntos por el Cambio acordaron votar el presupuesto la próxima semana

Mensaje para el FMI: El Kirchnerismo y Juntos por el Cambio acordaron votar el presupuesto la próxima semana

Después de una presentación de cuatro horas por parte de funcionarios del Ministerio de Economía en el Senado, el jefe del bloque del Frente de Todos, José Mayans, abordó la “necesidad” de sancionar rápidamente la ley de presupuesto, y lavó la intención del gobierno de ponerla en el sitio web el próximo jueves 12 , unos días antes de la llegada de la misión del Fondo Monetario Internacional. Esteban Bullrich de “Juntos por el cambio”, quien, junto con Martín Lousteau y otros senadores, había mencionado “inconsistencias” en la ley, anunció que su encaje acompañará la decisión de firmar el informe mañana, para que el gobierno pueda cumplir con los plazos requeridos. El consenso, aunque no se traduzca en votos (en la Cámara de Representantes, la mayoría de los opositores decidieron abstenerse), es un fuerte gesto de acompañamiento y apoyo al ejecutivo en medio de las negociaciones sobre el resto de la deuda.

A pesar del tono conciliador, el senador Bullrich, vicepresidente del Comité de Presupuesto y Finanzas, lamentó una vez más al principio del debate que el Ministro de Economía Martín Guzmán no estuviera presente. En cambio, los Secretarios de Política Económica, Haroldo Montagu, y de Finanzas, Raúl Rigo, presentaron informes y respondieron a preguntas.

“La situación económica lo justificaba”, dijo Bullrich, destacando el voto a favor de una renegociación de la deuda, por lo que consideró la posición del bloque sobre “Juntos por el cambio” como “muy responsable”. Carlos Caserio, Presidente de la Comisión, prometió convocar pronto al ministro, y luego abrió la presentación del presupuesto 2021. Además, el cordobés, un “albertista” del Senado, dijo que “nos gustaría tener un presupuesto aprobado por todos”. No se logró en la Cámara de Representantes, pero el legislador expresó el deseo de que este miércoles, cuando se hayan resuelto muchas dudas y preguntas, se puedan acercar las posiciones entre los diferentes bloques.

Antes de pasar a una cuarta etapa intermedia, los mayas buscaron el entendimiento y declararon que el gobierno no permitiría ningún cambio que impidiera que el proyecto de ley volviera a la Casa de Origen. El hecho de que vuelva a la Cámara de Representantes es un inconveniente”, dijo sobre el procedimiento parlamentario, advirtiendo que el “Frente de Todos” ratificará la media sanción aprobada por la Cámara de Representantes. “Esteban y Martín saben cómo es”, dijo, mencionando en particular a Bullrich, que presidió el comité durante los dos años anteriores, y a Lousteau, que había sido Ministro de Finanzas.

Bullrich recogió el guante. “Nuestra intención no es retrasar esto ni un segundo”, dijo, señalando que “sabemos lo importante que es” e incluso se ofreció a enviar preguntas por escrito a los funcionarios de impuestos para no retrasar más el debate en la comisión. Preguntó si “podemos aclarar cualquier duda”.

Los Mayas dieron la bienvenida a las señales. “Martín y Esteban tienen una visión constructiva”, elogió, y en este sentido también mencionó las conversaciones previas con el jefe del interbloqueo de los Juntos por el Cambio, también de Formosa, Luis Naidenoff. En cualquier caso, la oposición no dudó en expresar sus preocupaciones.

En la ronda de preguntas, el radical chaqueño Víctor Zimmermann se preguntó “cómo la descapitalización del Fondo de Garantía de Sostenibilidad (FGS) afecta la compensación de los pensionistas y jubilados y si pueden decirnos qué piensan de la venta de los bonos del FGS”. “La Nómina de la Felicidad será aumentada”, advirtió contra el aumento del 1,1 al 2,2% en el concepto de trabajo acordado con las provincias para garantizar los votos necesarios para la ley en los diputados si el gobierno no tiene su propio quórum o mayoría.

La lista más larga fue la de Lousteau, el ex ministro de la zona. Con pleno conocimiento de causa, consideró un presupuesto “que resiste a los movimientos tectónicos” y consultó “por qué abandonamos el ejercicio plurianual” y “por qué suponemos que no habrá IFE ni ATP”, en relación con los dos programas de ayuda social y laboral en el contexto de la pandemia. “Seguimos en una pandemia y hay brotes en Europa, pero en este presupuesto suponemos que no habrá más EFS y APA. Así que no hemos cubierto estos riesgos si queremos dar las certezas que el ministro pretende”, reprochó. Bullrich también expresó su agradecimiento. “Este presupuesto asume que no hay COVID-19. Hoy en día Italia ha tenido el mayor número de muertes en los últimos seis meses”, advirtió sobre la segunda ola de infección en Europa.

Lousteau explicó que “Argentina no ha tenido un crecimiento serio desde 2006, pero podemos ver que el presupuesto está experimentando una mayor presión fiscal y una apreciación más real del tipo de cambio”. También preguntó sobre los subsidios a la energía y el transporte: “cuál es el aumento de la tasa prevista en el presupuesto” y “cuál es el impacto en el IPC”, porque, explicó, “si el tipo de cambio sube, los subsidios a la energía también suben”. En lo que respecta al gas, subrayó que “hasta ahora, el crédito previsto no ha sido suficiente para cubrir la Resolución 4617 en términos de cantidad y que existe un nuevo acuerdo, que por lo tanto implica costos muy elevados, siendo la cuestión cómo cubrirlos”.

Por otra parte, se refirió a la movilidad de las pensiones, destacando que “si estimamos un 8% en diciembre y vemos cómo empeora la situación de cara al año siguiente, eso sería un 17%, y como el presupuesto prevé un aumento del 25%, sólo habría un margen para dar el aumento -en línea con la inflación- del 8% en marzo, y que algunas cosas no cuentan porque se subestima el alcance del crecimiento vegetativo”. Montegu respondió, recordando que un comité de diputados, senadores y funcionarios de Anses, Trabajo y Economía había estado trabajando durante varios meses para evaluar la fórmula para calcular la movilidad de las pensiones. Mientras esperaba esta fórmula, que surgirá de “dos o tres propuestas en estudio”, dijo que era “un promedio”. “Todavía está en discusión”, admitió el secretario. También prometió que se presentaría un presupuesto plurianual para 2021-2023.

Lousteau preguntó sobre “la suspensión de algunos puntos de la ley de responsabilidad fiscal relacionados con la evolución de los gastos por debajo del crecimiento del producto” y pidió información sobre la reforma fiscal y el impuesto sobre los grandes activos, que ha sido aprobada en la Cámara de Representantes pero que aún no ha sido votada: “Si se aumentan los ingresos, ¿se destinan a más gastos o a reducir el déficit?

Los funcionarios de economía defendieron la ley. Montagu dijo que pone “énfasis en la economía real” basada en “una economía que está seriamente afectada por la pandemia y que ha tenido problemas anteriormente”. Citó algunas de las previsiones para 2021: un crecimiento del PIB del 5,5%, un déficit presupuestario del 4,5%, una tasa de inflación anual del 29% y un dólar que no supere las 102,4 pesos.

Finalmente, Caserio propuso pasar a un trimestre provisional para este miércoles a las 10am. Las autoridades de la Oficina Presupuestaria del Congreso (CBO) presentarán un informe y luego la declaración será firmada según lo previsto. Hasta ahora, sólo se requiere el voto positivo de la administración pública para su aprobación en el Senado.

Rigo dijo que el presupuesto era “cauteloso” y que los planes planeados serían financiados “sensatamente”. En cuanto al déficit, aseguró que está financiado en un 40% por la deuda pública y en un 60% por las emisiones monetarias. “Los recursos fiscales tendrán una recomposición robusta”, prometió, argumentando que el crecimiento previsto “permitirá que la actividad económica, que también está impulsada por el gasto público, dé un crecimiento significativo a la recaudación”. Según sus cálculos, los ingresos del impuesto sobre la renta aumentarán un 38% en comparación con el año pasado.