Skip to content

Movilización a la residencia de los Olivos como signo de apoyo al Presidente

Grupos relacionados con Alberto Fernández llamaron desde las redes sociales a un evento en apoyo de la figura presidencial

Movilización a la residencia de los Olivos como signo de apoyo al Presidente

Movilización a la residencia de los Olivos como signo de apoyo al Presidente

Más de una vez Alberto Fernández ha dudado en marchar en tiempos de una pandemia. Y siempre se ha distanciado de los intentos de crear organizaciones que apoyen su figura, para evitar la sospecha dentro del heterogéneo Frente de Todos. Esta vez, sin embargo, las cosas fueron diferentes: cientos de activistas y líderes afines convocaron una manifestación en apoyo de su mandato fuera de las puertas de la residencia oficial en Olivos.

La manifestación fue organizada por los dirigentes de AIRES CABA, del Nuevo Espacio Peronista (NEP) -liderado por el diputado Juan Manuel Olmos- y del Partido del Trabajo y la Equidad, grupo patrocinado por el propio Alberto Fernández en 2012 y ahora liderado por el legislador albertista Claudio Ferreño.

Como se anunció oficialmente, la marcha se organizó a través de las redes sociales y se discutió en las diversas reuniones virtuales federales que el partido ha celebrado con diferentes grupos políticos desde el comienzo de la pandemia.

“Venimos a manifestar y ofrecer nuestro apoyo político a nuestro Presidente Alberto Fernández y al gobierno nacional”, dijeron los voceros. “Seguiremos haciéndolo tantas veces como sea necesario y hacemos un llamamiento a todos los que queremos que este presidente y el gobierno hagan un buen trabajo”, concluyeron.

La actividad proselitista forma parte de una serie de acciones de apoyo a Alberto Fernández en uno de los momentos más tensos de su mandato, en un contexto de acelerado declive económico y de continuo aumento de las infecciones por coronavirus.

La residencia en Olivos fue uno de los puntos de encuentro de las movilizaciones de la oposición que han tenido lugar en los últimos meses. El momento de mayor tensión tuvo lugar a principios de septiembre durante la protesta de la policía de Buenos Aires por un aumento de sueldo, que provocó una fuerte oposición de todo el espectro político debido a la actitud intimidatoria.

En este contexto, el Presidente Alberto Fernández desactivó una marcha en su apoyo, promovida por el líder del Frente Patria Grande y la Confederación de Trabajadores de la Economía Nacional (CTEP), Juan Grabois. Una vez que estas tensiones se resolvieron, el jefe de Estado permitió que los militantes se acercaran a él y le ofrecieran su apoyo político.

A lo largo de la semana hubo signos de apoyo explícito a Alberto Fernández. La más importante fue dada por el propio Partido Justicialista (PJ), que le ofreció la presidencia de la organización peronista. Los peronistas creen que la imagen de Alberto Fernández como líder del partido también servirá para mostrar unidad y ganar poder de cara a las elecciones parlamentarias del próximo año, en las que el partido gobernante no quiere perder ningún escaño en el Congreso.

Todo, sin embargo, es un preludio del gran evento planeado para el 17 de octubre. Ese día, los dirigentes y simpatizantes del Frente de Todos participarán, junto con la Confederación General del Trabajo (CGT), en un acto virtual para conmemorar el Día de la Lealtad Peronista . .

“Demostraremos que somos más de un millón los que estaremos en esta Plaza de Mayo virtual”, esperaba Eduardo Valdés, diputado nacional y amigo íntimo de Fernández.