Skip to content

Miguel Angel Pichetto: “300.000 pobres entran en Argentina cada año

En medio del aumento de las incautaciones de tierras, el ex senador advirtió que la falta de políticas de inmigración genera un escenario propenso al aumento del tráfico de drogas: "Hay que evitar que se consolide la conurbación como Sinaloa".

Miguel Angel Pichetto:

Miguel Angel Pichetto: "300.000 pobres entran en Argentina cada año

Ante el aumento del desempleo, la pobreza, la desigualdad, la delincuencia y el acaparamiento de tierras, Miguel Angel Pichetto analizó que en este contexto la falta de una política de inmigración podría crear un escenario que podría conducir a un aumento del tráfico de drogas. El presidente de Juntos Por el Cambio advirtió que “300.000 pobres vienen a la Argentina cada año” y pidió “evitar la consolidación de la ciudad de Sinaloa”.

En un diálogo con TN, el ex senador peronista se refirió al reciente aumento de la inseguridad y la violencia en el área del Gran Buenos Aires y lo vinculó con la controvertida decisión tomada al comienzo de la cuarentena: “Si se puede poner en cuarentena a 5.000 criminales peligrosos (asesinos, violadores, traficantes de drogas) con el argumento del Covid… trabajadores desempleados que cometen delitos, ¿en qué crees que están trabajando? Probablemente se les paga por algún plan, pero también hacen lo que siempre hacen. En ese sentido, cuestionó la medida que la corte provincial había tomado meses atrás cuando afirmó que “el único lugar que el coronavirus no ha invadido es la cárcel”.

Además de la liberación de los prisioneros, Pichetto analizó que detrás del aumento de la inseguridad hay también “una situación social exacerbada por el desempleo, el 50% de pobreza y un escenario en el que la policía también tiene problemas”. Añadió que las fuerzas de seguridad de Buenos Aires “tienen problemas con la ocupación del territorio, están desmotivadas y no exigen honorarios adicionales”. “Es un cóctel donde el vecino está solo”, dijo.

En este sentido, culpó al gobierno de la “eterna cuarentena” que “condena a la Argentina a la pobreza extrema”. “No se puede tener el país cerrado hasta que aparezca alguna vacuna, porque puede no aparecer, puede aparecer dentro de mucho tiempo, y mientras tanto, la Argentina no puede quedar paralizada por este proceso de los infectólogos diciéndole que no vaya a trabajar, que no tome el autobús. Muere de hambre, te daremos un IFE, eso será lo correcto”, criticó.

Para Pichetto, el aumento de la pobreza podría volverse “funcional para un proyecto político de continuidad y retención del poder”. “Si gestionas los planes, el apoyo y el control del territorio, puedes consolidar el poder”, dijo.

Cuando se le preguntó su opinión sobre la duplicación de los planes sociales durante el reinado de Mauricio Macri, el ex candidato a la vicepresidencia de “Juntos por el cambio” respondió: “Era una gran mentira que Macri gobernara para los ricos”. “Aumentó el gasto de la seguridad social de manera exponencial con muchos más planes, y el gobierno hizo política social pensando más en los administradores de la pobreza y pasando los planes al enemigo”, dijo.

En este sentido, cuestionó “el ojo bondadoso” de la entonces Secretaria de Estado para el Desarrollo Social, Carolina Stanley, quien “se aseguró de dar sustancia a los enemigos y oponentes”. Un error fatal desde el punto de vista sociopolítico, debería haber invertido en un proyecto productivo que promoviera las PYMES, una visión cercana al pensamiento capitalista, y no planes de fomento”.

Más allá de la crítica al bienestar social, el hecho de que la mitad del país se esté hundiendo en la pobreza es un hecho. Pichetto afirma que “puedes ayudar, pero puede ser todo el tiempo, en medio tienes que construir una cultura ligada al trabajo y la producción”. También propuso una reforma laboral y la “integración en el mundo” con el acuerdo con la Unión Europea, y propuso salir de “la oscura visión de Venezuela, Cuba y Nicaragua”.

Al ser consultado sobre un posible escenario de conflicto social, el Auditor General de la Nación mencionó la confiscación de tierras, la violencia callejera y “la pérdida del valor del orden y la ley”. Sobre las usurpaciones en particular, declaró que eran ilegales y que el déficit de viviendas no era una justificación. “Desde que tengo memoria, siempre ha habido un déficit de viviendas y tienes una estructura migratoria permanente; en Argentina tienes 300.000 pobres al año”.

Según el actual portavoz de Juntos Por el Cambio, un porcentaje de los usuarios de la tierra son inmigrantes: “paraguayos, bolivianos y peruanos que llegan al país sin nada, pobres en extrema pobreza y que se trasladan a los suburbios porque no hay una política migratoria que los comande”.

“Hay una migración interna de las provincias -muchos pobres que huyen a las zonas urbanas- y una migración externa de los países vecinos. Si dejas que los suburbios sigan creciendo, los suburbios explotarán, se complicará criminalmente, las drogas crecerán con las pandillas organizadas… debemos evitar la consolidación de suburbios como Sinaloa, donde la ley está en manos de los narcos”, advirtió. “El comercio de drogas ha aumentado de manera muy significativa”, concluyó.