Skip to content

Propuesta de homenaje a los soldados muertos por Montoneros en el 45 aniversario del ataque a Formosa

La iniciativa es del representante de Buenos Aires Luciano Bugallo. La emboscada contra el Regimiento de Infantería Monte 29 de Formosa, llevada a cabo por Montoneros el 5 de octubre de 1975, dejó 12 soldados muertos

Propuesta de homenaje a los soldados muertos por Montoneros en el 45 aniversario del ataque a Formosa

Propuesta de homenaje a los soldados muertos por Montoneros en el 45 aniversario del ataque a Formosa

Con motivo del 45º aniversario del ataque al regimiento de infantería Monte 29 de Formosa, llevado a cabo por Montoneros durante el gobierno constitucional de María Estela Martínez de Perón, un diputado de Juntos por el Cambio de Buenos Aires presentó un proyecto de ley con el que la legislatura provincial debería honrar a los soldados caídos en el ejercicio de sus funciones.

“Los soldados caídos en este sangriento episodio aún no han recibido el reconocimiento oficial suficiente y apropiado por parte de la nación estado. Sus familias reciben ahora una pequeña pensión, mientras que las tropas de combate irregulares recibieron grandes sumas de dinero como compensación”, dijo el eurodiputado Luciano Bugallo al presentar la iniciativa.

El 5 de octubre de 1975 se llevó a cabo la llamada “Operación Primicia”, que causó la muerte de 12 soldados que defendían el regimiento militar contra el ataque de las guerrillas peronistas.

Aunque los familiares de los caídos fueron reconocidos en 2012 -cuando el Congreso Nacional aprobó una ley que les concedía una compensación extraordinaria- y el entonces presidente Mauricio Macri extendió este beneficio al final de su mandato, el gobierno de Alberto Fernández aún no lo ha actualizado.

“Así como el Estado reconoce los horrores sufridos por muchas de las víctimas de este oscuro período de la historia, sería un acto de justicia que esta Cámara de Representantes rindiera homenaje a los valientes y patriotas soldados de Formosa en reconocimiento a su heroica actuación en la defensa del orden constitucional y de toda la República”, dijo Bugallo.

Es importante que el diputado recuerde y reconozca a “aquellos que dieron sus vidas por la Constitución, la República, la democracia y el estado de derecho”. Son el teniente Ricardo Massaferro, el sargento Víctor Sanabria, los soldados Antonio Arrieta, Heriberto Avalos, José Coronel, Dante Salvatierra, Ismael Sánchez, Tomás Sánchez, Edmundo Roberto Sosa, Marcelino Torantes, Alberto Villalba y Hermindo Luna, y el oficial de la Policía Provincial Pedro Alegre.

El ataque al cuartel tuvo lugar un domingo a las 16:25, cuando los reclutas del 29º Regimiento regresaron pacíficamente al puesto de control después de un partido de fútbol y se prepararon para una ducha. Eran jóvenes de veinte años que estaban haciendo el servicio militar obligatorio según una ley nacional y por lo tanto pertenecían al personal laico del ejército.

Las operaciones comenzaron con un ataque a la Guardia de Prevención. Mientras algunos reclutas dormían y otros estaban en las duchas, Luis Roberto Mayol de Santa Fe, ahora reconocido como “el soldado que se rinde” ya que la columna atacante contó con su ayuda, tomó el rifle de su camarada en el puesto de guardia y abrió las puertas para permitir la entrada de 5 camionetas con unas 30 personas fuertemente armadas.

El primer vehículo se dirigió al puesto de centinela Nº 1 cerca de la Guardia Central, donde el Sargento Víctor Sanabria trató de operar una radio para pedir ayuda. Fue asesinado cuando fue descubierto, para evitar cualquier comunicación con el mundo exterior.

Al mismo tiempo otro pelotón entró en el dormitorio de la guardia y mató a 5 soldados dormidos. Otros conscriptos fueron asesinados en las duchas y alcanzados por granadas lanzadas desde las ventanas de los baños. Dirigidos por el recluta Mayol, los atacantes se dirigieron a los depósitos de armas y municiones. Cuando el subteniente Massaferro se acercó al que había oído los disparos, Mayol intentó acabar con él, pero el oficial logró derribarlo y fue asesinado a su vez por otro miembro del grupo.

El soldado Hermindo Luna estaba de servicio en la compañía de mando cuando de repente 5 terroristas saltaron de una de las furgonetas y se enfrentaron a él. Hubo un tiroteo hasta que fue alcanzado por una ametralladora desde una de las ventanas del baño. Pensaron que los soldados no se resistirían, pero no lo hicieron. Las “colimbas” no se rindieron y defendieron a los atacantes en una lucha que duró media hora y se cobró 24 vidas entre atacantes y defensores.

En Formosa, todos los años se conmemora el 5 de octubre el “Día del Soldado Formoseño” (Ley Provincial No. 1395), día en honor a quienes murieron el 5 de octubre de 1975 en la heroica defensa de la guarnición militar y del orden constitucional. Sin embargo, los soldados caídos en este sangriento episodio aún no han recibido el reconocimiento oficial suficiente y apropiado por parte del estado nacional. Sus familias reciben actualmente una escasa pensión, mientras que las tropas de combate irregulares recibieron grandes cantidades de compensación.